viernes, 31 de octubre de 2008

DEJEN EN PAZ AL VENAO

Mi amiga Verónica no la quieren perdonar porque montó cachos. Juan está molesto con ella porque es amigo del novio. Aparentemente eso le da autoridad para tomar partido en el asunto.
Además el cuento de Verónica es un tanto extraño. Ella de chama era súper callada, tranquila. No tenía muchas amigas en el colegio. Era de esas que cuando la maestra le preguntaba algo respondía con una voz que era casi un susurro. Con el pasar del tiempo Vero se ha vuelto un tanto más aguerrida. No bien comenzado quinto año bajo un tanto sus notas y dejó de tener el cuadero al día, perfecto, subrayado y de traer siempre la bata de laboratorio. Todo comenzó por el novio, Arkos que era un rockero de esos que espantan. Tatuajes, piercing, ropa negra, botas de cuero, todo el combo. El hecho de tener novio distrajo a Verónica y la sacó de ese mundo de buenas notas y revistas tontas que hablan de no sé qué actor.
Vero no es que se volvió mala, simplemente descubrió que había otras cosas además de tener 20 en todo, además de complacer a su mamá en todo, además del perrito y su mejor amiga. Eventualmente en la universidad Vero en un par de ocasiones se dio unos besos y algo más un par de veces cuando "Arki" estaba de gira. Porsupuesto para la gran mayoría de las personas esto trascendió al nivel de: "Montar Cachos" como si fuera cualquier padre de 2 hijos, que llama a su esposa a las 7 de la noche para decirle que le guarde la cena que ella se partió el culo preparando, porque su jefe que es un hijo de puta lo mandó a última hora a preparar un informe para mañana porque tiene que mandarlo a los "jefes de afuera" cuando en realidad el tipo lo que va a hacer es agarrarse a la secretaria, que tiene tremendas tetas operadas, enormes y llevársela para un barsito, a tomarse algo (cosa que su esposa le ruega que hagan todo el tiempo, pero nunca hay ganas o es una gastadera de real porque todo está caro), se van a besar y después se la va a llevar a un motel de quinta por enésima vez.
Pues no creo que el caso de Vero sea igual y me parece injusto que Juan no le quiera hablar porque se enteró de este tema. No soy yo quien para juzgarla pero en el tema de los chachos hay mucha, pero mucha tela que cortar.
Hay gente que dice que monta cachos el que ve con deseo a alguien que no es la pareja. Osea que cualquier fantasía sexual que no incluya al susodicho está faltando.
Hay otros que dicen que corazón que no ve, corazón que no siente.
Hay otros quien piensa que el tema de los cachos es relativo porque forma parte de la falibilidad del ser humano, de su capacidad para equivocarse, para descarrilarse en cualquier momento de flaqueza y que por lo tanto no debería ser tan castigado por la pareja y por la socidad.
Yo creo que el tema de los cachos es relativo pero porque la sociedad los juzga muy distintos si quien los monta es un hombre o una mujer. Si Vero no fuese Vero sino que fuese un tipo cualquiera entonces fuese tremendo macho. Se lo estarían aplaudiendo y Juan no estaría arrecho con ella, sino más bien diciéndole para irse a tomar unas cervezas y dándole consejos para que la chama no se entere. Muchas mujeres incluso son permisivas con los hombres y serían muy duras con ellas mismas o con sus amigas si alguna vez sucumbieran ante el deseo de estar con otra persona.
La única verdad es que nadie tiene la verdad en la mano. Hay cachos coños de madre que no tienen perdón, que son los premeditados, donde queda una pareja destruida y quizás una familia porque vino un tercero en discordia a destruirlo todo, por envidia o hasta muchas mujeres que lo han hecho porque no consiguen una pareja decente y caen en desesperación. Pero lo cierto es que somos seres humanos, que no somos perfectos y que nadie tiene por qué juzgar a los demás.
Incluso, por algo dice el dicho, que cuando apuntas un dedo a los demás estás apuntando tres a ti mismo.

