domingo, 31 de mayo de 2009

Baños Públicos = Lo que somos


Últimamente cada vez que entro a un baño público me veo obligada a hacerme la misma pregunta ¿por qué? No sé si será cosas de mujeres o de hombres, pero no importa donde estés, la gran mayoría de los baños públicos son repugnantes. Claro, yo no estoy esperando que el baño público sea un lugar donde te provoque preparar ese Spaghetti alla Puttanesca que siempre estás diciendo que quieres hacer. No. Obviamente es un lugar que va a estar ligado al concepto de lo asqueroso, después de todo, es donde numerosos desconocidos van a depositar sus necesidades, pero los baños públicos en este país son algo del más allá.

No había pensando mucho en esto hasta que recientemente estuve en México y me sentí realmente avergonzada. Hasta en el cuchitril más inmundo entraba al baño y estaba impecable. Había papel. No había sorpresas indeseables en ninguno de los baños, nada de salpicones por todos lados, ni papeles, ni restos de instrumentos de higiene femenina tirados en el piso. Justamente luego de ese viaje, llegando a Maiquetía me vi obligada a usar el baño antes de sacar la maleta y por supuesto, no había papel, el olor te hacía pensar que en algún lado tenía que haber un cadáver de algo en plena putrefacción, no había jabón y mucho menos el lujoso papel para secarse las manos. La papelera por supuesto abarrotada. Eso me hace llegar a la conclusión de que definitivamente el estado de los baños públicos de un país te da una imagen clara de las posibilidades que tiene el mismo de progresar.

Esta conclusión la reafirmé este fin de semana en un club de playa, donde además se supone que va gente de mundo, que ha viajado, que se hace llamar a sí misma educada. El baño de este lugar no es una excepción. Apesta. Está inmundo. Ir es un castigo impuesto por una necesidad. Sin embargo, lo que reforzó mi conclusión de que no tenemos arreglo fue cuando en una de esas entré y el olor me pegó más que de costumbre. No era que alguien estaba sufriendo las consecuencias de algún marisco en malas condiciones, era un niño como de 4 años a quien su cargadora le estaba lavando el fundillo en uno de los lavamanos, todo frente a la mamá que tranquilamente se peinaba la pollina mientras hablaba por celular.

Entiendo que hay emergencias en la vida. Que esas cosas pasan. Pero había una ducha enfrente, que nadie estaba usando, que hubiese sido mucho más cómoda y apropiada para lavar al niño en cuestión, porque todavía si hubiese sido un bebé, pero el pana era un tarajallo. Por supuesto le agradezco a Dios que haya más de un lavamanos en ese baño, porque la imagen del culo metido hasta el fondo debajo del grifo, mezclado con el olor es algo que no me puedo sacar de la cabeza y se me haría imposible meter las manos en el recipiente bajo ningún concepto. La verdad es que el espectáculo me dio mucha rabia, sobre todo por la naturalidad de todo el asunto, la manera tan campante de asumir que somos un asco y qué importa. Yo lavo un culo donde tú te lavas las manos… ¿y qué?

Me hizo entender, que no estamos preparados para ser un país civilizado. No sabemos ni siquiera cuidar un baño. En otras palabras, ni siquiera bajamos la mierda de la poceta, hasta eso esperamos a que venga alguien y lo haga por nosotros, y después andamos soñando con que alguien nos va a sacar la megaplasta de Miraflores.

Hasta que no seamos capaces de ser un poco más cuidadosos en un aspecto tan personal, de cuidar algo que es tan íntimo y tan delicado, mucho menos podemos pedirle a la gente que no tire papeles en la calle, que cuide la infraestructura de la ciudad, del trabajo, de las universidades, etc… Es que no tenemos una cultura civilizada, ni siquiera para ir al baño. Realmente es una vergüenza.

4 comentarios:

Toto dijo...

Y tu estas escribiendo sobre los baños de mujeres. Yo te reto a que entres algun dia de tu vida en el baño de las oficinas del Cementerio del Este debajo del cafetin. Yo que he visto baño en carretera, a ese le tuve que dar un premio al patrimonio cultural. Siempre me he preguntado ¿quien se queda lo suficiente en un baño como para dibujar y pintar en las puertas de los baños?

Manuela Zárate dijo...

Coño, al menos dibujan Juan...no puede ser el asco hasta en los baños de los lugares más sifrinos. NO NO NO!

Anónimo dijo...

Felicitaciones, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!

Anónimo dijo...

Felicitaciones, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!