martes, 21 de octubre de 2008

Conversación en la Catedral


De Mario Vargas Llosa. Me encantó desde que lo comencé a leer. Este libro tiene algo que me recuerda a Enrique Vila Matas, aunque a lo mejor debería decir que Enrique Vila Matas me recuerda a Vargas Llosa. En todo caso tiene que ver por ese estilo que yuxtapone tiempos y personajes, a veces por eso es un tanto dificil seguir el hilo, pero uno se acostumbra. El personaje principal es un tipo tan mediocre que resulta dificil aceptarlo. Es el propio conforme que quizo hacer y no hizo, que se dejó convencer que en la vida si no puedes contra ellos no tienes que unirte a ellos, simplemente puedes no ser nada, ni nadie.
El libro demuestra lo asqueroso que es el poder político, lo fragil que es debido a que los hombres que la ejercen carecen de ideas, no tienen convicciones y no saben lo que es la moral. El único valor es el dinero y el poder únicamente para aplastar a los demás.
No creo que este libro pueda ser utilizado como referencia histórica. Más que la conyuntura política y económica del Perú, lo que muestra es el lado personal y privado de cada uno de los personajes, su forma de llevar de la vida, su manera de apadptar sus propios valores morales y sus problemas éticos a la realidad que les tocó vivir.

2 comentarios:

Toto dijo...

Me encanta la portada (que basico jajaja)

Pedro Mancera dijo...

Exelente libro. Una joya de la literatura latinoamericana. Aunque muy compleja la estructura de novela por sus saltos en el tiempo, proyecta una fotografía de una sociedad bajo el peso de una dictura. Después de tres intentos, fue que le pude entrar a la novela. Exelente como todos lo libros de Mario, admite múltiples relecturas.