martes, 24 de noviembre de 2009

Google Wave: ¿Qué irá a ser de la humanidad?


Como han cambiado las cosas de aquí allá. La vida era tan simple cuando el email consumía todo el tiempo libre. Ahora lo que te llega al Inbox no tiene la menor importancia. Es más. Es hasta aburrido. Son cosas de trabajo o cadenas que te dicen que el desodorante que usas te va a matar, la carne que te estás comiendo dejó huérfano a unos pobres terneritos, o el mundo se va a acabar en dos meses…a menos que le mandes el correo a toda tu lista, que no tiene la culpa que conozcas gente ociosa que se cree todo lo que le llega por mail.

Ya no hace falta que tus parientes que viven lejos te manden un mail echándote sus cuentos. Si quieres saber de la vida de alguien. Te enteras por Facebook. Sobre todo si es una de esas personas que se la pasa cambiando el status:

Kiko: tengo Full ganas de hacer pipí.

Kiko: estoy caminando hacia el baño.

Kiko: me estoy bajando los pantalones.

Kiko: tendré que hacer pipí sentado para poder cambiar el status del Facebook mientras meo.

Kiko: estoy empezando a mear.

Kiko: Pana. Esto no para. Me siento como un caballo de carreras.

Kiko: ¿SI paro me dará una infección del tracto urinario?

Kiko: No hay agua. No me puedo lavar las manos.

Entonces. No sólo Kiko nos cuenta un montón de cosas que no hace falta que sepamos, quitándonos nuestro valioso tiempo, sino que otra cuerda de ociosos, le responden.

A Chuli le gusta que Kiko se esté bajando los pantalones.

Rodolfo Olarte comenta: Chamo, si haces mucho pipí sentado te conviertes en una geva, jajajajajajajajajaja.

Y nunca falta el político:

Inés Bettancourt comenta: Claro, es que tienen este país destruido. ¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantar esto?

Literalmente, si Kiko era tu amigo del colegio y tenías 15 años sin saber de la vida del pobre diablo, en menos de 10 minutos te metes en Facebook y puedes ver toda la historia del carajo. Su mail. Dónde vive. A qué universidad fue. Quién es su novia. Pronto habrá una aplicación que se llame: personas con las que has tirado, donde taggearan a las pobres pendejas que se acostaron con Kiko. Verás que es parte del network de la empresa para la que trabaja ahora. Podrás navegar por los álbumes de fotos que tienen las últimas tres navidades, así te enteraste que por fin fue a Paris, que esquió en Bariloche y que fue a Saint Martin con una gordita que debe ser una ex y con el hermanito que resultó que al crecer se puso buenote. Y ya para terminar ves en el muro que Kiko tiene ganas de hacer pipí y es tan adicto al Facebook que mea sentado. La imagen de tu panita del colegio con aparatos y tal, ahora es la de un tipo que abraza a un pescado gigante (su foto de perfil, osea, el quiere que todo el mundo sepa que pesca) y que mea sentado.

Eso es Facebook. Y mientras tanto han pasado unos 40 minutos que deberías haber invertido en un informe que tu jefe te está pidiendo para mañana a primera hora. Chévere pues.

Pero eso no es todo, ahora hay Twitter. Ahí si no hay tiempo que perder, porque todos tus panas del Facebook se metieron en twitter y te están siguiendo. Además sigues a El Universal, a Nelson Bocaranda y a la Cruz Roja Internacional, y si vas a comer porque eres un ser humano inferior que se alimenta lejos de la computadora, cuando regresas tienes 400 twitts nuevos. Así que el hecho de que a las 2 de la tarde te enteres de que a las 10 de la mañana se murió Michael Jackson, te convierte en un desinformado, que no está a tono con los sucesos noticiosos mundiales. Eres un retrógrado. No estás en nada.

Si no comentas en #FUERAAhjmadinejad eres un chavista de mierda. Y más vale que comentes algo inteligente, porque ya salió un perol que cuenta tu popularidad en Twitter y nadie quiere ser el que habla solo. Así que más te vale ponerte a darle a esa pensadora. Mientras tanto suena el Blackberry, que en caso de que se te haya olvidado también sirve como celular. El Messenger del aparato no para de sonar con tu hermana preguntándote que si puedes ayudar a tu sobrinita a hacer la tarea. Tu esposo te pregunta que si el Listerine que pusiste en la lista de la farmacia es azul o morado y en eso te llega un SMS (porque para eso también sirve el Blackberry) que habla del USO DE SU TARJETA en Valencia y usted tiene como 2 años que ni llega hasta Tazón. Se la han clonado. Una de las pocas cosas que todavía hay que ir a hacer en persona. Porque eso les encanta, verle a uno la cara de sufrimiento y después decir: tiene que venir con una carta.