martes, 28 de octubre de 2008

Exceso de Equipaje


Hay almas como la de uno que están a corta edad un tanto fatigadas. Como dice la canción, te ves al espejo y aunque ves a una persona joven lo que estás sintiendo por dentro es que tienes cien años. Son esos días en que no sabes ni quién eres, ni cómo te llamas, que no te reconoces en nada de lo que dices y lo único que te mueve es el piloto automático de eso que llaman rutina. A la vez, te vas dando cuenta de que la vida no tiene nada de rutinario, que esa suerte de tedio es una anestesia que se han inventado los que no se atreven a vivir, los que no se atreven a aceptar que cada momento cuenta, que aunque el día esté tranquilo, aunque ni siquiera esté lloviendo en un segundo todo puede cambiar para siempre.
En estos días camino como el jorobado de Notre Dame. Con una niebla en el pecho, como si fuese una mañana de montaña, húmeda, fría hasta los huesos, llena de posibles fantasmas y con cero visibilidad. El próximo paso bien puede ser para salir a un claro del bosque o directo a un precipicio.
Me doy cuenta que estas sensaciones no son locura, porque estoy más cuerda que nunca. No son depresión, porque tengo ganas de hacer cosas. Son como una especie de cansancio, son una sombra, son exceso de equipaje.
Es que a medida que uno camina por la vida es como si fueses metiendo cosas en una maleta y poco a poco la vas llevando en tu viaje. Lo que aprendes, lo que amas, lo que odias, por eso es que "todo se devuelve" en esta vida como dicen, porque lo llevas contigo. Las fotos de la memoria, las palabras que te dijeron, las armas con que te hirieron, ahora se quedan contigo y allí están en la maleta, diciéndote que así como una vez te hirieron a ti, ahora tú las puedes usar para defenderte.
Esas armas, esas evidencias de que en algún momento de tu vida te enfrentaste a monstruos y dragones son lo que más pesa. Sin querer ese peso a veces hace que camines mal, doblado, torcido, sin poder dar paso firme, sudando y suele ser necesario de vez en cuando pararse a descansar.
Yo quisiera saber si hay algún lugar donde yo pueda soltarlas todas, porque estoy harta de llevarlas conmigo. Estoy harta de no poder caminar ligero, de sentir miedo porque si sigo llenando mi maleta se me puede llenar o puede reventar. Y si revienta, ¿Entonces qué?
Lo que intento es fundir esos elementos del pasado y tratar de hacer con eso algo nuevo. Un destino a mi medida. Cosas que me acompañen a lo largo de mi camino, cosas que me sirvan si el camino se pone rocoso, no para herir a otras personas, sino para atravesar esos lugares peligrosos. Pero es difícil, cuesta mucho trabajo y realmente no sé si el tiempo me va a esperar, si en el proceso me iré por un barranco y terminaré por herirme a mí misma con mis propias armas.
Mientras tanto sólo queda aceptar. Sólo queda darme cuenta que me tengo que declarar: pasajero con exceso de equipaje.

lunes, 27 de octubre de 2008

Peces

"Regalar peces vivos a amigos y familiares es señal de buena voluntad"

Esto estaba en un anuncio de una revista dominical. No sé qué carrizo significa. Yo sólo puedo pensar, independientemente de dónde coño radique la buena voluntad que represente los peces: "Peces vivos fuera de su habitat natural terminan en el río Güaire, vía la poceta, muestre su buena voluntad de una mejor manera: no joda"

jueves, 23 de octubre de 2008

Teresa Del Campo vs Gerardo Martinez del Olmo

"¡¡¡¡¡¡TU ME ANTAGONISAS!!!!!"

De todas las acusaciones que me han hecho. Esa era lo que me faltaba.
Ahora sí estamos listos para la novela de Venevisión. Yo aparentemente soy Teresa del Campo y Juan es Gerardo Martínez del Olmo.

Gerardo Martínez del Olmo...me las vas a pagar, así sea lo último que haga.

martes, 21 de octubre de 2008

Tormenta

Anoche llovió y relampagueó y fue como si hubiese esperado a que yo me acostara para que le diera la gana. Me estoy comenzando la Cartuja de Parma y no me podía concentrar, a pesar de que la historia te atrapa y la narrativa de Stendhal es del más allá, adoro los románticos, los villanos y la profunda ironía que va hilando cada una de las frases y comentarios del autor. Sin embargo me he dado cuenta de que a mi absurdo miedo por los aviones que “atraviesan una zona de turbulencia” se une un pánico astronómico por los truenos. Los rayos me gustan, me molestan los truenos. Nada más escuchar las uñitas de mi perro, tratando de ganarse algo de buena voluntad para que le abra la puerta y podamos vernos a la cara y confesarnos que los dos estamos absolutamente aterrados. El tipo tiembla como si viniese el apocalipsis. Entonces entiendo: no hay peor sensación en la vida que la del miedo. Me doy cuenta que no es lo mismo ser cobarde que tener miedo, cobarde es que quien no enfrenta sus miedos, sin embargo esa sensación de desprotección, de angustia, de tortura, eso que paraliza huesos, músculos y que deja al cerebro concentrado nada más en el objeto del terror es la peor sensación del universo.
Prefiero mil tragedias, dolor físico, emocional, del corazón, del alma a sentir miedo. Cada vez que cae un trueno el animalito deja temblar. Por unos segundo. Como esperando que al finalizar el ruido a lo mejor el ya no exista, pero una vez que el ruido pasa, allí seguimos y allí sigue también el miedo. Entonces mi cerebro me juega una mala pasada y me empieza a enviar imágenes asociadas con mi terror. Son fantasmas que se alimentan del miedo.
Veo tragedias. Pienso en la muerte. Pienso en que a lo mejor el techo sede y nos mojamos todos y se cubre de agua y nos ahogamos triste y silenciosamente entre las sábanas porque no tenemos tiempo de correr. A veces pienso que lo que nos invade es lodo, de ese pantanoso, helado, marrón, con ese olor a tierra derretida, lo siento tan encima que casi lo puedo tocar. Veo las paredes blancas manchadas de lodo y solo pienso en cómo sería esa ola infernal. Me recuerdo de las famosas profecías que decían las viejas cuando yo estaba chiquita, que se va abrir el Ávila, que se va a tragar Caracas y que mejor momento para hacerlo que en mitad de una tormenta, que mejor momento que con la furia del viento, con el rugir del cielo, con la luz tenebrosa de los rayos, con ese carácter de vengadora justiciera que tiene cada tormenta.
Odio el miedo. ¿Cómo se vence? ¿Cómo logra uno salirse de ese pantano? ¿Qué pasa cuando la tormenta no está sólo en el cielo, sino cuando empiezo a sentir que se me ha metido por dentro? ¿Qué hago con los truenos que llevo adentro? Qué apocalíptica es la lluvia. El perro me ve y yo lo veo y sabemos que ahora es que está comenzando, que ahora es que deberíamos estar temblando. Y aunque él no habla y yo no ladro nos vemos a los ojos y nos decimos: tengo miedo.

Conversación en la Catedral


De Mario Vargas Llosa. Me encantó desde que lo comencé a leer. Este libro tiene algo que me recuerda a Enrique Vila Matas, aunque a lo mejor debería decir que Enrique Vila Matas me recuerda a Vargas Llosa. En todo caso tiene que ver por ese estilo que yuxtapone tiempos y personajes, a veces por eso es un tanto dificil seguir el hilo, pero uno se acostumbra. El personaje principal es un tipo tan mediocre que resulta dificil aceptarlo. Es el propio conforme que quizo hacer y no hizo, que se dejó convencer que en la vida si no puedes contra ellos no tienes que unirte a ellos, simplemente puedes no ser nada, ni nadie.
El libro demuestra lo asqueroso que es el poder político, lo fragil que es debido a que los hombres que la ejercen carecen de ideas, no tienen convicciones y no saben lo que es la moral. El único valor es el dinero y el poder únicamente para aplastar a los demás.
No creo que este libro pueda ser utilizado como referencia histórica. Más que la conyuntura política y económica del Perú, lo que muestra es el lado personal y privado de cada uno de los personajes, su forma de llevar de la vida, su manera de apadptar sus propios valores morales y sus problemas éticos a la realidad que les tocó vivir.

domingo, 19 de octubre de 2008

Sunday

Estos domingos de ansiedad. Detestables. Son ganas de estar en un lado y en todos a la vez. Son ganas de que el tiempo no pase y de que termine de pasar. Coño. Es el libro que se acaba de la manera más inhóspita. Gracias Mario Vargas Llosa por recordarme que este mundo es una mierda y mierda se queda, y el bueno no gana, no tiene por qué ganar. Adoro a Vargas Llosa, pero Vargas Llosa adora los personajes mediocres, o no los adora, los hace los héroes de las novelas para que tú te des cuenta de que la vida es así, de que el mundo es así. Mediocre.
Odio la televisión el domingo. Te repiten todo lo de la semana como para que no se te vaya a ocurrir pensar que es un día perdido. El cine es un asco. No pienso ir a caminar sobre cotufas aplastadas para ver una película en la que un pana se lanza desde un 747 y cae en una lancha y dice algo “inteligentísimo” como: “man that was close” y casi 400 idiotas se ríen.
No quiero comer tampoco, me siento como un pipote, y a la vez siento que le debo al domingo comerme algo. Los domingos siento que la vida se me debe algo pero no sé qué es. Los domingos siento que quiero ser todo y nada a la vez. Los domingos por más que intente me miro al espejo y lo que veo es una hilo constante de tristeza.

viernes, 17 de octubre de 2008

Ciudad de la Furia IV

Quién es Yarry Piñango?
Eso estaba pegado en un poste en el municipio Baruta. No decía más nada. Será que se va a lanzar para algo? Eso es lo que falta, más candidatos fantasmas de eso que uno ni sabe de dónde salieron. Será una nueva miss o modelo de algo? Será una campaña nueva de polar???? La de Ppsssssssssstttt, no me gustó nada...cuando lo destaparon fue un fiasco.
Vivir en esta ciudad es un reto a la cordura. Luego del letero de Yarry se me coleó la camioneta en la autopista. Casi me estampo contra tres carros. Lo que si es que lo más que he bailado en los últimos dos años. Ya los nervios los tengo tan de acero que ni me asusté con el incidente. Ya un choque es algo así como...aaaa, ok, qué fastidio, tránsito, esperar, cola.
Más adelante en Altamira la tipa que vendía el Kino bailaba y cantaba salsa en la mitad de la calle como si estuviera en medio de la pista de El Maní es Así o El Sarao, donde nadie te quita lo bailao...Me dio envidia y a la vez me hizo pensar que así tal cual es Venezuela. A la tipa le pasan las camionetas, como la mía, por la lado a millón, casi a punto de atropeyarla, los motorizados, que seguro de cada cinco, cuatro son choros, taxis piratas, mendigos, recoje latas, de todo y ella feliz, cantando y bailando como si nadie la estuviera viendo, como si el caos no existiera, como si la vida es tan complicada, tan llena de cosas difíciles y obstáculos tan absurdos, que más vale la pena bailar por cualquier cosa que pararse a pensar que me da pena.

