miércoles, 27 de agosto de 2008

JUST DO IT


Ok. Yo soy medio corredora, tampoco fajada, pero me gusta. No soy deportista nada más por adelgazar, ni por "ponerme dura", nada de eso...nada más un paseito para la playa para que salte a la vista. Yo hago ejercicio para sentirme bien. Cuando llego al punto en que me da más fastidio que entusiasmo, simplemente, paro.
Lo cierto es que durante mucho tiempo estuve pensando en una de esas famosas carreras de 10K que ahora están de moda. Que sí Gatorade, que si Caracas Rock, que si Locatel, hoy en día si no has hecho un 10K no eres nadie. Claro que yo jamás he aspirado a ser "alguien" en el mundo del deporte. Soy feliz en mi cota mil con mi IPod, sin que ningún viejo de 45 años de esos que parece que se hubiese tragado un catálogo de Adidas (con unos shorcitos demasiado cortos, que por más duras que estén esas piernas JAMAS se van a ver bien y lo que hacen es mandar una ALERTA VIEJO VERDE) me pase por al lado y yo me pique.
Sin embargo este año una amiga me habló con tanto entusiasmo de la carrera de 10K de Nike, que me inscribí. Estoy asustada. Me siento como si fuera parte del equipo de Oro a la Revolución en un deporte así como kayak, y yo que de milagro sé lo que es una canoa.
Lo mejor de todo es que Nike se equivocó y me puso en la categoría de los que corren como animales. Sí. Me temo que este domingo cuando salga a correr con el equipo amarillo ("los que hacen menos de 50 minutos"), me van a pasar por encima los verdaderos corredores como si yo fuera una lata de Polar Light de Anoche.
Y no es la primera vez en la vida que me sucede. Osea, entiendo, si fuese musculosa, alta o algo fornida. Pero creo que al ver a Manuela lo último que uno puede pensar es: aja..deportista. Sin embargo cuando tenía como 17 años nadaba en el Teo Capriles o más bien iba de orilla a orilla en la piscina tratando de no ahogarme y alguien se enfermó y no pudo participar en una competencia. El entrenador miró a su al rededor y en pleno agosto lo mejorcito que había era la hermana descarriada de Flipper, es decir yo.
Fuimos un viernes a final de la tarde a una competencia en el Valle Arriba Athletic Center. Al llegar las competidoras se veían como mesas de planchar por delante y por detrás. Yo en esa época tenía tetas, culo, revolveras, caderas, barriga, celulitis, todo, es decir TODO lo que uno no puede tener para ganar una competencia.
Como era la primera vez que hacía algo mi familia fue a "apoyarme". En mi casa era el evento: A Manuela la escogieron para una competencia. No mamá. No "Me escogieron". No quedó más remedio porque mejor perder porque el competidor murió en la carrera que perder por forefight.
Total que todos presentes con filmadora en mano. Mi papá se puso a filmar desede el momento en que los nanadores teníamos que ponernos en el taquito ese de donde te lanzas. (no me sé los términos técnicos y no voy a tirármelas de que sí). Yo tenía un traje de baño rojo y él, fiel a su pasión paternal le puso todo el zoom posible a ese trajebaño rojo en todo el medio de la piscina ligando que por un milagro ganara. Dieron el pitazo y al agua patos. Entre patadas y brazadas los lentecitos se veían entrando y saliendo de la piscina, llegar a la otra orilla. Se hunde el cuerpo, da una megavuelta olímpica de esas que parecen un baile de pretzels y vuelve a salir. Y así mi papá va narrando todo, y de repente dice:
- Va ganando!!! Va ganandooo!!!...Ganóooo gaaaanóooooooo!!!!!!
A lo que mi hermana contesta:
- No papá. Esa no es....
Y le voltea la cámara hacia el carril más pegado al borde de la piscina, el último de todos. Donde yo, cual león marino después de un almuerzo en el Urrutia voy luchando por mi vida, luchando por el aire y por evitarme la humillación de que alguien se tire al agua a rescatarme pensando que de verdad me esoty ahogando.
Menos mal que jamás me tomé el deporte en serio, pues al estilo de cualquier gringa gringuísima para mi el punto fue nada más competir. Asumía mi gordura y al ver a las ganadoras mi consuelo fue:
- Tú tendrás una medalla...pero yo tengo tremendas lolas.
Y así quedamos a mano.
Lo cierto es que me temo que el domingo se viene algo igual. Voy a ir con los amarillos, con los megacorredores, estoy además en la misma categoría de los chamos de 20 años. Se ve que el que hizo la división tiene algo así como 22. Mi pana, for your information, una vez que cumples 25 el cuerpo no es el mismo y estamos en desventaja total. Pero buen... lo que me dije a mi misma cuando me di cuenta de que voy a ser de nuevo mascota de campeonato fue los mismo que dice Nike: JUST DO IT.

