miércoles, 1 de julio de 2009

Confesiones del Siglo XXI


Te das cuenta que el mundo ha cambiado y que las cosas no son lo que eran, cuando el tema ya no es si llegas o no virgen al matrimonio. Más bien, es si llegas o no virgen al psicoanálisis.
Ahora, yo me pregunto ¿Qué es ser virgen? Porque el simple concepto de no haber sostenido nunca relaciones sexuales, ya parece demasiado amplio, ambiguo y casi obsoleto. Hoy en día con el cybersexo cualquier cosa puede ser una relación sexual.
Coño, eso si hubiese sido una confesión interesante:
“Padre. He pecado. Bueno al menos creo porque realmente no estoy segura, padre. Puede ser que sí. Osea, depende lo que usted considere un acto impuro, es decir, sexo. Si es que el sexo es impuro. Si no lo es, bueno padre, no he pecado. Aunque, si lo es, no sé padre, porque… ¿Qué es sexo? Bueno padre, la verdad, vamos a estar claros, se supone que usted tampoco sabe. Así que nada, padre olvídelo. La cola está muy larga y el curita que está dando la misa va por la parte de “levantemos el corazón” Anóteme ahí con lo de siempre. Le hablé feo a mi mamá. Dije unas mentiras blancas. No he ido a misa como en dos meses, y he hablado pestes de la mariquita que se sienta en el pupitre de atrás mío que es una sifrina insoportable. Me voy con mis tres Avemarías, mis tres Padres Nuestros y mis Tres Glorias y nos vemos en tres a cuatro semanas. Eso si padre, si por A o por B logra descifrar qué es sexo, me manda un mail o aquí, tome mi PIN.”

1 comentario:

Daniela Truzman dijo...

Muy bueno tu post, Quizá cuando sepa bien qué es el sexo el padre le escriba en su wall de facebook.

saludos.