miércoles, 28 de enero de 2009

Burla, mofa: Ironía



Yo parto de la base de que todo en esta vida es irónico, pero no hablo de la canción de Alanis Morrisette que me parece una estupidez tras otra, cómo no le dio pena cantar esa cantidad de pendejadas, ¡Dios!. Todo absolutamente todo. Yo te apuesto que Madona impresiona a su pareja la primera vez y hace un esfuerzo por mantener su imagen, después, obstinada del sexo debe ser una ladilla en la cama, más pendiente de la yoga que de otro orgasmo. Igual que el tipo más macho del gimnasio, no se ve con su secretaria en un hotel, sino con un tipo que conoció hace una pila de años. Lo mismo que el pana que dice que todas las mujeres lo persiguen para acostarse con él (a un espécimen de estos lo conocí desde cerca, la vaina causa dolor físico, de verdad hay que alejarse de estos personajes) es el propio que es virgen. Otro de mis favoritos, es el abusador, el que le cae a golpes a la pareja o lo mejor no llega a tanto sino que hace algo peor, la humilla, le grita, la insulta cada vez que le da la gana a fin de bajarle la autoestima y controlarla, ese tipo es súper sociable, tiene miles de amigos, le va buenísimo en el trabajo, tiene un prospecto brillante y quienes no lo conocen de cerca dicen que es un caballero porque es incapaz de decir que no cuando le piden un favor.

Es irónico que aquí la gente que canta o que escribe un libro no considera que ha tenido éxito hasta que ve cómo los buhoneros venden las copias piratas de su obra en la autopista. Y hablando de copias piratas, si vas a La Güarita a comprar DVDs ves que uno de los vendedores tiene un letrero gigante que dice: Dígale NO a la Piratería. Dígame la relación entre hombres y mujeres. Se supone que la mujer es el sexo débil, delicada, menos fuerte en todo sentido, y resulta que son los hombres lo que tienen el umbral del dolor mucho más bajo. ¿Qué tal un hombre depilándose? Echándose cera caliente en una pierna para después arrancarse los pelos con toda su fuerza y a toda velocidad. Ni pensarlo. Ellos no dejan ni que te les acerques con una pinza de cejas. Pero ellos son los fuertes, que no te vean que te está costando abrir una botella de coca-cola porque salen como si fuesen la reencarnación de Sansón.

Ni hablar de lo que pasa en la Ciudad de la Furia. La policía. Uno ve a un policía y dependiendo del cuerpo policial uno casi se siente más asustado que si ve a un choro (ladrón). Cuando pasas por una alcabala escondes la cartera, el teléfono, si es blackberry lo tiras debajo del asiento chola, porque el tombo (policía) le manda un mensajito de texto a su pana que está en moto, "bicho, la geva del carro rojo tiene mercancía, va sola, date con furia." Ni hablar de los bancos. La plata está segura en cualquier lugar, menos en el banco. Primero si vas a depositar un cheque o peor a cobrarlo, el cajero le pasa el dato a alguien que está afuera: el pendejo de la chaqueta marrón acaba de cobrar un cheque y lleva "no sé cuantas lucas" encima. Si no cobraste el cheque el dato es para un secuestro express. Entonces te obligan a que saques la plata. O también puedes dejar tus churupos en el banco y utilizar tu tarjeta de débito como un idiota. Te la clonan, te sacan hasta las deudas y después el banco te dice que no te lo va a pagar porque la clave pasó y eso es problema tuyo. Osea, los peos de seguridad no son del banco, son tuyos, quién coño te manda a usar la tarjeta, anormal.

La relación con los motorizados es otro episodio diario de humor negro. Hoy en día, si una persona va a manejar en la Ciudad de la Furia, deberían darle un curso corto de manejo del stress ante el motorizado. Primero son como una especie de balas que te pasan a toda velocidad por los lados del carro. Si hay cola es peor, porque si te vas a cambiar de canal y no te das cuenta que un motorizado viene por el lado hacia dónde estás avanzando te pueden pasar varias cosas:

a. Que lo tumbes.

b. Que lo obligues a frenar de golpe.

c. Que lo obligues a irse entre los carros hacia otro lado.

Cualquiera de estas cosas (a pesar de que técnicamente es ilegal que las motos vayan entre los carros) es tú culpa. Así él se esté comiendo una flecha, vaya sin casco, vaya a exceso de velocidad, lo que sea. Cualquier cosa que pase con un motorizado es culpa de la persona que maneja un carro. Acto seguido el tipo le cae a golpes a tu carro, o se queda tirado en el piso y vienen todos los demás motorizados que están pasando por la zona y le caen a patadas a tu carro y te insultan. Te extorsionan, el tipo le salen unas lesiones de hace 10 años que se le acaban de empeorar por tu culpa y llega a la conclusión que el rollo que tiene con las filtraciones en su casa es porque tú lo acabas de chocar, así que si no quieres que te "quiebren" mejor le pagas todo de una vez y te quedas chitón, es decir, calladito.

Después hacen cada año que si la Feria Venezolana para el Pueblo y la Integración Social. Ponen por todos lados unas fotos de unos niñitos indígenas y tal y que se yo, y se gastan el triple de lo que están donando en un evento donde pasan Blue Label en bandeja como si fuese Coca-Cola Light. Por supuesto si va a hablar el presidente el tipo tiene que viajar en su Airbus de 40 o más millones de dólares o un convoy de carros blindados. Hoy en día no eres revolucionario si no tienes convoy de carros blindados, avión privado, casa en alguna playa y usas whisky 12 años para cocinar. Después sale en campañas a nivel mundial diciendo que el capitalismo es malo, que la oligarquía tiene pisado al pueblo y que no van a tolerar que en Venezuela haya gente que despilfarra el dinero cuando tantas personas están pasando trabajo. Se habla de una enmienda para mejorar y ampliar los derechos del pueblo, pero si protestas te echan lo que él llama "gas del bueno." El gobierno le echa gas y perdigonazos a los estudiantes y las hordas chavistas gritan: "Ledezma, farsante, asesino de estudiantes."

Y esto es sólo la punta del iceberg. La realidad es que las cosas son todo, menos lo que aparentan ser.

No hay comentarios: