jueves, 23 de abril de 2009

Error Report


Las computadoras tienen que tener vida propia. De eso estoy convencida. En algún lugar, no sé si dentro de ella, si a través de la internet, pero no puede ser ni azar, ni Ley de Murphy, que cada vez que estoy haciendo algo me sale: Microsoft Word is Restarting. No. Qué arrechera. No puede ser que justo cuando tengo la idea que quiero plasmar, me pongo a darle a las teclas, a mover el mouse y no pasa nada. Sólo veo arriba, al lado del nombre del documento entre paréntesis las palabras: (Not Responding). Lo peor de todo, lo más frustrante, no es que pierdes el trabajo, no es que pierdes la idea que a lo mejor más nunca recuperas, no es que pierdes tiempo y la concentración que tenías y tienes que empezar de cero. No. No es eso. Lo peor de todo es que no tienes a quien gritarle, porque cuando la mierda tiene la desfachatez de preguntarte si quieres mandar un ERROR REPORT, no sabes lo que dice el famoso error report.

Los error report que a mí me provocarían mandar son unos donde empiezo por decirle a la gente de Microsoft que Bill Gates es un inepto y que ojalá le de tremenda diarrea, porque por su culpa no puedo terminar mi trabajo a tiempo, por su culpa perdí algo que es irrecuperable, la inspiración. Un verdadero error report tiene que decir varias groserías, si no, uno no sería honesto. Y no se trata de insultar por insultar, por faltar el respeto, sino que a veces eso es lo que se merece la computadora. Un verdadero error tendría que dejarme expresar las penurias que el famoso NOT RESPONDING me ha hecho pasar.

Dígame cuando no aparece un archivo. Si los idiotas de Microsoft supieran lo que he sufrido esta semana por un archivo que yo sé que guardé, por un trabajo que ya estaba hecho y que ahora simplemente ya no está. No saben. No saben lo que desencadenaron. Y me salen con que si quiero mandar un error report. Un error report que a lo mejor dice: esta pendeja no sabe usar su computadora, y se ríen en mi cara.

Yo estoy segura que detrás de la pantalla hay alguien riéndose. Debe ser un niño como de 7 u 8 años, que sabe usarla mejor que yo, que sabe que no aprovecho al máximo todas las funciones de la computadora, que de vez en cuando me hago la que estoy trabajando y me pongo a jugar Spider Solitaire, que sabe que hay ciertas páginas de internet que jamás confesaría que veo (no es porno, nada tan trillado) y que sabe que de vez en cuando cedo morbo de espiar a ciertas personas en Facebook.

Yo sé que se burla. Hasta de mi música se debe burlar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

switch to mac