sábado, 11 de octubre de 2008

Esto sí es PR

"La diferencia entre una rata horrible y un ratocinto simpático es cuestión de relaciones públicas"

Román Abramovich. Sedundo hombre más rico de Rusia.

viernes, 10 de octubre de 2008

Cera en la Oreja

Esta tarde fui a una de las mejores peluquerías que he ido en mi vida. Por fiiinnnn, encontré a alguien que entiende mis rulos y no me quiere dejar la cabeza como si Jennifer López se hubiese estrellado contra una secadora en máxima potencia. Por fin no me quieren dejar como La Tigresa de Tijuana.
Lo cierto es que estaba en la mitad de mi cuestión y entra en la peluquería un viejo de 93 años. Empezando porque el hombre está mejor que yo. Derechito, sin lentes, lúcido, yo me acuesto después de las 10:30 cualquier noche de la semana y amanezco como si tuviese 12 años atendiendo la barra de un burdel.
El señor se va a cortar el pelo, cosa que le preocupa porque está en una peluquería rodeado de mujeres. Eso lo estresa, porque para la mayoría de los hombres y más de esa generación, la peluquería es territorio femenino. Es lugar donde se destruye a los hombres, se habla de períodos y reglas:
- Aaaayyy, no niña, a mí cuando me viene me da un dolor de cabeza, y no puedo ver la propaganda de los perritos, esa que el tipo le regala unos cachorritos con un lazo a la mujer porque me guindo a llorar.
Además se pasan recetas de cocina, se cuentan unos chismes con detalles que a los hombres no les interesan y además toda mujer que esté buena en el mundo del espectáculo es destruida:
- Viste a Nicole Kidman lo acabada que está con el embarazo???? Y la Penélope Cruz, por Dios que mujer tan ordinaria, tan bonita que se podría ver si se vistiera mejor, ay nooo.
Y por último, el terror de los hombres: se habla mal del género masculino.
Rara vez se cuentan los cuentos de los esposos modelo y los novios cariñosos. No. La peluquería es lugar de cachos, golpes, dejadas inexplicables, borrachos incurables, amargados, sucios, desordenados, egoístas que no ayudan y pare usted de contar.
Aunque lo cierto es que hoy en día cada vez más se ven hombres en peluquerías, cosa que es tema para otro post, nuestro querido MegaAbuelo se sobrepuso a su pena y se dejó cortar el pelo en lo que para él debe haber sido algo así como una Barbería Lounge.
Con sus 93 años a cuestas le dijo al peluquero que no le gustaba lo que le habían hecho en la barbería que iba siempre. Que estaba harto, que se lo dejaban muy largo por aquí, muy corto por acá, que quería algo distinto. Después se quedó tranquilito. El corte duró un tanto más de lo común y cuando ya estaba terminando le dijo al peluquero que no le gustaban los pelos de las orejas. Viejito, pero coqueto. A lo mejor estamos realmente frente al primer metrosexual de Venezuela.
Lo cierto es que yo estoy jugando con el celular cuando escucho al peluquero decir:
- Ya sé. Le voy a echar cerca caliente para que saquemos el pelo mejor, además así no le vuelve a crecer en mucho más tiempo.
Yo me quedé en cero. Me vino a la mente la tortura que es sentarse en la camilla, sentir la cera, ni hablar cuando es en la entrepierna o sobre el labio. Es tortura china. El concepto de echarse cera caliente en el cuerpo y después jalarla violentamente para quitar todo el pelo es una aberración. Y las mujeres ok, a lo mejor por eso somos tan complicadas, pero un viejo de 93 años, yo pensé que lo mínimo salíamos en las noticias esta noche con el viejo muerto.
Así que el peluquero trajo la cera, se la puso. Y yo aguanté el aire. Juro que tenía el teléfono de la ambulancia ya en el celular listo para darle a send.
El viejo no dijo nada. Es más sí dijo, dijo: “no sentí nada.”
Pues no se vale Abuelo. No se vale. Me provocó decirle: "bájese el pantalón" y echarle desde el tobillo a la rodilla la cera hirviendo, luego arrancársela para ver si iba a contestar lo mismo.
Lo cierto es que cuando le dejaron listo y pepito le dice al peluquero: "A mi en el otro lugar donde yo iba no me hacían todas estas cosas, claro que allá me daban cafecito."
Acto seguido el peluquero le trae cafecito. El viejito se ríe y le dice, "no vale, lo del café era echando broma."
Lo cierto es que se fue, peinadito, cafecito en mano, feliz y contento, bailandito como si tuviera 39 y no 93.
Yo me quedé pensando que esta fue una de las experiencias de peluquería más bizarras que he tenido. No sólo fue la cera caliente en la oreja, sino además fue algo que pasó pero como si no estuviera pasando.
Y ahora ¿Qué coño voy a decir yo cuando me vaya a depilar la semana que viene?
No sé, pero estoy tentada a echarme cera en la oreja a ver si de verdad no duele.

