martes, 6 de octubre de 2009

TRILLONARIO.COM


No se puede negar que en la televisión, desde siempre, abundan las propagandas malas. El que creció en los 80 a juro le habló a su psiquiatra de Astrid Carolina Herrera en las propagandas de Minelli, con el pelo batido y aquel culo ocupando la mitad de la cámara. Otros se recordarán de Peper Peper, “cortos y cortos y cortos y más cortos” yo no sé quién se compraría esos shorts pero de que la propaganda dejó huella dejó huella. Otra memorable era la de champú Avispa protagonizada por el mismísimo Tío Simón que abría diciendo: “!Epa si esto no es moto!” haciendo de chofer de autobús sorprendido porque los niños iban al colegio con casco. En fin, hoy en día para aterrorizarnos hay de todo. Hay más de una de Malta Regional que aturde hasta más no poder, aunque otras son buenas. Luego están las de Vanish Poder 02, lo que provoca es pegarles el detergente por la cabeza a las tipas y por supuesto las tipo infomercial como la del viejo que cocina una carne y un pescado en un coroto que no se cómo se llama, pero nada más verlo da nauseas, no me quiero ni imaginar lo asqueroso que debe ser cocinar con ese bicho que ni en la propaganda la comida se ve atractiva.
Pero hay una propaganda entre todas que es indescriptible. Trillonario.com. Me imagino que es un website de loterías y no se les ocurrió nada mejor que hacer propagandas donde la gente lo único que hace es gritar. Puro y simple: Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. A todo gañote. Si tienes el televisor a volumen de medio para arriba y pasan la propaganda pierdes aproximadamente 5 minutos de vida del susto. Yo me imagino que más de un viejo debe haberse infartado, más de uno se debe haber cagado en los pantalones, más de un carajito se despertó de la siesta, más de un pobre bolsa se echó encima una bebida caliente y quedó con quemaduras de segundo grado, más de alguien que veía tele para relajarse después de una buena papá se vomitó encima.
Claro, que el tema con las propagandas de Trillonario.com no es nada más el hecho que de la gente grita sin más ni más por 30 segundos seguidos, sino es que además son los personajes más sórdidos los que toman parte en la gritería. A mi mente vienen dos que realmente me disturban. El primero o mejor dicho los primeros son un par de chinos, que para añadir a lo grotesco de los gritos parecieran pegar sus lecos en un idioma que uno que no es chino y no sabe chino sabe que ese idioma no es chino. Esta especie de menjurge lingüístico le añade a lo grotesco de la propaganda. Los chinos corren por lo que se asume que es su apartamento, uno por cierto es un viejo en una bata roja como de depravado sexual, y van tirando y rompiendo todo lo que ven a su paso. Cuando ya por fin se va a acabar el horror el viejo mete la cara en una pecera, con la bocota abierta por supuesto. Y así termina la propaganda.
La otra y esta es quizás la peor de toda es de un enano o para ser políticamente correctos una persona pequeña, que al igual que los chinos corre por todo su apartamento tirando cosas al piso. Cabe destacar que todo el apartemento está equipado de cosas pequeñas, como si el tipo fuera descendiente de los 7 enanos y hubiera herdado la costumbre vivir en una casita miniatura. Pero lo que es de verdad angustioso ver al pobre señorcito corriendo y tirando las cosas con sus manitos y sus bracitos que pareciera que se le fueran a salir. Mi papá que ya tiene cierta edad la primera vez que lo vio se preocupó realmente, gritaba “ ¡¿Qué le pasa al enano?! ¡ ¿Qué le pasa al enano?! ¡¿Por qué estamos viendo eso?!” Pero lo peor de todo es que en ese momento estaba presente una de mis hermanas que le dice a mi papá: “No te preocupes papi, es una propaganda y lo mejor de todo es que al final, el enano se suicida.” Efectivamente al finalizar la propaganda el enano tira un cuadro por la ventana y acto seguido se lanza tras él.
Puede ser que como herramienta de marketing las dichosas propagandas den resultado, después de todo, aquí estoy dedicándole varios párrafos, pero de verdad es algo que lo único que nos hace pensar es que el ser humano está en franca decadencia. Si los extraterrestres pueden ver eso desde su lejana galaxia o se convencerán de que la tierra hay que destruirla o no se van a pasar por aquí ni de vaina. Yo no sé que otro apelativo darles a esas propagandas, no sé si son obra del demonio, no sé si son una locura, ya ni sé si son cómicas y dan risa. Lo cierto es que hoy cuando tuve que gritar porque la computadora me jugó una mala pasada y mi sobrino me dijo: “ ¿Qué te pasa? ¿ Por qué estás Trillonario.com?” dije ya, llegamos demasiado lejos.
A la gente de Trillonario.com por favor quiten esa mierda del aire.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hello!
Everithing is blablabla, becuase I don*t understund spsnish very well,but is ok...GBACHF!

Trillonario dijo...

la verdad que me encantó la nota, tu padre realmente preocupado! es para morirse de risa!
hay que reconocer que llaman la atención y mucho!