viernes, 25 de julio de 2008

Part of Me is Fighting This...But Part of Me is Gone

Me encanta esa frase de la canción de 3 Doors Dows, When I'm Gone. El otro día, Juan en su blog escribió una de las descripciones más bellas que he ledído, al estilo de "Se Busca Novia," sobre lo que él busca en una mujer. La verdad es que es una cuchura y provoca ser esa persona y que a uno lo quieran así. El bottom line de la lista es que él está buscando alguien que no sea perfecto, pero que de una forma u otra a él le parezca así. Lo más irónico de todo es que la mayoría de la gente ha tomado el post como que lo que él pide es alguien imposible que simplemente no existe.

Yo tengo que confesar que también me sentí algo escéptica con el post, pero no porque me parezca imposible lo que él pide en una mujer, sino todo lo contrario . Lo que pide Juan es alguien que en el fondo no está tan fuera de lo común. El pide cosas objetivas como, que no sea tan alta, que hable inglés o que no viva lejos, al final todos sabemos que esas cosas son negociables. Lo que es intersante, lo que es clave, es lo que integra el alma de la persona que él busca. Cosas como, que ame a Venezuela, que sea profesional y tenga ganas de echar hacia adelante, que valore la familia, que entienda que él a veces necesita estar solo, que no tenga rollos porque no es la más flaca ni la más bella. Cosas como esas sólo demuestran que lo que busca es una persona que esté clara de sus imperefecciones, pero que igual sea segura de sí misma, y que además no tenga miedo por eso y esté dispuesta a trazarse metas y tener fe en que puede cumplirlas.

Mi escepticismo viene quizás porque ya he recorrido un camino un tanto largo para mi edad en el agridulce mundo de las relaciones. Como mujer, es lindo ver que los Juanes quieren a alguien tan imperfecto, pero a la vez da rabia. Da rabia porque eso mismo te dicen en el primer date. Cosas como: "yo no soy celoso." "yo no quiero una mujer que se quede en su casa" "a mi no me importa si la mujer con que yo me case es gorda o es flaca," lindo, pero al final como dice la canción son palabras de oro y miel que nunca fueron verdad.

Claro que no se puede generalizar, pero el tiempo quita esas caretas o es la misma sociedad que impone unas conductas aprendidas. Terminan siendo celosos, hay algunos que limitan y tratan de anular a la pareja hay otros que simplemente hacen comentarios que buscan disimular los celos, pero uno lo sabe muy bien. El cuento de que "no quiero que te quedes en la casa" termina siendo verdad siempre y cuando la casa esté perfecta, siempre y cuando sea la mujer la que se ocupa de todos los "detalles" (los putos regalos de matrimonio, de despedida, de babyshower, del cumpleaños de la abuela, preparar las cenas, recoger la tintorería, planear los viajes, hacer la cava para la playa). Son muy pocos los que realmente se quedan recogiendo la casa mientras la mujer sale tarde de la oficina porque quiere llegar a ser una tremenda ejecutiva, esas cosas no se admiran en nuestra sociedad, se cuestionan o peor aún, conozco muchas mujeres existosas que me han dicho que el éxito empresarial simplemente "no se los perdonan."

El tema del peso, don´t get me started. En una sociedad de publicidad retocada hasta las madres, donde después de los 35 las tipas no pueden más con el colageno en las tetas, en el culo, en los labios, donde hoy en día hasta se operan las totonas para que sean más aquello o más lo otro, a mi que no me venga a nadie a decir que el peso no importa, que " a mi me gusta tener de donde agarrar." No joda, la gran mayoría sueña con la tetona come lechuga y si bien es cierto que "al final esas chamas son vacías, etc..." lo cierto es que a una siempre la hacen pagar el que no seas vacía pero tampoco esté llena de silicona.

Ser mujer es cada vez más dificil, más complicado, son un montón de retos. Tienes que ser bonita o al menos arreglarte, ser flaca, que interesarte por tu cuerpo, que tener una vida propia, pero a la vez no demasiado para poder entregarla a tu pareja porque al final es lo que buscan, que ser culta pero que no se te ocurra hablar de negocios con hombres como si supieras algo, no ir por ahí dando lecciones de inteligencia a menos que te lo pidan.

Y mi esceptisismo viende además porque en la hermosa lista de Juan faltaron cosas como: yo comprenderé cuando quiera salir con sus amigas, yo entenderé que así como yo me quedo viendo a las tetonas ella se quedará viendo al tipo más galán de la fiesta, yo también haré ejercicio para verme mejor porque ella es de carne y hueso, yo seré comprensivo cuando ella me diga que tiene que trabajar hasta las 10 de la noche un viernes, etc...

Este tema simplemente no tiene conclusión. Yo sólo puedo decir que me entristece un poco mi escepticismo y quiero mantener un poco esa ilusión de que uno va a vivir en un valle lindo con ese ser que soñaste que cuando cuentas como lo conociste lo único que te falta decir es: Érase una vez...pero lo veo dificil, como dicie la canción, "part of me is fighting this, but part of me is gone."

1 comentario:

Toto dijo...

Good points Manolita. Porque la verdad es que la lista detalla todo el wishful thinking pero no la cruda realidad. Es ya la negociación, el desespero y la comprensión lo que saca adelante la relación. Yo escribí una vez: "Don't marry for the party. Marry for the fights. They are the ones that make happy occassions more memorable". Creo que así es como debería ser.-