miércoles, 25 de febrero de 2009

Cuando las sombras hemos ofendido


Pedir perdón resulta tan fácil y a la vez tan difícil. Es una de esas cosas que no tiene medida. Es además una de esas cosas que depende de la confianza que la otra parte tenga puesta en ti. Después de todo, perdón es una palabra, y hoy en día estamos convencidos de que las palabras se la lleva el viento. Yo a veces siento que la palabra perdón, aunque es poderosa, no expresa suficiente. En estos días, luego de un desencuentro que terminó en varios perdones, recordé aquellos que no dije. Esos son los que más pesan, porque recuerdas lo que hiciste y es como si hubieras dejado el trabajo incompleto o como si hubieras contribuido a que una herida cicatrizara mal, no le echaste el bálsamo necesario para minimizar las marcas en la piel. Si tengo en mi lista varias personas, incluso algunos que todavía son amigos, a quienes me gustaría pedirles perdón. Entonces recuerdo esa última parte de la obra de Shakespeare, Sueño de una Noche de Verano, donde Puck, con su astucia y verbigracia, pide perdón a la audiencia por cualquier ofensa que durante el acto puedan haber causado. Puck le dice a los espectadores que lo que presenciaron fueron sólo visiones y que las traten como tal, que pronto no parecerán sino un sueño. Los sueños son incoherentes y pronto con el avanzar de la mañana, se olvidan. Es la mejor manera de tratar aquello que duele, porque sino entonces queda espacio en el alma para el resentimiento y el rencor, que fácilmente pueden ser de los sentimientos más viles que pueden embargar a un ser humano. Como todo Shakespeare, es brillante, y no creo que realmente haya una mejor manera de pedir perdón a alguien. Después de todo, como seres humanos en algún momento somos hadas, pero en nuestros momentos de oscuridad no somos más que sombras.

*Va la versión original en inglés y una traducción. Estoy tratando de buscar una mejor porque no me convence.

"If we shadows have offended,
Think but this, and all is mended,
That you have but slumber'd here
While these visions did appear.
And this weak and idle theme,
No more yielding but a dream.
Gentles, do not reprehend:
if you pardon, we will mend:
And, as I am an honest Puck,
If we have unearned luck
Now to 'scape the serpent's tongue,
We will make amends ere long;
Else the Puck a liar call;
So, good night unto you all.
Give me your hands, if we be friends,
And Robin shall restore amends."

"Si nosotros, vanas sombras, te hemos ofendido,
piensa nada más esto, y todo estará bien:
que te has quedado aquí durmiendo
mientras han aparecido esas visiones.
Y esta débil y humilde fantasía
no tendrá sino la inconsistencia de un sueño,
amables espectadores, no nos reprendan;
si nos conceden su perdón, nos enmendaremos.
Y a fe de honrado Puck,
que, si hemos tenido la suerte
de escaparnos ahora del silbido de la serpiente,
procuraremos corregirnos rápidamente;
de lo contrario, llamen a Puck mentiroso.
Entonces, buenas noches a todos.
Denme sus manos, si es que somos amigos,
y Robín los recompensará como merecen."

2 comentarios:

G dijo...

:)
qué lindo post.
Viste la película "Un conte de noel"? Tiene dos citas que me mataron... una a "Genealogía de la Moral" y otra a "Sueño de una noche de verano".

Manuela Zárate dijo...

Oye, no he visto la peli! Pero la voy a buscar! Gracias por el dato.