sábado, 20 de diciembre de 2008

Ciudad de la Furia Anuncia la Salida de Algún Vuelo...hopefully!



Por fin llega la única época del año en la que podemos escaparnos. Nos vamos a hacer un recorrido interesante. Una de las cosas que más me gusta hacer, viajar en carro.
Pero primero hay que agarrar un avión, y ya sabemos lo que agarrar un avión significa en la ciudad de la furia.
Colas. Caras de Culo. Paranoia por los choros de aeropuerto. Colas. Colas. Colas. Esperar en tu silla con tu libro y desarrollar una clase de paciencia que sólo deben tener paquidermos, marsupiales y algunos moluscos, por supuesto también los corales.
Yo sólo pido, que por favor no se me siente un luchador de sumo al lado, ni un chino hediondo con uñas de arpista profesional (algunos sólo tienen larga la del dedo chiquito y es algo que desequilibra el cerebro), ni una de esas personas que se baña solamente en luna llena y que huelen como a trapo húmedo, y Diosito también aunque sé que te debo full, plis que no se me siente al lado alguien con una peste como me pasó una vez. Una hindú que la pobre mujer tenía algo así como la gripe aviar mezclada con un ataque de pulmonía.
Espero también que no se mueva mucho. ¿Qué puedo decir? No me gusta. Es como dice Jerry Sinfield, nunca has visto a un pez manejando un carro, entonces pedirle a un ser humano que se sienta cómodo en un avión es como too much. Pero bueno, esta vez nos resbala, porque tenemos otras prioridades y otras preocupaciones.
Así que off we go. Nos volveremos a ver en otra ciudad. Otro aire. Otro cielo. Una de mis ciudades favoritas, donde una freak como yo pasa desapercibida y uno puede ser simplemente lo que es y mientras más raro eres, más común te ves.
Vacaciones de la ciudad de la furia. Lo más bizarro es que uno termina por extrañarla. Por sentirse tan parte de ella que a los pocos días extrañas el caos y la sinceridad asqueante de la anarquía. Así como extrañaré a Helga, Tomás, Astro y Catalina. No hay nada como entrar a la casa y que se hagan pipí sólo de verte. Bueno mis mininos caninos, hasta dentro de tres semanas. Me verán volver a la ciudad de la furia.
Y como nos hace decir mi hermana:
¿Con quién vamos?
Con Dios y la Virgen.

2 comentarios:

enigmas PRESS / Gandica dijo...

Pues ni modo.
Menos mal que leí esto después de viajar, porque seguro quesi hubiese sido antes, que me quedo en casa.

Dices que, tu hermana dice que:
¿con quien vamos?
Con Dios y la virgen


Bueno mi hermana dice que:
con los diez mil seres del Tao...claro que los bueno es que no los ves sentados a tu lado...como esos pasajeros desagradables que narras.

Saludos.
Simpático blog....después de todo.

Manuela Zárate dijo...

Hola amigo! Gracias..ya hice el viaje. Nada mas me falta un trayecto, sigo manteniendo la esperanza. De resto no nos podemos quejar!