sábado, 14 de marzo de 2009

Palabra y Omisión



Es curioso. La disyuntivas que nos presenta la vida. Callar. ¿Realmente es igual a mentir? No decir la verdad, ¿es tan malo como fabricar una que nunca fue? ¿No es simplemente evitar el conflicto a toda costa? Pero, ¿Qué pasa cuando la verdad llega? Te llama a la puerta, el día te tu cumpleaños, y pareciera que te está pidiendo que hables.
Y te confundes, porque tienes una duda. ¿No será la tentación de la venganza? Pero no puede ser venganza si ya perdonaste. Si no sientes odio. Si en el fondo quizás ni siquiera sentiste amor desde un principio. Yo creo que Bono tiene razón en su canción the One: it´s too late to bring the past out into the Light.
Sin embargo, puede ser que resulte cierto aquello de que tarde o temprano la verdad sale a la luz.
Yo no quise hablar. Pero la verdad me obligó. Es más, en tú deseo que hacerme callar me obligaste a hablar.

Lo dije hace tiempo en un post. Lo que más admiro del pajarito de Snoopy es está conciente de que como dice el dicho que siempre me repite mi mamá, lo cortés no quita lo valiente.

Yo digo, que si no eres cortés, mal puedes tratar de pasar por valiente.

Entonces, algo te digo al día de hoy, yo voy a ser valiente, pero no te voy a dar el gusto de dejar de ser cortés.

Pareciera que el camino hacia los 40 va a ser muy interesante.

Por los momentos Manuela will soon go back to the vicar´s.

1 comentario:

Facility manager dijo...

Hola amiga, todos los caminos son interesantes, pero en la medida que avanzamos nos parecen mas. De 0 a 10 ni nos damos cuenta, de 10 a 20, la universidad y las novias, de 30 a 40 la profesión (se pasan volando), de 40 a 50, las responsabilidades, el resto con la madurez, se trata de que vaya mas despacio, mas reflexivo. Todas son buenas.,
Alberto