52 - Cosas buenas 5

La número 5:
Le regale un chocolate a una muchacha que estaba toda deprimida (sin conocerla).
Después me enteré que la chama es bipolar.
No la habré curado, pero algo hice.

jueves, 9 de octubre de 2008

Mujer Verde

Hay días en que la ciudad de la furia es uno. Días como hoy. El día está lindo, los pajaritos cantan y uno sale con ganas de morderle a alguien la cara pero como si fuera Mike Tyson. No es ni siquiera una nube negra y que todo es gris y todo sale mal. Es más bien como si el cielo fuera rojo y lo que hay son rayos y centellas, y uno lo que siente es rabia.
Días en lo que estoy brava. Lograré calmarme. Pero necesito alguien que me diga, cómo coño hago cuando no logro que alguien me entienda? Cómo hago para trasnmitir mi punto de vista? Y qué pasa con ese miedo de que esa persona que quieres que te entienda a lo mejor nunca te va a entender?
A donde van las cosas que no se dicen? Realmente es mejor callar o es mejor decirlo abosulutamente todo? Qué pasa con los malentendidos? Dónde quedó perdón? Por qué ahora el que pide perdón es el más bobo? Qué pasó con borrón y cuenta nueva? Quién dijo que las peleas las tenía que ganar alguien? Cómo se gana algo en un conflicto, si ya con el mal rato estás perdiendo?
Yo hay veces que quisiera regresar a kinder. O pedirle a los niños de kinder que dirijan este pedorro mundo de adultos que buscan sacar ventaja de puras estupideces. De los complejos, las adulaciones, la necesidad de aparentar cosas que no existen y de prentender ser algo que no sé es.
Yo cuando sea grande quiero ser o estudiante de preescolar o hasta mi perro.

martes, 7 de octubre de 2008

La Familia de Pascual Duarte


Este libro de Camilo José Cela se supone que es la obra más traducida a otras lenguas después del Quijote. La verdad es que me sorprendió. Al princioio cuesta leerla porque el personaje principal es tan primitivo que uno piensa que está leyendo algo mal escrito. En realidad es la veracidad del personaje y uno termina envuelto en una historia totalmente dominada por la violencia. La familia, la vida de Pascual Duartem, es un sentido, una pérdida y a uno como lector le da demasiada impotencia no poder particiar. Además Cela va anticipando lo que va a suceder, lo terrible que tiene que llegar de un momento a otro y después poco a poco va narrando los hechos de manera impecable, uno siente que está allí que lo vivió y el hecho de saber lo que va a ocurrir, lejos de arruinar el final lo hace todo sencillamente más trágico.
Esta novela descubre el lado más primitivo del ser humano, de aquel que no domina sus emocines, de la triste que es cuándo una persona se deja llevar por lo que es, por lo que los demás esperan de ella y no por lo que su propia razón le dice que puede hacer de si mismo.

lunes, 6 de octubre de 2008

Wham Bam, Van Dame


En el marco de mis 52 cosas buenas el viernes pasado me volvió salir otra especie "hada madrina" o debería decir galán de otoño al rescate. Me hizo pensar que si estuviera soltera no sería mala estrategia pasearme con cosas pesadas por edificios de oficina a ver qué se pesca. Eso dado que últimamente lo que uno ve en las discotecas es de horror.
En fin, el punto es que el viernes decidí llevarme a mi casa una caja de vinos que está haciendo desorden en mi oficina desde hace ya bastante tiempo. El diseñador que trabaja conmigo estaba full y aunque se ofreció muy cortésmente la caja no estaba pesada y me las quise dar de mujer-independiente-carga-su-caja, aunque si me dio como la espinita de que al día siguiente me iba a dar tremendo lumbago.
Lo cierto es que llego al lobby de la Planta Alta de este coso que llaman La Pirámide y cuando voy a apretar el botón del ascensor con el codo una voz viene y con un acento colombiano-agringado-venezolanoso me dice:
- Aaaayyy, pero nooo, una muchacha como Ussted no puede estar cargando esas cajas así.
Y cortésmente agarra la caja de madera que tenía 6 botellas de vino (tampoco era tan grave, no hacía falta la melena de Sansón). Lo cierto es que el amigo muy simpático se puso a hablar de vinos y a darme consejos de cómo guardarlo, que si él era restaurantero, etc...
Cuando llegamos al sótano 1 tengo que rescatar las llaves de mi carro del parquero, por lo que le digo al amigo que está bien que coloque la caja en cualquier lugar, en el piso o dónde sea porque rescatar las llaves y luego adivinar dónde el pana dejó el carro puede tomar desde 30 segundos hasta 15 interminables minutos, donde además uno empieza a percibir el olor a pipí del fondo del estacionamiento.
Van Dame coloca las botellas en una mesa que es como un escritorio de ministerio de los 80 (hoy en día ya ni sé como son), esos de metal, grises, todo raspado y que tiene así marcado con una llave: Mi Cuchi, TQQJ.
No he dado dos pasos hacia las filas de carros cuando escucho más o menos el cordonazo de San Francisco. Una serie de ruidos metálicos, con alguito de vidrio, como si hubiera chocado un autobús contra un Fiat Cinquecento, además amplificado por la "acústica" del estacionamiento.
Me volteo: mi caja de vinos, de madera, con los vinos adentro envueltos en papel de seda, que he estado empollando en mi oficina durante de meses, termina de rodar junto con el calendario de Chicas Polar que tenía el pana en la mesa.
El pobre galán de otoño, ahora no parece tanto Van Dame, sino más bien Dino el perro de los Picapiedras, atiende la caja rogando que no esté ninguna botella rota. Se salvaron todas. La recoje, sigue siendo Van Dame.
Eso sí, esta vez me la da, porque por muy Van Dame mejor que cada uno cargue con su caja y con su muerto.
Nos vamos y estamos dejando el escritorio cuando escucho a Van Dame,
- Aaaaaaahhh…es que le faltaba una paaataaaaa!!!!
Yo pienso: El Soldado Universal jamás hubiese dicho eso… Así que me voy a buscar mi carro y dejamos en el suelo a la mesa mocha para que se consuele con media nalga de Marjorie de Sousa que se ve a lo lejos.

Las galanterías que me hacen tienen que ser bizarras.

sábado, 4 de octubre de 2008

Think Pink

Consejo: Si alguna vez tienes una duda...vete siempre por lo rosado.


Tremenda filosofía de vida. Es la parte final de la historia del dueño de una peluquería que cuenta cómo salió del closet. La tiene pegada en la entrada. Me encanta y espero que inspire a todas aquellas personas que viven reprimidas. No hay que olvidar que al final todos terminamos invetiblemente por ser quien somos...aunque no lo sepamos... o intentemos no enterarnos.

viernes, 3 de octubre de 2008

Justos de Genios

EL TIO OSWALDO

Hace ya unos añitos tuve la oportunidad de conocer un sr. peruano que se llamaba el Sr. Wu. El señor Wu me enseñó, en sus últimas horas, que no hace falta pasar mucho tiempo con una persona para dejar una huella en su vida, para marcarla de forma tal que esos momentos se recuerdan siempre y afectan, cambian de alguna forma quien eres.

Tal es el caso del Tío Oswaldo. Yo en realidad no pasé mucho tiempo con el Tío Oswaldo y de hecho lo vi pocas veces, pero esos encuentros dejaron una huella profunda en mí, y si tuviera que definir al Tío Oswaldo de alguna manera diría que es mágico.

En realidad no lo frecuentaba mucho porque el Tío Oswaldo no es mi tío. Es tío de una de las personas que más cariño le tengo en el mundo, mi gran amigo del alma Sandoval. Desde que conocí a Sandoval no hacía si no hablarme del Tío Oswaldo.

Recuerdo que conocí al Tío Oswaldo un día miércoles que jamás voy a olvidar. Nos reímos demasiado, hablábamos de literatura, de arte, de vida, y era como si el mundo entero lo manejáramos a nuestra disposición, entre conversaciones profundas, de esas que van a lugares que uno ni se imagina que existen.

Hablamos de la soledad. El Tío Oswaldo me ayudó a aceptar que está bien ser solitario, que es a veces una forma de vida, una necesidad y que si el alma la llama hay que escucharla, hay que dejarla venir. La soledad no hay que padecerla, al contrario, hay que gozarla y regocijarse en ella. Jamás me voy a olvidar de una pregunta que me hiciera:

- ¿Qué haces cuándo te sientes sola?

Y mi respuesta. Sin pensarlo.

- Escribo.

El Tío Oswaldo me regaló frases. Varias frases, que moran en mis cuentos, porque yo osé tomarlas como un regalo en el intento de hilar historias sobre este juego irónico, fugaz y a veces macabro que se llama vida. Sin embargo, aquellas que más me recuerdan a él son las que tienen que ver con esos amores prohibidos, imposibles, que fueron sin serlo y que a la vez siempre serán. Esos amores que se van a un rincón del alma donde el corazón le tiene prohibida la entrada al recuerdo, pues desnudan al dolor y queman el alma.

El Tío Oswaldo sacó un libro que publicó entre sus amigos, como los grandes poetas. Efectivamente, era como escucharlo hablar, todo, absolutamente todo venía del corazón. Sus poemas siempre me recordaron a un lugar lleno de árboles inmensos, de grama fresca en la que te acuestas y te hacen cariño los rayos del sol, una melancolía lenta y divina. Licencia para escuchar a los sentimientos. Pero una vez el Tío Oswaldo me regañó por dramatizar. Uno de mis defectos favoritos y cosa que practico con un nivel casi profesional. Su regaño lo recuerdo aún cuando me estoy ahogando a mis anchas en alguno de mis dramas.

El Tío Oswaldo me marcó tanto porque en este mundo lleno de gente que lo que quiere es llevarte por delante, sacarte todo lo que puede, aprovecharse, burlarse, donde lo que cuenta es ser abyecto, donde nada se hace desde el alma, donde el corazón es deshecho tóxico, conocer a alguien puro tiene que dejar una huella. El Tío Oswaldo no tenía intenciones ulteriores, jugarretas escondidas. El Tío Oswaldo era nada más El Tío Oswaldo.

Ya se fue, hoy hace dos años. La última vez que lo vi mi intuición me dijo que efectivamente no nos volveríamos a encontrar, aún cuando faltaba tiempo para que se fuera. El alma del mundo no se equivoca. Quizás por eso, ese día domingo, ya caída la noche, me monté en el carro, me fui la Cota Mil y comencé a llorar como pocas veces en la vida. Di cuarenta minutos de vueltas entre Terrazas del Ávila y La Florida. Llorando. Simplemente llorando.

Sé que está en buen lugar. Que algún día volveremos a vernos allí y seguiremos hablando de personajes, de libros, de cuentos, de frases, de ese silencio que no sabemos cómo interpretar.

Mientras tanto lo que me gustaría decirle y para eso tomaré una frase prestada es que como dice la canción de Dalí: si te reencarnas en carne, vuelve a reencarnarte en ti y si no, ayúdanos a reencarnarte en prosa y en verso, pues andamos justos de genios.

Por lo que fuiste simplemente una palabra: Chapeau.

52 Cosas Buenas - 4

La número 4: Le traje galletas al pobre hombre que estaciona los carros dentro de este bicho que llaman La Pirámide. El pobre está siempre colapsado.

Ahora, la cosa es que todo esto se devuelve. Subiendo a la oficina me paré a comprar un refresco y un agua. No me alcanzaba la plata. Tenía a penas 2.000 bolos en el portamoneda. Le digo al sr. del kiosko:
- Pana, mi fondo monetario está como el de los bancos gringos.

El italiano que está sentado tomándose un café dice:

- Tienes la suerte de que aquí hay uno que te puede dar el capital que necesitas.

Yo me negué como pude. Entonces me decía:

- No seas tan latina. Se más Europea.

Gracias amigo Italiano de La Pirámide. Nos cayó de perla la pepsi light en este viernes, qué gracias a Dios llegó y en el que voy a tardar 3 horas en llegar a mi casa.

El Romance de Leonardo




De Dmitri Mehrekovzky. Mi libro favorito. Quizás por una razón más sentimental que literaria, es porque mi papá lo adora y no me dejó en paz hasta que se covenció que lo había leido. No fue fácil conseguirlo. Primero, fue por Amazon, me llegó una edición muy vieja en inglés, que casi se me deshacía en las manos. Luego lo vi en Italia en un viaje, en Italiano. Cuando por fin aprendí a hablar Italiano lo encontré en España. Una versión barata, de bolsillo, excelente. Amé cada una de las páginas de este libro. Mehrekovzky es sencillamente brillante. Este Leonardo es quizás unos de los personajes más bellos que he leído. Al final lo sentía parte de mí. Su melancolía, su tristeza ante saberse un hombre genio en un mundo plagado de supercherías y fanatismos ilógicos, su pasión por la belleza y por la inteligencia están plasmadas con una pluma impecable.
Una de las frases que más recuerdo del libro fue una que le dice Leonardo a un funcionario de Florencia. Leonardo había sido encargado de pintar unos grandes oleos para el Palazzo donde estaba la sede de gobierno. El quería hacer unas escenas de grandeza y elegancia, pero el funcionario le pedía escenas de guerra. Leonardo se niega, dice que no debería el gobierno hacer ese tipo de propaganda, sino más bien presentar a la ciudad desde un punto más elevado. El funcionario le dice que al final lo único que importa en el gobierno es lo que quiere el pueblo, y el pueblo quiere guerra. Por ende lo despiden y se incorpora Miguel Angel.
Leonardo antes de irse le dice al funcionario:
"Claro, hay que escuchar al pueblo, pero a un hombre instruido no hay por qué escucharlo. Un hombre instruido e inteligente puede equivarse. En cambio la voz del pueblo, es la voz de Dios."
Amo, esta cita. La ironía y el sarcasmo en gota. Casi nadie la entiende y mucha gente me ha dicho que es incoherente. Yo veo perfecto la burla que Leonardo le hizo al funcionario. Este, obviamente, se quedó sin entender, y al contrario estuvo de acuerdo con Leonardo.

jueves, 2 de octubre de 2008

Sangría

Mihermana está ayundando a mi sobrinita con su tarea, justo al lado mío.
Le pregunta:

- ¿Qué es la sangría?

Yo pienso:

- Fácil!!! Bebida elaborada a base de vino y frutas.

Ella responde:

- Espacio que se deja al comenzar un nuevo párrafo.

Shit. I think I need help.

Demasiado Bueno para un Martes Leyendo Periódico

Por lo general el periódico deprime. De verdad. Aveces pienso que los grandes laboratorios y fabricantes de fármacos del imperio realizan un experimiento en Venezuela para pobrar barbitúricos, antidepresivos, somníferos, medicinas anti ansiedad, etc...
El caso es que no sé si estoy perdiendo la cabeza, pero vi una parte de El Universal ayer y me he echado a reir que casi me hago pipí en la mesa del desayuno.
Resulta que hay como 4 candidatos a la Alcadía de Baruta (esa es la unidad), y pusieron en un cuadro las propuestas.
Uno de ellos, independiente, propone para solucionar el tráfico:

- Hacer un estacionamiento sobre el Río Guaire.

