domingo, 5 de abril de 2009

Las Palabras de mi Sabio Padre


Hoy a las 3:55 de la tarde tembló.
Todos nos paramos de la mesa. Salimos a ver si el Avila seguía allí. Después revisamos los perros a ver si sabían algo que nosotros no sabíamos, como dicen que los perros presienten cuando la terra va a temblar.
Nada se rompió. Sólo la calma de un domingo despejado.

Mi papá siguió sentado en su silla y se rió:

- Hay que ver que ustedes ninguno sabe lo que es un temblor. Un temblor de verdad. Esto casi ni califica de temblor. Cuando es un temblor medio se caen los vasos. Cuando es un temblor de verdad lo pagarán los que menos culpa tienen, los que viven en las casas mal construidas.

Claro. Es que tiene toda la razón. No sabemos lo que es un temblor. Hace rato que tiembla. Hace rato que se está cayendo todo, y como siempre están pagando los que menos culpa tienen.

No hay comentarios: