domingo, 11 de octubre de 2009

El iphone para Venezuela



En estos días leí un artículo sobre cómo en Venezuela las ventas del Blackberry son superiores a las de México y Brasil juntos. Lo que más impresiona de este hecho es que Venezuela tiene 26 millones de habitantes mientras que Brasil tiene 191 millones y México 103 millones aproximadamente. Venezuela siempre ha sido un país donde la gente tiene costumbres atípicas como tomar Pepsi-Cola cuando el resto del mundo se inclina más por la Coca-Cola. Así que no ha de extrañarnos que un fenómeno como el iPhone, que tiene loca a media humanidad haya sido batido por el Blackberry.

En Venezuela la mayoría de las personas afirma que se inclina por el Blackberry por la comodidad del sistema de Messenger, pero quizás el poco éxito del iphone en el país tenga que ver con las aplicaciones que se han desarrollado. El iphone tiene aplicaciones que son más útiles para el primer mundo, cosas como mapas, películas, restaurantes, horarios de trenes y vuelos. Todo eso es maravilloso si vives en Nueva York, pero en La Ciudad de la Furia está bien complicado que eso funcione. La solución para los amantes del mundo Mac, sería que se generaran una serie de aplicaciones diseñadas específicamente para cubrir nuestras necesidades.

Una aplicación útil sería en primer lugar un mapa que en tiempo real nos indique el tráfico. Esa no es muy difícil, además como están las cosas diría siempre lo mismo y el mapa estaría en rojo todo el tiempo. Aquí hasta en días feriados hay cola por todas partes. Además sería interesante tener una aplicación que alerte sobre todos los huecos de la ciudad. Claro, uno puede pensar, "¿Para qué carrizo hace falta una aplicación como esa si todas las calles están llenas de huecos?" Lo interesante sería que se clasificaran los huecos. Se pondría color verde para los que lo desbalancean el carro y joden los amortiguadores, anaranjado para los que rompen rines y revientan cauchos, y verde para las troneras que se tragan el carro completo. Así mismo sería interesante que hubiera una aplicación que ubique las lagunas que se forman en la ciudad cuando llueve. De entrada está la de Los Campitos, la del distribuidor Altamira. Imagínense todo lo que podríamos hacer como país si no tuviésemos que usar la mitad del cerebro para aprendernos de memoria donde se forman los charcos cuando llueve y los huecos que tenemos que esquivar en cada cuadra. Quién sabe y una Miss Venezuela hasta aprende qué es más difícil, si pedir perdón o pedir permiso.

Luego habría una aplicación para ubicar las zonas donde están las alcabalas. Además nos diría qué policía está a cargo de qué alcabala. Si es de Chacao sabes que tienes que trancar la llamada y guardar el celular, ponerte el cinturón y poner cara de que no andas con la cédula vencida. Si la alcabala es de la PM entonces más vale que te metas por otro lado o pongas cara de pelabolas porque o te van a matraquear o te van a hacer tremendo secuestro express. En ese mismo orden esa aplicación podría alertarnos sobre las zonas rojas de la ciudad, es decir, aquellas donde están operando las bandas. En primer lugar nos diría en qué zonas están atracando bancos en una determinada semana, hace como dos o tres fue los palos grandes por ejemplo. De esta forma uno sabe que no tiene que ir como un bolsa a que le roben la quincena. Luego puede estar el que nos ubique dónde están haciendo los secuestros express, así a uno ni se le ocurre darle la cola a alguien que vive por la zona a fin de que se le monten en el carro mientras espera a que el pana entre en su edificio. Este servicio podría tener una versión todavía más avanzada que identifique los lugares donde están burundangueando a la gente. Así, si por ejemplo toca el turno al Centro San Ignacio uno se va con máscara anti-gas y listo. Sería interesante que esta aplicación haga un recuento semanal de cuáles son los últimos modus operandi de los ladrones. Así sabemos si es que vienen disfrazados de viejitas, si son comandos que vienen cuando uno está distraído bajándose del carro, sin te pillan en la panadería o si están cuadrados con los guachimanes de los estacionamientos.

En cuanto al horario de los vuelos no hay que ser tan negativo y pensar que aquí eso no se podría aplicar. Si bien es cierto que es un misterio cuando los aviones de líneas nacionales van a despegar, esta aplicación podría traer crucigramas, sudokus y una lista de insultos y formas de mandar a la mierda al personal de la aerolínea. Esto puede ser útil sobre todo cuando le toque agarrar el último vuelo del día que generalmente es cancelado porque los pilotos les da flojera salir tan tarde.

Otra aplicación interesante sería una que identifique los supermercados y farmacias que tienen en inventario los artículos de primera necesidad que escasean en el momento. Qué increíble sería un teléfono que nos marcara cuál de los Excelsior Gamma tiene leche, cuál de los Centra Madeirense tiene café y en una emergencia valdría oro saber que El Patio de los Campitos tiene Papel Toilet. Esta aplicación también podría informarnos en tiempo real de cuánto ha subido el precio de los artículos de semana a semana. De esta forma a uno no le sale una úlcera cuando va a Farmatodo y con una piche bolsa que tiene una vitamina y un kit kat el tipo de la caja, que de paso te trata como un perro dice: "son 103 bolívares."

Claro, que si tuviéramos todas estas aplicaciones caeríamos todos una profunda depresión al darnos cuenta de que no tenemos nada de qué hablar con nuestros amigos, familiares y conocidos. ¿Qué serían de las reuniones sociales si no nos estamos aterrorizando unos a otros, compitiendo por ver quién echa el cuento más espeluznante, más asombroso? ¿A quién le vamos a contar que descubrimos un hueco en la autopista si todo el mundo lo descubre por su cuenta por el iphone? Mejor seguimos atormentándonos por el Messenger del Blackberry.

No hay comentarios: