martes, 6 de octubre de 2009

Kino Genético


Resulta ser que desde hace un par de semanas si dices o haces algo estúpido te llaman Miss Aragua. Es que con lo que pasó en el Miss Venezuela en la ronda de preguntas y respuestas se oficializó aquello de que las mujeres bonitas a juro son brutas. Lo cierto es que han salido muchas personas a dar su opinión sobre lo sucedido en el certamen. La verdad es que escuchar a las muchachas hablar genera alarma sobre la educación que como país estamos recibiendo. Claro que muchos dicen que estar parado frente a miles de personas es muy duro, pero yo me pregunto ¿Estas mujeres no quieren ser modelos, actrices y animadoras? ¿No quieren dedicarse precisamente a una profesión que las obliga a pararse a hacer distintas cosas frente a miles de personas? ¿Entonces?

Entiendo que no haya que pedirles el CENAMEC para entren a concursar. Eso está más que claro, pero el hecho de que una de estas mujeres diga algo como "La educación es importante porque en la escuela te encuentras con tu público," deja demasiado que desear, pero lo que me lleva a escribir este post fue una expresión del profesor de oratoria de las misses, que en una entrevista aseguró que la gente se burla de ellas porque les tiene envidia porque no sacaron su "kino genético." Esa expresión me dejó pensando, porque para mí el Kino Genético lo tenía más bien alguien parecido a los personajes de Big Bang Theory. Esas personas que pueden recitar de memoria la página de un libro que se acaban de leer. El niñito que lo tienen que saltar de primero a sexto grado porque sabe más que la profesora. Dougie House, el doctorcito, ese sí que tenía un Kino Genético. De cuando acá el tener unas piernas largas es un "kino genético." ¿Es que no tenemos más nada que pedirle a la genética?

Lo más triste del asunto es que estas mujeres de Kino Genético tienen las piernas y va que chuta, porque el tema de las operaciones estéticas es tan descarado que los cirujanos plásticos hacen propaganda junto con la publicidad del certamen. Es que la cuestión llega tan lejos que la banda de la ganadora debería decir: No fume cerca de la reina. CUIDADO: INFLAMABLE. Porque esas mujeres están tan inyectadas de mierda que pareciera que si se les prende un fósforo al lado, explotan. Ojo, yo no critico a las mujeres que usan la ciencia para mejorar su aspecto, si eso las ayuda a sentirse mejor e incluso a ganar el Miss Venezuela, ¡bien por ellas! Pero no vengan después a decir que se ganaron el Kino Genético, cuando la única lotería que se han sacado es la que las llevó directo al quirófano.

Desde hace tiempo me viene molestando el tema de la imagen de la mujer. Lo que las niñas de hoy ven en televisión y en las revistas y lo que utilizan como modelo para su futuro son precisamente esas mujeres. Son unas tipas que son anormalmente delgadas, por ejemplo una de ellas confesó que tenía varios días comiendo nada más pollo para estar flaca para el concurso, cualquiera debería sentirse estúpida de una afirmación como esa, porque si a algo se acerca el comentario es a una enfermedad grave que es la anorexia. Son mujeres cuya única ambición es llegar a tener un trabajo de animación, locución o actuación sin tener que estudiar nada sobre la materia, sólo porque estuvieron en un concurso, ni siquiera porque lo ganaron. Son mujeres que invierten millones en cambiar su aspecto, no tanto porque ellas no se sienten bien consigo mismas, sino porque depende de lo que diga Osmel Sousa ellas se echan cuchillo y cambian totalmente su apariencia. Son mujeres, que ahora, encima de todo pues son brutas y lo más grave es que hasta el profesor de oratoria les dice, tranquila amiga que todo el mundo te envidia porque tú sacaste el "kino genético," cuando lo que les debería decir es: no hay excusa, no hay excusa para no poder responder algo tan sencillo como ¿Qué es más difícil pedir perdón o pedir permiso? y lo que es más, decir posteriormente que perdón sólo se le pide a Dios y mandarle como mensaje a la gente que se burla que deben pedirte perdón. ¿Qué clase de Kino Genético es ese? A lo mejor esa si se lo sacó porque la conclusión de ella es que es Dios.

Estoy harta de esta imagen de la mujer. Y no creo que la culpa la tenga Osmel Sousa, ni Venevisión. La culpa la tenemos nosotras mismas, que muchas veces nos sentimos cómodas en ese papel y no hacemos nada que no sea mejorar la tonificación de los glúteos. Yo siento que he venido al mundo a mucho más que hacerle el mercado a mi marido y a levantar pesas en un gimnasio. Acabo de dar a luz a una hija y me partiría el alma verla terminar como "esposa decoración", como esas tipas que les preguntas sobre la última obra de Vargas Llosa y te dicen que ella no ha escuchado el último disco porque ya no pone la radio. Así mismo creo que llegó la hora de empezar a querer nuestros cuerpos como son, de darnos cuenta que la belleza es algo que proyecta nuestra inteligencia.

No hay comentarios: