lunes, 13 de julio de 2009

Líbranos de E.T.


Yo me recuerdo que, no hace mucho, hará quizás 15 años, casi nada, había una leyenda de que el signo de visa, es decir el águila o paloma o pajarraco que sea que tienen como logo, era en realidad un artefacto subliminal para controlar las mentes de todos nosotros. ¿Quién era el macabro personaje que dominaba al mundo a través del dichoso plástico? Nunca se supo muye bien. Era algo así como una mezcla entre el gobierno americano, Saddam Hussein y una especie de Lex Luthor.

Resulta que ayer me estaban contando de gente que, adepta al chavismo, está totalmente "asqueada" por la muerte de Michael Jackson, claro, se visten igual al ídolo pop, se saben todas las canciones y juran que hacen el dichoso moonwalk. Una amiga que peleaba porque con un chavista que le decía que Michael Jackson era una basura pitiyanqui y que era el colmo que Globovisión hubiese cubierto el funeral del tipo, etc, etc, etc, le dice al hombre en cuestión en un momento dado:

- Oye, vale. Pienses como pienses e independientemente de tu presidente, piensa que Michael también formó parte de una era para nosotros. ¿Qué hubiera sido de nuestras vidas sin E.T, sin La Guerra de las Galaxias?

El tipo salta de inmediato y contesta:

- Eso. Igual que Walt Disney son manipulaciones del imperio. Son el arma mortal de ellos para controlar la mente de los niños y volverlos agresivos, consumistas, dependientes. Es así como los convencen de que el imperio es la única forma de vida. Es un lavado de cerebro.

Lo más triste me dice mi amiga, no es ni siquiera la posición del tipo, es la convicción en lo que está diciendo. Él de verdad cree que esas comiquitas son producto de una mente maquiavélica que controla todo desde Washington.

Claro, yo creo que en el fondo uno siempre se ha preguntado qué cosas hay detrás de esas historias. Como cualquier historia contienen un trasfondo que tiene que ver con el autor. Como por ejemplo que en las comiquitas de Disney la orfandad es un tema recurrente, ya sea de madre o padre o de ambos. A la vez que las figuras paternales siempre tienen algún defecto o carencia, es decir están bien distanciadas de los hijos. Pero de allí a decir que Luke Skaywalker, sea de Disney o no, sea dibujo animado o no, es un personaje que nos lleva a creer en el consumismo, etc…creo que son demasiados pasos más allá de cualquier interpretación. Es que de ser así tan fácil creo que no habría tantos rollos en Oriente Medio, con hacer par de funciones gratis ¡Adios guerra en Iran! ¡Hello Talibanes, ¿van a querer papas extragrandes con su Big Mac?!

Lo más irónico de todo es que el tema del lavado de cerebro es algo que para los regímenes como el chavista ha sido clave. No sólo para su permanencia en el poder, sino para la llegada al mismo. Todavía recuerdo frases como "Me cambio el nombre si queda algún niño en la calle después que yo llegue a la presidencia." Eso no es otra cosa que populismo, que propaganda, que lavado de cerebro. Ni hablar de las imágenes que hay por toda Caracas, que hay en cada oficina gubernamental. Están todas allí, como el libro de Orwell, diciéndote "Big Brother te está viendo."

Así que dime con quién andas y te diré quién eres. Dime de qué pregonas y te diré de qué careces. Pobre E.T. a lo mejor el muñeco lo que estaba tratando de decir era Yankee Go Home. Ahora, si E.T. que hablaba como pendejo y de vaina y se le prendía el dedo, fue tan exitoso en un control absoluto de las masas ¿Qué coño nos queda con Harry Potter?

No hay comentarios: