sábado, 20 de diciembre de 2008

Ciudad de la Furia Anuncia la Salida de Algún Vuelo...hopefully!



Por fin llega la única época del año en la que podemos escaparnos. Nos vamos a hacer un recorrido interesante. Una de las cosas que más me gusta hacer, viajar en carro.
Pero primero hay que agarrar un avión, y ya sabemos lo que agarrar un avión significa en la ciudad de la furia.
Colas. Caras de Culo. Paranoia por los choros de aeropuerto. Colas. Colas. Colas. Esperar en tu silla con tu libro y desarrollar una clase de paciencia que sólo deben tener paquidermos, marsupiales y algunos moluscos, por supuesto también los corales.
Yo sólo pido, que por favor no se me siente un luchador de sumo al lado, ni un chino hediondo con uñas de arpista profesional (algunos sólo tienen larga la del dedo chiquito y es algo que desequilibra el cerebro), ni una de esas personas que se baña solamente en luna llena y que huelen como a trapo húmedo, y Diosito también aunque sé que te debo full, plis que no se me siente al lado alguien con una peste como me pasó una vez. Una hindú que la pobre mujer tenía algo así como la gripe aviar mezclada con un ataque de pulmonía.
Espero también que no se mueva mucho. ¿Qué puedo decir? No me gusta. Es como dice Jerry Sinfield, nunca has visto a un pez manejando un carro, entonces pedirle a un ser humano que se sienta cómodo en un avión es como too much. Pero bueno, esta vez nos resbala, porque tenemos otras prioridades y otras preocupaciones.
Así que off we go. Nos volveremos a ver en otra ciudad. Otro aire. Otro cielo. Una de mis ciudades favoritas, donde una freak como yo pasa desapercibida y uno puede ser simplemente lo que es y mientras más raro eres, más común te ves.
Vacaciones de la ciudad de la furia. Lo más bizarro es que uno termina por extrañarla. Por sentirse tan parte de ella que a los pocos días extrañas el caos y la sinceridad asqueante de la anarquía. Así como extrañaré a Helga, Tomás, Astro y Catalina. No hay nada como entrar a la casa y que se hagan pipí sólo de verte. Bueno mis mininos caninos, hasta dentro de tres semanas. Me verán volver a la ciudad de la furia.
Y como nos hace decir mi hermana:
¿Con quién vamos?
Con Dios y la Virgen.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Almorzando con el Chavo del 8


Ayer prendí la televisión durante mi hora de almuerzo. Que la verdad que almorzar sola viendo tele es quizás uno de los placeres más grandes, no sé por qué, pero me encanta, además repetí gratén de berenjenas, sin que nadie me dijera nada. Lo cierto es que me quedé viéndolo un rato y antes de que me diera cuenta me estaba riendo de una estupidez tal como:

- Ni me llamo maestro, ni me apellido longaniza. Me llamo Longaniza y me apellido Maestro.

Risas.

- E, e. Digo me llamo profesor y me apellido Girafales.

Por supuesto que no pasaron ni cinco minutos antes de que saliera Doña Florinda con lo de:

- Ven, Quico, no te juntes con eeessta chuuusma.

- Chusma. Chuma. ¡Ppprrrrttt!

Empujón a Don Ramón.

La verdad es que por un lado uno ve el Chavo del 8 como la idiotez más grande del mundo. Unos chistes bobos hechos por unos tipos que parecen ser unos gafos. Pero algo tiene que tener ese programa, porque yo lo veía cuando estaba como en 6to grado y no le podía quitar la vista de encima, igual que mi hermana (que ya estaba en la universidad), nos moríamos de la risa y hoy, 16 años más tarde, ese programa que para ese entonces ya era viejo, lo siguen pasando como si fuera la última temporada de Héroes.

Entonces pienso en Roberto Gómez Bolaños, el creador e intérprete del Chavo del 8 y en que realmente es genial. Si hay algo que yo admiro es cuando en las cosas más sencillas se logra alcanzar una profundidad considerable, y se tocan temas que de otra forma, sobre todo para públicos tan básicos como el latinoamericano, serían demasiado áridos.

El Chavo del 8, un niño que vive en un barril y va al colegio e interactúa con sus amigos y con adultos que ante su situación se conmueven pero no hacen nada, pareciera algo sencillo y hasta trivial. Después de todo, situaciones como esas las vemos a diario en los países de México hasta Argentina. La pobreza, la indiferencia, los vecinos como Doña Florinda que tienen más que los demás y no sé preguntan por qué, ni cómo hacer para que sus vecinos mejoren, porque no se dan cuenta que el bien de uno está en el bien de todos. Allí está la genialidad de Gómez Bolaños, que además, logra algo que es muy difícil para quien trata de contar una historia, que es hacernos reír y no se trata de un humor tonto, de una risa superflua como puede ser la que produce un programa como Friends (que también adoro pero por otras razones) sino que la risa que produce el Chavo del 8 viene de la ternura, de la compasión y hasta de la pena. La pena que se siente cuando uno ve a un ser tan desvalido, tan inocente y que no se pregunta por qué sus condiciones no son como las de los demás, sino que simplemente se deja llevar por la vida, sin esperar mucho de ella, pero tampoco dispuesto a darle demasiado. Y lo que es más, el Chavo del 8 siempre encontró una ocasión para darles lecciones a los adultos, y ente caso recuerdo la mirada apesadumbrada del Sr. Barriga, que iba a cobrar la renta y siempre recibía un golpe del Chavo, y que en el fondo iban dirigidas al televidente. Lo que demuestra que el Chavo tiene potencial, como lo tienen todas esas personas que viven en condiciones de desventaja en nuestro continente y que simplemente nadie ni los tomó en serio, ni les dio una oportunidad. No debemos olvidar que creer en nosotros mismos y en la capacidad que tenemos para salir adelante no es algo innato, es algo que nos enseñaron.

Me llama la atención el personaje de Doña Florinda. A mi ella nunca me cayó tan mal, debe ser porque en el fondo todas las mujeres nos reconocemos en una cuaima que levanta sola a su hijo, que es responsable y que está enamorada de un hombre que aparenta ser bueno con ella. Sin embargo, es tan cuestionable la manera injusta y clasista como trata a Don Ramón, sin detenerse a pensar que ella vive en el mismo lugar y que a pesar de que vivan vidas distintas y vean las cosas de manera diametralmente opuestas, quizás es mucho más lo que tienen en común que lo que se los hace diferentes. La bruja del 71 era otro personaje peculiar, enamorada como estaba de Don Ramón, que lo perseguía hasta la desfachatez y con su antipatía por los niños, pero que en el fondo era buena. El clásico ejemplo de los resultados del machismo, las mujeres que se quedan solas, que luego de cierta edad no se les toma en serio y que deben seguir los patrones que dicta el estereotipo al que pertenecen. Ñoño, era lo máximo, el propio niño insoportable, que sabe que sus papás tienen una posición privilegiada sobre los demás, lo que además representaba de forma excelente con sus dimensiones de gargantúa.

Claro, que igualmente la interpretación que uno haga del programa dependerá del nivel educacional, pero igual, el calibre de reflexión está allí. Y el programa sin duda toca fibras que trascienden los países y las generaciones y eso habla de la naturaleza humana, de que en el fondo, pobres o ricos, felices o deprimidos, exitosos o fracasados, todos tenemos algo que nos une. Yo pienso que es la bondad, el gusto por el humor sincero, la capacidad de pensar y de enternecernos por los demás. Son cosas que me devuelven la fe en el ser humano.

martes, 16 de diciembre de 2008

Surrealismos de Moto Taxi


Cuando alguien te cuenta que una persona del trabajo estaba montada en moto taxi y que el conductor se para en un momento, saca una pistola y le dice:

- Tranquila que esto no es contigo. Es el bicho que está allá que me debe una.

Acto seguido comienza a disparar tratando de matar a un tipo que iba pasando por la calle.

Esa misma persona me contó que a otra persona de su trabajo que osó montarse en moto taxi, la dejaron parada frente a un semáforo mientras el motorizado se bajaba, corría a donde estaba una señora y le robaba la cartera. La mucha salió corriendo. El motorizado al percatarse le grita:

- Eyyyy no te vayas vale.

Ella se devuelve, le paga la carrera y le dice:

- Pana, le estabas robando la cartera a la señora. Toma tu plata pero no me hagas nada.

Y sale corriendo.

Lo más sórdido de todo: es que en ambos casos había cola, peatones, hasta policías cerca. Nadie hizo nada. Hoy en día los disparos son para la Ciudad de la Furia como las gotas de agua. Caen en cualquier lado, en cualquier momento, sin que nadie los pueda predecir, ni detener.

Creo que lo único que queda son las palabras de Conan Doyle:

"Si queremos efectos extraños y combinaciones extraordinarias, debemos buscarlos en la vida misma, que siempre llega mucho más lejos que cualquier esfuerzo de la imaginación. […]La vida es infinitamente más extraña que cualquier cosa que pueda inventar la mente humana. No nos atreveríamos a imaginar ciertas cosas que en realidad son de lo más corriente. Si pudiéramos salir volando por esa ventana, tomados de la mano, sobrevolar esta gran ciudad, levantar con cuidado los tejados y espiar todas las cosas raras que pasan, las extrañas coincidencias, las intrigas, los engaños, los prodigiosos encadenamientos de circunstancias que se extienden de generación en generación y acaban conduciendo a los resultados más extravagantes, nos parecería que las historias de ficción, con sus convencionalismos y sus conclusiones sabidas de antemano, son algo trasnochado e insípido."

Es como si un cuadro surrealista tomase vida de repente, con todo su desorden y su sin sentido. Definitivamente para quien escuche los cuentos de la Ciudad de la Furia los encontrará poco creíbles. No hay mente humana que pueda atreverse a imaginar nuestra realidad, menos aún, llegar a creer que es verdad.

Pero amigo, lo verás en la Ciudad de la Furia.

lunes, 15 de diciembre de 2008

La Obra


De Émile Zola. Se dice que esta es la obra más autobiográfica de Zola, donde entre otras cosas plasma su relación con el gran pintor impresionista Manet. Lo cierto es que Manet se enfureció con Zola a leer la obra y tiene toda la razón. Zola, como escritor, hace en este sentido gala de una prepotencia extraordinaria y deja al género de la pintura como un género artístico prácticamente desahuciado, a merced de las academias y de la ignorancia no sólo del público burgués, incapaz de entender el arte y su significado, sino además incapaz de sensibilizarse ante prácticamente nada. Zola además castiga a los grupos de artistas que luego de compartir ideales de genio y grandeza terminan por odiarse en su madurez, culpándose unos a otros por sus fracasos, sobre todo económicos y sociales, sin que quedase ningún tipo de respeto artístico. El personaje del pintor, Claude Lantier, quien es el personaje principal de la obra queda como un incapaz, que a pesar de su gran genio, su talento y su visión artística no logra consagrar ninguna tela y se suicida. El personaje del escritor, Sandoz, al final triunfa y se hace famoso y aunque menos genial es más sensato. Parte interesante de este libro es la descripción de las obras, la interacción entre los artistas y sus visiones sobre cosas como la música "el primer idioma" y ese Paris tan añorado del siglo XIX. Este es un libro que puede ser apasionante para quienes aman el arte y se sienten atraídos por la mística de los artistas bohemios.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Waisted Megas del Cerebro


Yo no puedo creer la cantidad de basura que uno guarda en el cerebro. Si yo hubiera utilizado ese espacio para otras cosas a lo mejor ahorita sería técnico de la Nasa, a lo mejor me hubiera ganado un Pulitzer o estaría en Oslo recibiendo un premio nobel, no sé de qué, pero de algo, porque hubiera utilizado ese espacio para cosas más productivas para la humanidad.

Yo no puedo creer que en menos de un minuto pude recordarme que Carmen María Montiel es la ex miss que vive en Houston. Que además casi que me acuerdo cuando ganó. Yo sé que Astrid Carolina Herrera fue Miss Mundo, con un vestido azul. Yo sé que Pilín León también fue Miss Mundo. También sé que Martiza Zayalero fue Miss Universo en el 79 y que fue la primera. Después vino Irene Sáez, con su vestidito rosado, en el 81 el mismo año que Pilín. Yo sé que el montaje del Miss Venezuela lo hace Joaquín Riviera y que las coreografías son de Maryori Flores, con el gran Ballet de Venevisión. Además me acuerdo que en esa época los trajes de baño para el desfile los hacía Africa. Me recuerdo que Bárbara Palacios, es Bárbara Palacios Teide y que además ella pasó a animar el concurso junto con Gilberto Correa. Y lo que es peor, tengo guardado que en Radio Rochela hacían el Miss Chocozuela donde Bárbara era Tártara y Gilberto era Gilberto Chorrea.

Yo sé que Mariela Alcalá era la protagonista de Rubí Rebelde donde hacía un doble papel, al lado de Jaime Araque (a quién yo amaba, yo visualizaba así el hombre de mi vida) que manejaba un Ford sierra amarillo. Victor Cámara protagonizó una novela con Karina. Víctor Cámara hermano de Carlos Cámara, que era Cirilo en Topacio que era Grecia Colmenares. Además está Carlos Mata, que trató de ser cantante, que cantaba "que por qué te quiero, culpable es tu corazón, es buscar tu abrigo cuando tienes frío es un no sé qué" y esa canción era el tema de la telenovela Topacio.

Yo recuerdo que Pecos Cambas era un asiduo de Sábado Sensacional, cuando animaba Amador Bendayán y que el grito era "¡Ánimo Amador!" También iba Nelson Ned, que le decían el gigante de la canción. Así mismo me recuerdo de Contesta por tío Simón, que los lunes eran de coquito (con su respectiva canción), martes de Zurima (Zurima con tío Simón, yooo, pondré mi corazón, ustedes la sintoníaaaa), miércoles de Chusmita y Jueves de Teresita. Después de Tío Simón venía la pequeña maravilla y después Ponky Brewster cuyo perro se llamaba Brandon.

Cosas como que Miguel Angel Landa animó Bienvenidos durante toda nuestra infancia y la cancioncita siempre era la misma (Bienvenido esta noche a la casa de usted…). Ni hablar de las propagandas de Dee Dee Jean y de Minelli, que todas las hacían las ex misses y protagonistas de novelas en lo que era la cosa más guarra del universo.

Estaban las propagandas de Top Sailor y las de Peper Peper, cortos y cortos y cortos y más cortos. Están nombres como Henry Galué, Esperanza Magaz, Tomás Henriquez, Carlos Marques, Doña Amalia Pérez Díaz, Flor Núñez y Caridad Canelón, yo no puedo creer que yo llegué a ver a Caridad Canelón protagonizar una novela.

El mundo de los deportes también viene con carga de basura para el cerebro. Yo sé que el segundo nombre de Gabriel Batistuta es Omar, que el arquero del equipo de Italia cuando Brasil le ganó el mundial se llamaba Gianlucca Pagliuca, que después vino Francesco Toldo.

De verdad, que cantidad de basura la que uno guarda en el cerebro…y lo peor de todo es que eso es nada más el comienzo.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Gritos de Carro

La hermana de Charles va por la calle y escuchar gritando a cuatro tipos en un carro:

- ¡Aaaaaaa Cóño e´la madre!!! ¡Lo odio! ¡Lo odio!!!!! ¡Teeee oooooddiooooooo!!! Chaaaveeezzzzzz teee Oooooddiooooooooo!!!!!!!!

Sentimiento que muchos quisieran expresar. Y no pueden.

Sí. En plena cadena.

martes, 9 de diciembre de 2008

Casos Especiales


Así que me toca ir a resolver el tema del carro de mi mamá que según el INTTT (o lo que sea) tenía como status "borrado en pantalla." Nada más llegar a la puerta del INTTT es como un aeropuerto en semana santa. Colas. Gente sentada en filas de sillas (por lo menos tienen) y en la puerta recibiendo un tipo que dice: "Número pol el que telmina su ceúla." Llego yo con la carita de perdida que pongo siempre que voy a uno de estos lugares esperando ganarme la buena voluntad del funcionario. Le digo que mi carro no aparece en pantalla. Me dice: "pase pol taquilla uno."

Paso por un pasillo y ya cuando voy a entrar al lugar donde están las taquillas me paran en la puerta. Echo mi cuento y dicen. "Taquilla 18." Eso no puede faltar. Parte de la emoción. Uno nunca sabe si está en el lugar correcto.

Llego a la taquilla 18, que es un escritorio con un papel que dice: Taquilla 18 SOLO PROPIETARIOS.

El señor me atiende con cara de qué fastidio que te apareciste me iba a ir fumar un cigarrito. Yo le echo mi cuento. Le digo que mi carro no aparece en sistema. Él no entiende cómo es que eso es así. Yo le digo que eso fue porque se quemaron las torres del Parque Central y con cada de culo me dice: "Eso no tiene nada que ver."

Acto seguido se pone pana. Me dice, lleva el papel allí a la PTJ (todavía le dicen así, hay cosas que no cambian) le dices al funcionario que te verifique el título y las copias. Me lo traes y me lo dejas. Eso sí. Lo buscas mañana en la tarde.

La PTJ es un lugar bizarro. La puerta está forrada como si fuese un regalo. Pero está cerrada. Yo la abro y el policía me ve con cara de abusadora y me dice que espere afuera. Espero. Por fin sale y me dice que pase. Me siento. Empieza a revisar los papeles. Cada dos segundos tocan la puerta y él se para abrir y la cuestión tarda porque el hombre no puede concentrarse. Por fin ve los papeles. Mete unos números en una computadora y me dice que el carro es una Blazer Azul a nombre de alguien así como Aquilino Hernández. No señor. Ese no es. Vuelve a meter los números y aparece el carro. El carro aparece en la computadora, pero dice: No aparece en sistema.

No entiendo. Está en la computadora. Pero no está en el sistema. Después me pregunta: "¿Cómo es posible que el carro que no esté en sistema?". No sé señor, ni idea. Eso es que nunca lo registraron, me dice. Eso quiere decir que el papel este que tienes aquí es chimbo. Nada, ya me vi en Globovisión. Atrapan a líder de banda roba carros, todo por un bicho del 1997 que cuando lo ves feo se apaga. El pana me dice, pues este papel es chimbo. No sé como lo tienes. Eso es un delito.

En eso tocan la puerta entra un tipo. El policía le dice que se espere, pero el pana insiste y lo atienden a él. Me da rabia pero no me puedo quejar porque capaz voy presa. Así que sigo esperando. Calladita. No sé si sacar el blackberry y decirle a mi hermana que a lo mejor me tiene que ir a buscar a Cotiza. No sé si llamar a mi abogado. A lo mejor hago tipo Joey en Friends, me paro y salgo corriendo, pero tengo tacones y eso está full de policías. Así que sigo pensando que quién coño me mando a meterme en ese peo.

Se va el tipo. Entra un señor y el policía le dice, ya tenemos a la primera presa de hoy. Se me quedan viendo. Yo me río. Qué más voy a hacer. El policía sigue chequeando algo en la computadora. Le hablan por radio y tocan la puerta. Entra una tipa con credenciales de la policía y una señora. Una gestora seguro. Las mandan a esperar. El policía chequea mi hoja. La firma y le pone un sello. Me dice: Está listo pasa por casos especiales para que lo metan en sistema.

No pregunto. Agarro mis papales y me voy. Pienso que es algo surreal.

Cuando salgo a casos especiales y voy a dejar los papeles el que me había atendido no está. Así que espero un rato en la silla y veo que la otra señora de la taquilla 18, que está atendiendo a alguien en realidad no la está atendiendo. Están viendo fotos. Fotos extrañas. Unos tipos fumando. Con pelo largo, con el cigarro grandote. Un tipo y una tipa que parecen los Caramelos de Cianuro recién levantados fumando. Yo espero. Suena un celular a todo volumen que dice "Goooooooooooooooooooollll" y me rio con una señora. Al rato se cansan de ver las fotos y se va a acercar un señor, así que me levanto porque no me gusta que se me coleen y le digo a la señora que me mandaron de PTJ para que ingresen el título al sistema.

En qué número termina tu cédula. Me dice ella. En 2. Ah no. Hoy no lo puedes hacer. Tienes que venir el lunes. Hoy es 3 y 4. Yo le digo, pero el señor me dijo que pasara por aquí. Sí, pero sólo trabajamos hoy con 3 y 4.

Surreal. Bizarro. Sórdido. Así es un trámite en la Ciudad de la Furia.

lunes, 8 de diciembre de 2008

To Be or Not To Be

That it the question.

Verga. La incertidumbre es la peor sensación del mundo. Con esa nos jodieron. Esa es la hallaca de toda la mierda que uno puede sentir: Miedo, angustía, resignación, tristeza, ansiedad, locura, impaciencia, obsesión, incredulidad, fe, tranquilidad, pánico, terror, olvido. Se queda algo afuera? Te sientes vivo sí. Pero a veces dan ganas de estar muerto.

Camino de los Sueños


Anoche soñé que una tipa que tengo fácil 5 años sin ver me estaba dando un masaje porque me dolía full la espalda. Entonces, por una razón de esas que los sueños no aclaran, tuvimos que salir del lugar del masaje. Fuimos caminando por un centro comercial, yo tenía nada más una sábana de flores amarrada para taparme, pero nadie le paraba. Llegamos a un restorán y allí íbamos a hacer el masaje cuando identifiqué a un amigo, que tengo tiempo sin ver, que jamás me devuelve la llamada y que me embarcó hace como dos meses cuando lo llamé a pedirle una ayuda. Yo lo saludé con pena, me vio como si yo fuera una recoge latas y siguió hablando con unas tipas que estaban con él. Me levanté indignada.

Estoy pensando si lo llamo o no. Si el sueño a lo mejor sea una señal, de que por más inmamable que esté mi amigo hay algo que lo puso en mi subconsciente y debo contactarlo. Quizás una de las cosas que más nos intriga como seres humanos son los sueños, por eso el tema ha sido objeto de estudio, especulación, ciencia y misticismo. Hay quienes utilizan los sueños para persuadirse de algo o para dejar de hacerlo, incluso están algunos escritores que escriben lo que sueñan a penas se despiertan para utilizarlo como fuente de inspiración literaria.

He tenido mis épocas con los sueños. Definitivamente cuando estás pensando mucho en algo se presenta en tus sueños. Como la vez que yo adoraba a un hombre, que por supuesto no daba ni medio por mí, y se me aparecía en sueños, de mil formas y entonces despertarse era todavía más doloroso. También he soñado cosas como que estaba almorzando con el Papa. He soñado que me estoy agarrando a golpes, que ponen preso a mi papá, que fusilan a mi mamá, que discuto con mis amigas. Incluso antes de casarme soñé que con quien me iba a casar era de nuevo con mi ex esposo.

Ese sueño fue uno de esos que duran unos 10 segundos después de que te levantas y te llegan a generar una ansiedad horrible. Me levanté y casi me da un infarto. Pensaba, " ¿Cómo coño me salgo de esto? ¿Pero yo estoy loca, cómo hice para meterme en este peo? ¿Este hombre sigue en mi vida? ¿Pero cómo?" Hasta que caí en cuenta, que no. Que no era él. Eso mismo me pasó con un trabajo que era agotador. Soñé una noche que tenía que corregir cuadernos. Yo corregía los cuadernos acostada en mi cama. De un lado ponía los que iba corrigiendo y así los iba tomando hasta que me vencía el sueño. Una noche soñé que me faltaban como 70 cuadernos para entregar al día siguiente. Me levanto busco a ambos lados de mi cama y no veo nada y pienso: "¡Mierda! ¡Perdí los cuadernos!" Salté de la cama buscando las llaves del carro para ir a ver si era que no los había bajado, cuando de repente me dije a mi misma: "Hace dos años que renuncié a ese trabajo."

En fin. He soñado tantas cosas, una vez soñé que era negra. Me dio pánico. He soñado que soy actriz, que me matan, que un pitufo me tuerce el brazo, (me levanté y tenía el brazo en mala posición) y ni hablar de los sueños eróticos que también están por ahí, recuerdo una amiga que le encantaba la serie E.R. y tuvo un sueño erótico con el calvo en vez de con Dr. Carter que era el que le gustaba. Estaba furiosa. Con todos esos médicos bellos viene a soñar con el calvo.

Dígame los sueños de perro. Me da mucha risa ver sobre todo al grande que llora y mueve las paticas. Yo siempre pienso que sueña que está corriendo por algún lugar y no puede alcanzar algo que quiere cazar, o a lo mejor recuerda un antiguo dueño que le hacía daño. Lo más cómico es que si alguien hace ruido se levanta y ladra furioso, molesto de que le interrumpan su sueño.

Hay sueños que marcan. Yo una vez soñé que mi papá se moría un 24 de julio y desde ese día le tengo tirria a esa fecha. Cada vez que llega quiero que se acabe rápido el día. O una vez que soñé que me casaba con mi primer novio y pude ver el vestido y todo, la cosa más cursi del universo. Recuerdo un sueño que contó un amigo donde yo hacía un montón de cosas locas, como llevarle helados y regalarle un cassette que se enrollaba, entonces nos pusimos a interpretar el sueño. Cada cosa tomaba un significado.

También están los sueños con números que usa la gente para jugar a lotería, soñé con el 33 juégalo. O soñé con tres perros, ah eso es el 15 juégalo.

Hay miles de teorías sobre el origen de los sueños. Desde la clarividencia hasta simple desorden neurológico. Igual, es impactante cuando de repente vas por la calle, tienes años que no ves una persona, te la encuentras y recuerdas que la noche anterior soñaste con ella.

sábado, 6 de diciembre de 2008

La Familia Normal


Yo quisiera por favor que me llevaran a conocer a la “Familia Normal.” Claro que según las monjas del colegio donde estudié esos éramos nosotros, hasta que cuando cumples cierta edad te das cuenta de que vives con un grupo de freaks y haces tu primer reality check. Claro, es difícil aceptar el hecho de que tus padres, dicen mentiras, tienen manías insólitas como echarle jugo de naranja al cereal, etc…Lo que es más, el punto de que te dicen que vienes de la cigüeña, que te buscaron en Paris, o que te sacaron de un repollo, para que después te enteres cómo fue que hicieron tus papás para tenerte es vergatario. Y lo que es peor es que pasas una pila de años más escuchando que si lo haces tú te vas al infierno, te va a dar una enfermedad y todo el mundo te va a llamar de ramera para abajo. Esto constituye a mi modo de ver otra de las razones por la cual sosos seres humanos totalmente jodidos y confundidos.

En todo caso el punto es que somos seres raros y por ende las familias todas son raras. Yo recuerdo la vez que tuve un accidente de carro y me tuvieron que llevar al Centro Médico simplemente para agarrarme unos puntos. Ya habíamos pasado por el amargo trayecto en la ambulancia de Salud Chacao donde mi hermana le decía a la médico que fuéramos a la Clínica Ávila y mi mamá decía que no. Yo trataba de hablar pero me mandaban a callar. Mi hermana y mi mamá pelearon tanto que la médico las amenazó con bajarlas y sólo así se callaron.
Una vez en emergencia en menos de 45 minutos habían llegado, mis tres hermanas, mi cuñado, el novio de otra de mis hermanas, mi primo y la esposa y otra pareja de primos que estaban cerca, ah por supuesto, mi papá y mi mamá. Los 9 discutían afuera, a viva voz, sobre si los puntos los debería coger un traumatólogo o un cirujano plástico. Yo no hice sino pelear con mi mamá que estaba de mal humor, porque creo que no estaba contenta por lo del accidente y por no sé qué, que había dicho mi hermana. Así que después de un rato se fue. Luego las enfermeras terminaron de botar al resto de la familia que seguía hablando a todo gañote en plena emergencia y que lo que le faltaba era una punta trasera y una botella de whisky. Mientras todo esto sucedía mi hermana se quedaba mirando a una señora y un señor que estaban sentaditos en la sala de espera viendo aquello. Pensó:
- ¡Qué pena con esa gente! Deben pensar que esta familia es de locos.
Por fin se fueron todos, el cirujano me terminaba de coger los puntos y mi hermana me esperaba afuera para pasar la noche conmigo. Ella entonces descansaba tranquila porque ya no hay el ruido vergonzoso de los familiares histéricos, pero igual se sentía un poco apenada frente a la pareja que estaba en silencio. En ese instante sonó el celular de la mujer. Ella atendió y escuchó brevemente, a lo que respondió a viva voz:
- Mira dile a ese coño de su madre, que si quiere saber como está el enfermo, que agarre un carro y se venga hasta acá, no joda.
A lo que se levantó le dio el teléfono al hombre y le dijo:
- ¡Toma! Te paso a tu hermano.

Se levantó y se fue. Mi hermana se quedó mucho más tranquila pensando. “Todas, absolutamente todas las familias son de locos.”
Aunque cierta persona me hizo creer a mi que la suya era la única familia normal, pude comprobar que por creerse eso, precisamente era de las más peculiares. Igual insisto, ¿Existe la familia normal? Yo quiero conocerla. Aunque las navidades con ellos deben ser una ladilla.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Progesterona Diaries


¡Motherfocker! Es la única palabra para este momento del mes. La progesterona sube. Me acabo de enterar de que es por eso que uno se vuelve una especie de engendro. Lo pienso porque hace cinco minutos tranqué el teléfono. Me quedo pensando y lo poco que queda de mi lado masculino dice: Bicho pana. ¡Qué cuaima! A lo que mi lado femenino: Responde, Síiii. Síii. Soy cuiaima, ¿ y?? ¿ YYYYYY???? A pesar de que lloro por absolutamente todo, (es uno de mis trademarks así como la facilidad para el drama), en realidad como me dijo una vez un gran amigo: soy una gran racional. Eso lo heredé de mi papá, una de las personas más racionales y prácticas que conozco.

Sin embargo no puedo escapar a la focking progesterona y lo que hace con uno. No puede ser, lloras hasta con la propaganda más inútil, como la de Ford Explorer, con el tipo que daba el discurso de algo así trilladísimo como "vive cada día como si fuera el último." Lloras con canciones de Roque Valero, dígame las novelas mexicanas, cuando sale la chole diciéndole a la protagonista con sus pestañotas falsas y la boca más grande y roja que si la hubiera atacado un enjambre de abejas africanas: "aayy miiiijaaa, pa´que le voy a mentir, Malvina se llevó su chamaco" y aquella tipa llora y uno también llora. Como una imbécil. Tu lado racional te dice: El coño de tu madre, estás llorando con una novela mexicana. Pero no hay nada que hacer.

Después está el hambre que te da. Primero retienes agua como si fueras una represa. Te sientes como si te estuvieran inflando como un caucho de bicicleta y aún así te da un hambre descomunal. Y no es hambre cualquiera, no es que puedes comerte unas galleticas de soda, un cambur y matas la ansiedad. No. Es hambre de algo sustancioso. Algo así como espagueti con carne y con burda, burda de salsa. Otra maravilla, el cutis horroroso. Como si le hubieras ido a meter la cara al tubo de escape. No hay nada que hacer. Te echas cuanta mierda inventó Lancome, Helena Rubistein, quien sea, nada. Es un horror. No se puede contra ella. Te salen justo debajo del cuello, en la espalda y una que otra en la cara.

Por todos lados la hormona te bombardea con lo que te viene en un par de días, que no es tampoco un pic-nic, por más alivio que traiga a estos síntomas. Además te duelen las lolas. Si trotas, como yo, los primeros 9 minutos te sientes como si fueras un cocotero corriendo para el mar. Yo siempre llego a un punto en el que pienso: "Tengo algo. Esto no puede ser normal." Y el mal humor, la rabia infundada, la depre, el agotamiento y a veces el dolor de cabeza. Y uno todavía se pregunta por qué a veces las mujeres somos difíciles de entender. Nosotras, que no podemos ni entendernos a nosotras mismas, que muchas veces somos esclavas de nuestras hormonas, que son algo totalmente incontrolable.

Hoy encima me toca escuchar a Eros Ramazotti cantar…"Otra no puede haber…es la cosa más preocupante"

Verga Eros. Yo también pensaría que no hay otra que pase por esto, pero sí, creo que somos todas. Y en cuanto a lo otro, sí. Es preocupante. Es desesperante. Y lo que viene. Tres días de agotamiento, dolor de vientre y caminar por ahí con un pañal. ¡Mierda, qué mal humor! ¡Qué progesterona por las nubes! ¡Motherfocker!

jueves, 4 de diciembre de 2008

Borrado de la Pantalla

Parece algo que uno dice al hablar de algún programa de computación. Pero no. Borrado de la Pantalla es el status oficial del carro de mi mamá. Desde el año 97 ha aguantado cosas como los gritos de Martha Colomina a diario, mi manejada hasta Puerto La Cruz (con mi poca pericia al volante) a toda velocidad persiguiendo a una amiga que tenía una Prado nueva y aparentemente ningún miedo a la muerte, cerca de El Guapo la vaguada del 2005 y hace menos de un año cuando mi mamá se decidió a venderlo y lo mandó al taller para arreglarlo llegó pintadito y mi hermana en menos de una hora le aboyó una puerta contra un muro y al día siguiente me llevé un poste amarillo que re-decoró, por decirlo de alguna manera, el parachoques.

Ahora por fin ha llegado un comprador y resulta que el carro está "borrado de la pantalla" en la jerga de la gente del INTTT, todo porque cuando se quemaron las torres del Parque Central se quemaron los archivos que confirmaban la existencia del pobre y fiel carrito.

Las diligencias son un chiste, tienes que ir a casa de mil funcionarios para que vean el carro y escriban en otra pantalla, que tarde o temprano por algo también se borrará, que efectivamente existe. Típicos funcionarios que si les dices que vienes porque el carro aparentemente no existe en los archivos del INTTT o cómo se llame, te miran con cara de que te acabas de bajar del perro de Historia sin Fin. Luego les dices: El carro está borrado en pantalla y te atienden. Si les ofreces "pal cafecito" la diligencia dura 20 minutos. Si no ofreces cafecito, puedes esperar tus papeles en tres días hábiles, como estamos en diciembre son ocho y como ya cae después del diez te lanzarán la frase favorita: "Mi amor. Eso es pa´Enero."

Me pregunto ¿Qué otras cosas, además de la cordura, tendremos en status Borrado de la Pantalla?

Me parece escucharlo decir: "Me verás volver, a la Ciudad de la Furia."

¿Lleagaría el Capín Melao?

Esta mañana amanecí con un frío que me llega hasta los huesos. Nunca había sentido hasta los pelitos de las piernas erizados del frío. Por más que me puse una chaqueta, que me acurruqué un rato debajo de una montaña de cojines, sigo viendo mi piel como la de un gallo a punto de convertirse en olleta. ¿Será el Capín Melao? O como le dicen en mi casa "esa vaina que baja todos los años del Ávila." O será el virus que "está dando." Siempre la gente habla del virus que "está dando" como si fuera algo extraño. No recuerdo un época del año que no estuviese "dando" un virus del estómago, o un virus de esos con flema y fiebre, que alguien que te cuenta que lo tuvo, que su tío lo tuvo, que su mejor amigo lo tuvo y que el jefe de él también lo tuvo.

Siempre hay algo que tiene la culpa de los que está "dando," si no es el Capín Melao, culpamos a las lluvias, a los cambios de temperatura, a mojarse (está científicamente comprobado que los cambios de temperatura y mojarte en la lluvia no te enferman, pero, los cuentos de abuela son más poderosos que nada).

Tengo dos años que no me da gripe. Que no sé lo que es encamarse con piyama, los ojos vidriosos, viendo tele, con la cabeza a reventar, tomando tecitos, sin apetito. Espero que seas tú Capín Melao, y mi violenta alergia hacia ti, y no la gripe que viene a cobrarse su ausencia de estos años.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Locos de Parque


Los parques son lugares de una dualidad extraña. Yo antes pensaba que esta dualidad se limitaba a lo que es un parque de día y lo que es de noche. Es que un parque de día, cuando el sol brilla y las plantas esparcen su oxígeno es una cosa. En cambio de noche es otra muy diferente, todo él sumido en una especie de fingida muerte, en la que no hay respiración; entonces se vuelve un lugar solitario y casi diabólico. Como admiradora de parques, intento ir seguido al Parque del Este que es quizás el único como tal en la Ciudad de la Furia, al menos del lado este. Allí pasan cosas tan absurdas, tan propias de la Furia que nos invade, como la pitón que mató a su devoto guardián, hasta la construcción sin sentido que están haciendo.

Este tiempo de ir al parque, de correr y respirar, también me ha dado la oportunidad de ir observando la vida del mismo. De darme cuenta que la dualidad también existe de día. Por un lado, el parque pareciera pura belleza y tranquilidad, y lo que un amigo llama "puro Ipod," una especie de gimnasio público al aire libre. Pero poco a poco me he dado cuenta que hay algo que lo envuelve de misterio. Los personajes que día tras día se sumergen en él buscando no se sabe qué cosa.

Por un lado está la muchacha casi anoréxica que llega a pie. Uno puede ver su piel estirándose sobre sus huesos que están casi a punto de quebrarse a cada paso que da. Luego están los que corren en grupo, como una manada dando vueltas por la grama a un mismo ritmo, y en la distancia un entrenador que toma el tiempo. Ellos quieren aparentar que son corredores profesionales, y por ello van hablando, como si nada. Están las viejitas que van caminando juntas, conversando. Otras que están totalmente concentradas a paso rápido. Están los viejos que pelan bola y los que se encuentran con un amigo y hablan de política a todo gañote. Están los trabajadores de camisa roja, que uno no sabe bien qué hacen, y unos militares que salen con pantalones de camuflaje y unas camisas sucias de una casa que no sé para que utiliza. Está la fachada de las casitas del barrio que da hacia el parque, y no puedo dejar de pensar lo que costaría esa vista si fuese un edificio o si fuésemos un país desarrollado, fuese el bien raíz más caro de la ciudad.

También están los viejos que te pasan por al lado, igual que los maratonistas, que con su vestimenta, su velocidad, su manera de correr, te hacen saber que no están allí nada más que para trotar. Están las que están comenzando, trotando despacio, luchando a cada paso, sudando, con el rojo subido a los cachetes. Los gorditos, muchas veces en pareja, se nota que apenas comienzan por la mirada larga con que ven pasar a los corredores expertos, a veces los ves rendirse en seco. Una vez, se detuvo uno al lado mío y puede escuchar cuando le dijo a su compañero, agotado "Pana, ¡Es jodido!"

Quizás uno de los seres más extraños que he visto en mis días de parque es un señor que corre de un lado a otro de la pista de correr. Va como si estuviera rodando sobre patines, y se acerca a los árboles, toca los troncos o brinca para tocar las hojas y luego se lleva las manos a la nariz, como para sentir el olor de la naturaleza. Una vez se detuvo por completo y abrazó el tronco de un árbol muy grande, de esos que tienen un óvalo en todo el centro y allí le dio un beso, y después siguió corriendo. Me dejó pensando que en la ciudad cabemos todos y que sin excepción cada persona tiene un mundo entero en su cabeza, con sus razones, sus dudas, sus creencias. Yo me reconozco espíritu libre y así sentí a ese señor. Totalmente libre, totalmente feliz, sin pararse a pensar en lo que iban a decir los demás trotadores, ni los niños que juegan en las canchas, ni los muchachos que se aburren en la taquilla de pago del estacionamiento.

También está la muchacha que vende el periódico en la puerta, dejando incluso a una señora a quien no se le puede ver la cara, pues la lleva toda tapada con una toalla y encima se protege con un paraguas y me recuerdo de la suerte que tengo de no tener que esconderme del sol. Hay algunas criaturas que no hacen nada en el parque, simplemente espían y uno se pregunta si esos hombres con su ropa gastada son criminales, son locos, son flojos u olvidados por la ciudad. Por último, están a un lado del estacionamiento las jaulas de los perros de la división canina de la policía. Algunas, la mayoría, están vacías, otras en cambio tienen habitantes que al sentirte cerca ladran con una rabia escalofriante, entonces recuerdas que es mejor irse, porque el parque esconde misterios que uno no comprende y que a lo mejor te puede tragar algún día. Así que como la vida misma uno lo que hace es no mirar fijamente a nada y seguir.


 

Ya que no tiene maleta...

A vender lo que queda.

La verdad es que uno en la Ciudad de la Furia ve unas cosas!!

martes, 2 de diciembre de 2008

Síndrome de la Mujer Caraqueña del 2000

Según Charles esta enfermedad se basa en:

- Tener el segundo niño cuando el primero todavía no camina.
- El 95.5% de los niños se llaman Santiago.
- No pueden sino hablar de los pezones, las placentas y las pañaleras.
- Planean los eventos cómo si fueran los matrimonios de los niños. Todos son con sushi y whisky, atrás quedó el pabellón, incluso tenemos pruebas de que han habido cortejos en bautizos.
- Piñatas con whisky y sushi, la torta que es casi que un Cruz Diez y un show producido por Evenpro de la última película de Disney.
- Hay una cosa que se llama "Baby Gym". De los 6 meses al gimnasio. Yoga, Pilates, etc...sino o se considera obeso o no pasa el examen de admisión al kinder.
- Play Date: Las mamás toman té, los niños juegan.
- Absolutamente toda la vida del niñito está en Facebook. Las fotos del messenger son del vástago, porsupuesto.
- La inscripción en el colegio: tiran y salen corriendo para el colegio. Así que si metio la pata además de un hijo sin padre va a tener que estudiar en un colegio Bolivariano.

Pensado en esto empezó mi día

Esta mañana me desperté sin poder dejar de pensar en una frase de Albert Einstein que escuché en un discursho anoche...

Si una idea no es absurda al principio, entonces no vale la pena.

Se lo comento a mi esposo.
Él me dice: Por eso me empaté contigo,porque me parecías absurda.
Yo pienso: Tal vez todavía lo sea.
Al rato vuelve y me dice: Sabes qué? Todavía creo que eres absurda.
Estamos compenetrados, no hay duda.

Yo, al menos tengo esperanzas de llegar a valer la pena.
Letras ayúdenme.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Atención Recursos Humanos

Le estamos enviando una solicitud a "Recursos Humanos", que es la nueva forma de decir a todos los santos, al cielo y a Quién Pueda Interesar entre los seres celestiales:

Por favor, no manden más lluvia.

Gracias,


Sindicato de Humanos Miembros del Tercer Mundo.

¡Bien Cuidaito!


Definitivamente la Ciudad de la Furia se destaca entre otras cosas por su creatividad, aunque a veces la utilicemos en nuestro propio detrimento. La semana pasada nos percatamos de que el Guachiman del Centro Comercial La Pirámide, a quien llamaremos Wilmer, es un maniquí (o un albino con severas atrofias musculares). Bueno, esto definitivamente resuelve el problema de tener que darle propina a cualquiera que te dice cuando te bajas del carro: "Bien Cuidaaitoo."

Lo triste del caso es que Wilmer el maniquí probablemente resulte mejor guachimán que el de carne y hueso. Entre otras cosas no vende información, no repite a qué hora sales y a qué hora entras, no va a vender el arma de fuego, jamás se queda dormido, no llega tarde y no se va temprano. No dice groserías, no escupe, no se pone hablar por celular, ni a ver tele, ni a silbarle a las mamitas que pasan. Eso sí, como todos los guachimanes deja pasar a todo el mundo, eso de que realmente dice que esto es propiedad privada y si no se identifica no lo puedo dejar pasar, no se cumple, como en todos lados. Después de todo Wilmer también es ciudadano de la Furia. Pero la verdad, es que el pana Wilmer, es hasta buen mozo.

A eso hemos llegado. Nos sentimos más tranquilos con policías de plástico. Dígame el día que sople el viento y nos deshagamos del presidente de paja, del Tribunal Supremo Cobarde y de la Asamblea Nacional que no tiene corazón.