miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ciudad de Locos Corazones

Voy o manejando hace un par de días y me doy cuenta que un camión está parado en medio de la calle y se está bajando el conductor. Mientras me voy acercando noto que ha dejado la puerta abierta y que a duras punas lograré pasar por al lado sin rayar mi carro por la estrecha calle. Cuando estoy pasando noto que el hombre está parado, dándome la espalda, mirando hacia el otro lado de la calle, apoyado sobre el capó del camión haciendo pipí.
Allí. En mitad de la calle. No eran ni las seis de la tarde. No había ni una nube que al menos diera algo de sombra para que el hombre medio pensara, hay algo del cielo que me está tapando. Nada. En eso hemos convertido esta ciudad. En un baño público.
Fito Paez escribió Ciudad de Pobres Corazones cuando su abuela y la mujer que la cuidaba, quien tenía 7 meses de embarazo fueron brutalmente asesinadas. En una parte la canción dice:
“En esta puta ciudad
No hay que seguir ni parar,
Ciudad de locos corazones”

Eso es lo que somos, una ciudad de locos corazones y como dice la canción, una ciudad de pobres corazones. Esta ciudad cada día está más dura. Más loca. Más morada. Más sin sentido. Y lo que es más loco aún: yo no me quiero ir a ningún lado. ¿Seré ya un loco corazón?

No hay comentarios: