lunes, 1 de diciembre de 2008

¡Bien Cuidaito!


Definitivamente la Ciudad de la Furia se destaca entre otras cosas por su creatividad, aunque a veces la utilicemos en nuestro propio detrimento. La semana pasada nos percatamos de que el Guachiman del Centro Comercial La Pirámide, a quien llamaremos Wilmer, es un maniquí (o un albino con severas atrofias musculares). Bueno, esto definitivamente resuelve el problema de tener que darle propina a cualquiera que te dice cuando te bajas del carro: "Bien Cuidaaitoo."

Lo triste del caso es que Wilmer el maniquí probablemente resulte mejor guachimán que el de carne y hueso. Entre otras cosas no vende información, no repite a qué hora sales y a qué hora entras, no va a vender el arma de fuego, jamás se queda dormido, no llega tarde y no se va temprano. No dice groserías, no escupe, no se pone hablar por celular, ni a ver tele, ni a silbarle a las mamitas que pasan. Eso sí, como todos los guachimanes deja pasar a todo el mundo, eso de que realmente dice que esto es propiedad privada y si no se identifica no lo puedo dejar pasar, no se cumple, como en todos lados. Después de todo Wilmer también es ciudadano de la Furia. Pero la verdad, es que el pana Wilmer, es hasta buen mozo.

A eso hemos llegado. Nos sentimos más tranquilos con policías de plástico. Dígame el día que sople el viento y nos deshagamos del presidente de paja, del Tribunal Supremo Cobarde y de la Asamblea Nacional que no tiene corazón.


1 comentario:

Doña Treme dijo...

En un pais donde las cucarachas vuelan, TODO es posible.