Osea. Qué vaina tan buena!!! Nada más por eso debería ganar el amigo. Y los planes para la policia eran más o menos: Convertir la comisaría princial en la sede de CSI y contratar a Robocop para que de unos entrenamientos. Comprar los equipos de Batman para uso de la policia (cámaras, GPS personalizado, no no ahora sí tiene que venir a venezuela Dany Glober, Sean Penn, Kevin Spacey, pero que no se vengan sin James Bond, porque con los equipos de este carajo hace el resto de las películas que le quedan).

De último el del PSUV planea: Cerrar la policia por 6 meses...para mejorarla...
No no no. Demasiado bueno. Es que es too Venezuela:
Marcas el número algo así como 800-HONGUITOBARUTA, porque te robaron o algo por el estilo.

Te sale una voz tipo Albani Lozada:
- Gracias por llamar a la Policia de Baruta. En estos momentos nos encontramos cerrados por mejoras para usted. En 6 meses volveremos para protegerlo de los choros, ampones, rateros, secuestradores, violadores, asesinos y hasta su propio vecino o cónyuge abusador. Mientras tanto, trate de no recurrir a la violencia, ella es el arma de quienes no tienen la razón.
Y la voz de Martha Rodriguez Miranda: Recuerda que es muy facil ZZZEERR un buen ZZZiuudadano.

Demasiado bueno para un martes leyendo periódico.

miércoles, 1 de octubre de 2008

52 Cosas Buenas - 3


Hay quien dice que Chávez no se va a ir por mi culpa. En vísperas de los anuncios de Tibisay Lucena cuando el 2 de diciembre, prometí ir a misa todos los domingos durante un año.
Tuve la intención de ir el domingo siguiente, pero algo pasó. No me acuerdo. Así que lo cambié. Me declaro el propio venezolano. Cobro y después me hago la loca. Pero ojo, lo cambié por algo factibe. Hablé con Dios, y con mi abuelita que en paz descanse a quien metí en el rollo de la promesa y le dije:
Tu y yo sabemos que yo nunca he creido en misas. Es verdad...yo siempre soy de las que va y apenas entro empiezo:
- Qué feo el peinado de esa vieja. Pobre, debe tener como 82 años, seguro cuando yo sea así de vieja una chama como yo va a pensar que mi peinado es horrible. Es más seguro se me cae full pelo, aunque con esta mata de pelo debe ser una bendición.
- Y con tu espírito- Digo a coro, no sé ni por qué, me lo aprendí de memoria en el colegio.
Siempre pienso, el espíritu de quién? de Dios? Sí, no debe ser o de Jesús?? Bueno si Jesús y Dios son lo mismo debe ser con los dos de cierta forma.
Y mi cerebro sigue...pana, para que traen a esas pobres criaturas que gritan a misa. Déjalo en la casa compinche! Ya le tocará. Qué ladilla hoy es domingo, pana, qué fastidio, qué flojera, mañana hay trabajo. Si mucha gente no comulga capaz que llego y veo el final de The Amazing Race.
- La paazz esstéee coonn nooostroosss (cantado) la ppaaazz estéee con nooostroosss- y mi mente sigue mientras canto como robot: pana, la señora de atrás tiene que cantar como si fuera Monserrat Caballé frustrada??? Osea hello!!! Por qué alguien no le informa que está gritando.
- La paz sea contigo- Verga, le dije contigo y el pana tiene como 60 años, se dice con usted? Y esa tipita se hizo la loca, ahí síiii, no me vas a dar la paz, pues yo tampoco.
Aaaay más guitarrita, y ahora qué van a cantar???? A quién contrata para que cante aquí??? Ringo Star se murió ya, supérenlo, hasta cuando con la guitarrita, me muero de calor, creo que estoy mareada.

En fin. Qué ese tipo de cosas no son las que uno debe pensar en misa. Misa debería ser reflexión, etc...yo simplemente no poseo esa cualidad de hacer reflexión en esos lugares. Así que le dije a Dios: Déjame hacer algo en lo que yo crea. Para mí ir a misa es hacer cosas buenas por los demás. Es demostrar que mejoras, que piensan en el otro, etc..etc..you know the drill man. Así que esa es mi verdadera promesa 52 cosas buenas.
Sé que hice 3 ahí mismo. Pero no me acuerdo bien:
- Algo con el vigilante de la caseta (que ahora es mi mejor amigo, me cuenta la novela cada vez que paso el pobre).
- Fui a un velorio donde yo no tenía mucha vela pal entierro, pero me lo agradecieron mucho!
- De pana no me acuerdo!! Pero sé que lo hice.
Nada. Seguiremos empezando por el cuatro y pienso registrarlo a fin de que no se me olvide.
A ver si cuándo termine mis 52 cosas quitan lo de las 26 leyes. A ver si se va Chávez. Mínimo no me pueden echar la culpa.