sábado, 6 de diciembre de 2008

La Familia Normal


Yo quisiera por favor que me llevaran a conocer a la “Familia Normal.” Claro que según las monjas del colegio donde estudié esos éramos nosotros, hasta que cuando cumples cierta edad te das cuenta de que vives con un grupo de freaks y haces tu primer reality check. Claro, es difícil aceptar el hecho de que tus padres, dicen mentiras, tienen manías insólitas como echarle jugo de naranja al cereal, etc…Lo que es más, el punto de que te dicen que vienes de la cigüeña, que te buscaron en Paris, o que te sacaron de un repollo, para que después te enteres cómo fue que hicieron tus papás para tenerte es vergatario. Y lo que es peor es que pasas una pila de años más escuchando que si lo haces tú te vas al infierno, te va a dar una enfermedad y todo el mundo te va a llamar de ramera para abajo. Esto constituye a mi modo de ver otra de las razones por la cual sosos seres humanos totalmente jodidos y confundidos.

En todo caso el punto es que somos seres raros y por ende las familias todas son raras. Yo recuerdo la vez que tuve un accidente de carro y me tuvieron que llevar al Centro Médico simplemente para agarrarme unos puntos. Ya habíamos pasado por el amargo trayecto en la ambulancia de Salud Chacao donde mi hermana le decía a la médico que fuéramos a la Clínica Ávila y mi mamá decía que no. Yo trataba de hablar pero me mandaban a callar. Mi hermana y mi mamá pelearon tanto que la médico las amenazó con bajarlas y sólo así se callaron.
Una vez en emergencia en menos de 45 minutos habían llegado, mis tres hermanas, mi cuñado, el novio de otra de mis hermanas, mi primo y la esposa y otra pareja de primos que estaban cerca, ah por supuesto, mi papá y mi mamá. Los 9 discutían afuera, a viva voz, sobre si los puntos los debería coger un traumatólogo o un cirujano plástico. Yo no hice sino pelear con mi mamá que estaba de mal humor, porque creo que no estaba contenta por lo del accidente y por no sé qué, que había dicho mi hermana. Así que después de un rato se fue. Luego las enfermeras terminaron de botar al resto de la familia que seguía hablando a todo gañote en plena emergencia y que lo que le faltaba era una punta trasera y una botella de whisky. Mientras todo esto sucedía mi hermana se quedaba mirando a una señora y un señor que estaban sentaditos en la sala de espera viendo aquello. Pensó:
- ¡Qué pena con esa gente! Deben pensar que esta familia es de locos.
Por fin se fueron todos, el cirujano me terminaba de coger los puntos y mi hermana me esperaba afuera para pasar la noche conmigo. Ella entonces descansaba tranquila porque ya no hay el ruido vergonzoso de los familiares histéricos, pero igual se sentía un poco apenada frente a la pareja que estaba en silencio. En ese instante sonó el celular de la mujer. Ella atendió y escuchó brevemente, a lo que respondió a viva voz:
- Mira dile a ese coño de su madre, que si quiere saber como está el enfermo, que agarre un carro y se venga hasta acá, no joda.
A lo que se levantó le dio el teléfono al hombre y le dijo:
- ¡Toma! Te paso a tu hermano.

Se levantó y se fue. Mi hermana se quedó mucho más tranquila pensando. “Todas, absolutamente todas las familias son de locos.”
Aunque cierta persona me hizo creer a mi que la suya era la única familia normal, pude comprobar que por creerse eso, precisamente era de las más peculiares. Igual insisto, ¿Existe la familia normal? Yo quiero conocerla. Aunque las navidades con ellos deben ser una ladilla.

7 comentarios:

Adriana Bello Russián dijo...

Mi blog podría llamarse "Ayúdame Jung". Me gustó mucho lo que leí.

Doña Treme dijo...

Pasa por mi blog y lee la entrada de la culebra... es de las primeras entradas... Tu familia es un bebe de pecho, jajajaja

Vigi dijo...

me encanta tu blog. te hice un link en el mio

Manuela Zárate dijo...

Muchísimas gracias por sus comentarios y Vigi por el link. Ya me voy a meter a verlo y a ver lo de la culebra, a ver cómo es eso Doña Treme, me dejaste intrigada, jajaja...

jamzter dijo...

Que *endejo el que dijo que su familia es normal. Jajaja por Dios.

Manuela Zárate dijo...

Creo que ese es su nombre oficial. jeje.

Manuela Zárate dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.