viernes, 22 de agosto de 2008

Nuestro Insólito Universo

Desde los 80 o quizás antes, sólo que antes no tengo memoria, se escucha en la radio el programa de Nuestro Insólito Universo. En síntesis Nuestro Insólito Universo es un micro que cuenta cosas de "nuestro mundo sorprendente." Casi siempre eran historias de desapariciones o apariciones extrañas, todas en su gran mayoría tenebrosas y sospechosas. La música, la narración, todo estaba preparado no tanto para aterrorizar pero sí para crear una especie de duda oscura, de miedo latente por algo indefinido que persigue a los mortales sin que podamos verlo o protegernos de ello.
De un tiempo para acá Venezuela se ha vuelto algo mucho más allá de lo bizarro, de lo imposible y de lo impensable y bien podría nuestro escudo decir abajo: "Nuestro Insólito Universo." En este caso no es que nuestro universo tenga sólo de oscuro y tenebroso. Nuestra locura social es algo así como catástrofe burlesca, lo cual a lo mejor se debe a nuestro extraño sentido del humor. Tan es así que con una sociedad polarizada, enfrentada, que pasa mucho pero mucho trabajo y penurias a diario, cuyo presidente insulta a diestra y siniestra sin importar si es gente que le apoya o más bien se le opone, que el solo salir a la calle presupone un riesgo considerable, entre otros factores, somos según el libro Guiness 2008 El País Más Feliz del Mundo. Esto último también denota que la felicidad es un estado mental no un acontecimiento objetivo, pero en fin.
Lo cierto es que a diario veo cosas que cada vez me resultan más locas y por más que las veo no dejo de sorprenderte. Hace poco estuve en San Cristóbal y estaba angustiada porque iba a perder el vuelo de regreso a Caracas. El maracucho que manejaba el carro, uno de los personajes más cómicos que he conocido en mi vida me decía:
- No te preocupeís que de que llagaís, llegaís.
Y yo atacada porque aunque no conozco San Cristóbal, sí conozco una cola cuando la veo y lo que estaba viendo era definitivamente tráfico y del bueno, y eso nada más para llegar a la carretera que lleva a San Antonio del Táchira de donde salía mi avión. Ni corto ni perezoso el hombre agarró y se fue por una avenida de tres canales, estilo la Francisco de Miranda por el canal contrario a toda mecha. Yo sencillamente pensaba que con el tamañote de mi boca el emblema de Toyota del carro me iba a quedar perfecto en la boca una vez eyectados mis dientes del trancazo.
El pana decía:
- Cerrá los ojos si querés, pero tranquila.- Mientras el carro rugía como si diciendo, "pana usted se quemó todas las neuronas."
Cabe destacar que recorrimos más o menos 5km en el canal contrario a toda velocidad y que entramos a la carretera por la vía que está dispuesta para salir de la misma ya que obviamente estábamos al revés. Ni una pluma nos encontramos, en "Nuestro Insólito Universo" menos mal, todo se dispone así. La suerte, la gran mayoría de las veces se porta bien.
Como ese hay miles. Está el cuento de mi hermana que se iba para La Tortuga y la señora de la posada, una vez que mi hermana la llama desde el puerto para preguntarle donde está la lancha por la cual pagó, para que la fuera a buscar, le dice:
- aayyyy chama...se me olvidó, dile a alguien que te de la cola si quieres.
Bueno, mi hermana hizo eso, a pesar del consejo de su Pepe Grillo que le decía, amiga volvamos a Caracas, y de vaina y se ahoga porque el "amigo" que le dio la cola, cuatro horas más tarde cuando se pelaron la isla de La Tortuga le dice:
- No pana, yo no tengo GPS.
De nuevo la suerte y una más o menos eficiente educación diversificada le ayudaron a sacar la cuenta (incluido el marinero) de que el sol sale por el este, se pone por el oeste de modo que si enfilamos la lancha así llegamos a costa. Aquí hay que hacer un paréntesis para explicar que el pana de la lancha decía que si enfilabas la cuestión hacia el sol llegabas a la costa. Sí. Es verdad. Mi hermana discutió con el hombre y gracias a eso no son parte de la proteína de algún atún de Fresh Fish. Sin comentarios.
Y así a diario vemos cosas dignas de un libro que se llame "Mundo Bizarro." Me imagino que si algún día los extraterrestres les da por entrar a La Tierra por Venezuela se dirán:
- verga loco, aquí ya vino una nave, ni modo.
El fin de semana estuvimos en Choroní y por supuesto no pudimos escapar una vez más lo insólito. Llegando a la playa encima de un peñero, nada más y nada menos que...una moto. Sí nada más ver bien la foto arriba y darse cuenta que dentro del peñero hay no una sino dos motos. A dónde iban? Qué iban a hacer? No tengo ni la menor idea. No me quiero ni imaginar que pasaba si se volteaba el peñero o cómo los habrá tratado el mar que en efecto ese día estaba bien picado. En todo caso lo bizarro en "Nuestro Insólito Universo" está siempre servido. Lo único que nos queda es disfrutar esa risa extraña que así como de llanto.

jueves, 14 de agosto de 2008

Ciudad de la Furia II


Son las 2:41 PM.
Llamo al 0500-película.
Me atienden como "que fastidio que me llamas durante la hora del burro".
Me regañan porque le di a la opción de reservar y para Los Naranjos "no existe opción de reservar, tiene que comprar la entrada con su tarjeda de crédito señora." Osea que bruta soy como no sé eso...hasta E.T. sabe eso.
Ok, está bien.
Para la función de las 6:40 sólo quedan asientos en la fila A.
La fila A es la que está pegada a la pantalla, me aclaran.
Es la fila que uno no entiende por qué existe. Será para financiar a los fisiatras, masajistas, quiroprácticos y cirujanos de columna? No sé. Pero dos horas y media ahí ni de vaina.
Le digo que como que prefiero mantener la cabeza pegada al cuello, cuando le voy a preguntar por otra función...me tranca el teléfono.
Al rato vuelvo a llamar.
Me atiende un pana, mucho más simpático. No me regaña.
Me aclara que la proxíma función de mi película es a las 9:45.
Cuánto dura quiero saber.
No sabe. Averigua.
150 minutos me dice.
Y yo....eeee...si mi pana yo no debería tener ni título de bachiller, qué te puedo decir?
Me dice, 1 hora 50 minutos.
Y yo....wait, creo que no papáaaaa yo soy brutaza pero no animal....(papá no lo dije, pero sí lo pensé como buena sifrinonga hipocritonga).
No sí...es verdad, son casi tres horas.
Y yo...e bueno deja le pregunto a mi esposo.
Este último me dice por messenger, que está reunido, que haga lo que quiera, que sí, que vamos...que bueno que el trasnocho que X...y mientras yo estoy en ese rollo entre el 0500 PELICULA respirando como Darth Vader y el messenger como loco de todos colores. Y vamos. Y la hora. Y mañana la levantada. Y los ladrones en la calle después de las 11.
El pana me dice...Igual no se moleste. No quedan butacas juntas en la función de las 9:45.
Y yo...ya va...tú me estás diciendo que es jueves a las 2:41 PM y ya no quedan butacas para la función de las 9:45 de la noche del cine de Los Naranjos? Domingo te lo acepto. Pero jueves?
No. No es que no quedan butacas, es que no quedan butacas juntas.
Y yo, mira amigo (amigo si lo dije) es como si no quedaran butacas porque igual, yo no me voy a sentar tres horas al lado de Pecos Cambas o quien sea, no le estoy reclamando, lo estoy felicitando porque tremendo negocio (papá pensado también).
...lo que te quiero decir es que no puede ser que uno para ir al cine tenga que ponerse pilas el primero de Enero y reservar para el resto del año todas las películas que quiere ver
porque...o mutas para que cambie la rotación de tu cuello (también se podría hacer una operación para que los ojos estén en el tope de la cabeza) o vas y te sientas al lado de Fulano que puede ser aliento de perro, sobaco de cebolla, una viejita que todo le parece inmoral o una parejita que le parece muy cool jamonearse al ritmo de Almodovar, o esa gente que se compra mil chucherías y no deja de hacer el ruidito agudo fastidioso, que además te recuerda que el Cocosette es pasta de azúcar con galletica de carbohidratos, y uno mucho más alla del cuarto de siglo encima luchando por no ser Pavarotti super star, con su fucking pepsi light.
Pues no, yo me siento con mis amigos que comen cotufas, o con mi esposo que me regaña porque yo comento todo y digo que me quiero ir para la casa cuando algo me da miedo y me pongo a llorar por cualquier cosa.
El punto es que hoy nos quedaremos viendo carrera olímpica de algo así como Apúntale a la Poceta, o un programa todo pavoso como Quién Quiere Ser Lupita Ferrer.
Todo por no haber llamado a tiempo.
Al final el pana me dice apenado.
Amiga, pero hay otras películas, quiere que le diga?
Y yo, no gracias de verdad. Kung Fu Panda es como me voy a sentir esta noche cuando tenga que esperar hora y media por comerme un sushi en Los Palos Grandes.
Pero corazón (ya éramos de la intimidad), hay otras salas de cine!!!
Y yo no amigo. Gracias estoy en shock ahorita.
Qué pasa aquí????!!!!!!!!!!

miércoles, 13 de agosto de 2008

Olimpíadas


Cuáles serán realmente las razones de nuestro bajo desempeño en las Olimpíadas???? Todo el mundo jura que sabe, pero yo creo que realmente no nos hemos puesto a pensar en la cantidad de factores que influyen en el hecho de que en deportes donde a veces hasta tenemos el número uno de su respectivo raking mundial, no calificamos ni para pasarle plumero al podium.
No me quiero meter con los deportistas. Considero que es cruel. No me parece justo que mucha gente les caiga encima.
A la gente el ecanta decir:
- Aaaayy miiijoooo es que son un desastre. Esos van pa´lla y llegan es a rumbea y a bebé.

Claro que en muchas ocaciones eso sucede, pero creo que en el fondo para la gran mayoría debe ser bien dificil ir a poner la torta al lado de un chino que parece que lo hubieran alimentado con palillos de diente toda su vida y de repente el pana hace una vaina que parece el hijo perdido de Sansón. Si son indisciplinados eso dice bastante de nosotros como sociedad y nos atrevemos a reconocerlo. A eso se le une la falta de reconocimiento y apoyo. La mayoría de los venezolanos ni idea que "el pana" (confieso que no sé el nombre) de sable es el mejor del mundo en su deporte, y creo que hay varios más que hace judo y no sé que otra cosa. Uno abre el periódico y la primera plana es Michael Phelps y sus medallas de oro (no es por criticarlo lo amo) pero y si hubiéramos hecho más reportajes, más ruidos sobre las chamas del softball? sobre el pana gimnasta? sobre el chamín de natación que tiene piches 18 años?
Además, los comentaristas deportivos, que manera de no decir absulutamente nada. Los programas deportivos parecen un loop de 30 segundos repetidos sin fin:
COMENTARISTA 1: Bueno Roberto, pudimos ver al equipo venezolano sintiéndose un poco presionado por estar en esta olimpíada, sin embargo hicieron su mejor esfuero y volverán al país habiendo dado lo mejor de sí.
COMENTARISTA 2: Claro que si Pedro. Sin duda que el equipo quiso dar lo mejor de sí mientras hacía su mejor esfuerzo aún sintiéndose presionado por estar en esta gran olimpíada. Ahora vamos a Shangai donde Ricardo entrevista al capitán del equipo venezolano:
- RICARDO: Cómo se sintió el equipo de Venezuela? Sin duda presionado por estar en esta gran olimpíada e intentando dar lo mejor de sí en la cancha?
- CAPITAN EQUIPO: Pues claro, estuvimos sintiendo la presión de estar aquí. Ha sido todo muy hermoso, salimos a dar lo mejor de nosotros al campo y bueno...así es el deporte.
- RICARDO: Sí señores, como se ven al regresar a Venezuela? Sabiendo que en el fondo dieron lo mejor de sí, contentos de haber hecho el máximo de sus posibilidades?
-CAPITAN EQUIPO: Pues sí. Regresaremos sabiendo que dimos lo mejor de nosotros, estar en esta gran olimpíada fue un paso importante y ya vendrán otras donde daremos lo mejor de sí.
Y así sigue, durante horas y entrevistas de entrevistas y después de cada partido dicen exactamente lo mismo.
A mi modo de ver entre los factores están:
a- Jamás hemos creído en nuestros equipos. Nos considermos una basura, en todo menos en baseball y bueno pues...hasta la vino tinto si juega con Argentina el comentario es "nooo paanaaa, si ganamos es porque mandan a la banca".
b- Los medios no cubren suficiente a los atletas. No se crea ambiente deportivo en la gente y ellos en vez de sentir que su país los apoya sentirán "gracias a Dios que nadie está viendo esta vaina."
c- Jamás le reclamamos a los deportistas que hacen el payaso porque fueron a jugar enratonados. Empezando por los comentaristas. Es peor que Carla Angola con Vladimir Villegas...
- Aaayy noooo Vladii...ese paquetazo de leyes es horrible.

Nada, cero sanción, ni de organismos de deporte, ni de federaciones, ni de opinión pública, total es casi lo mínimo que esperamos de ellos.
d- Las autoridades deportivas (DEPOLTIVAS mejor dicho) parecen el chavo del 8, con ñoño y todo. Tan rancho son que mandaron a hacer los uniformes y mandaron el diseño mal y la bandera quedó rojo arriba, amarillo abajo. Eran hechos por PUMA 100% socialista.
e- En general no creemos en nosotros mismos y tenemos la filosofía de que lo que parece muy dificil o casi imposible mejor ni intentarlo.