Te vas a ir al banco, pero alguien te comenta el último video que está causando furor en You Tube. Te tienes que meter a verlo. Y ya no sólo es verlo y reírte, jaja, qué cómino. No. Tienes que meterne en Twitter rápido y comentarlo. Decir algo inteligente y rápidamente meterte en Facebook para montarlo en tu muro y taggear a todos tus amigos. Muchos de ellos harán comentarios y tienes que estar pendiente para responderles. Cosas inteligentes también, porque las pendejadas que dices las ve todo el mundo.

No se te puede olvidar revisar el Newsfeed de Facebook, hay que comentarles las cosas a los demás amigos. Es la etiqueta del Facebook. Es lo justo. Tus amigos comentan tus cosas. Tú tienes que comentar las de tus amigos. Ya te vas a salir cuando alguien comenta que Adam Lambert sacó un disco. Tienes que bajarlo. Ya no sirven ninguna de las 565433453 canciones que tienes en el IPOD. Tienes que escuchar esa. Te acuerdas que en la compu de la casa dejaste bajando Grace Anatomy. Coño, hay que correr para verla a tiempo y ser de los primeros en comentar en Facebook y en Twitter lo que está pasando. Ya son casi las 5 y te va a agarrar una cola bestial. Una vez bajada la canción, te estás poniendo nervioso porque vas a apagar la compu y quieres ver quién te va a comentar la última guevonada que pusiste en tu status de ambas aplicaciones, cuando te recuerdas de que el Blackberry sirve para ver ambas, desde el carro. Así que te vas tranquilo.

En el carro casi te estampas contra un motorizado y pisas a una vieja, más adelante te llevas un cono por delante por andar viendo el apartico. Llegas a tu casa. Milagrosamente. No has terminado el informe que tenías para mañana. No has hecho ninguna de las llamadas que tenías que hacer, incluida la de tu abuelito que cumple años. No te escapaste para buscar la tintorería, y prometiste hacer dieta por lo que tenías que ir, así fuera a Farmatodo, a comprar un yogurt. Está jodido.

Prendes la compu. Vas a hacer el informe. Pero nada más pa ver, te metes en Facebook. El Facebook dice que tres personas más, con las que no hablas desde hace 5 años están de cumple. Hay que felicitar. Además alguien te mando un ramo de flores. Y tienes 5 invitaciones a eventos que revisar. Uno nunca sabe qué rumba se está perdiendo. Y te taggearon en tres fotos, en una de las cuales tienes un tropezón de parrilla en un diente. Tienes que hacer damage control. Coño lo vas a decir en Twitter. Tus amigos de Twitter tienen que enterarse de ese papelón. Está demasiado bueno. Chequeas el mail por si acaso y contestas un par de correos.

Fue un día tranquilo. Manejas todas tus aplicaciones. Las tienes todas bajo control. Ahora sí estás fino cuando te llega al gmail una invitación para Googlewave y no tienes ni puta idea qué es eso.

Ahora es Google Wave. No sabes bien de qué va. Imaginas que es para hacerle la contra parte a Twitter, que le hizo la contraparte a Facebook, que le hizo la contraparte al Messenger de MSN, que le hizo la contraparte al Messenger de Yahoo. Todos a su vez le hacen la contraparte al Messenger del Blackberry y al IChat que no sabes quién lo usa porque usas PC y la verdad esa broma nunca te gustó. Claro, que todo lo empezó el Instant Messaging de AOL, del que ya nadie se acuerda y menos por estos lares porque aquí no hay AOL. Ya nadie recuerda a Meg Ryan y a Tom Hanks chateando por allí, como si la vida de verdad fuese tan bella. Como si tú te pusieras en eso no te iba a salir un calvo, gordo, grasiento que le faltan dos dientes y se saca los mocos.

Justo entonces te recuerdas, que otra maravilla es el blog. Tienes que leer los blogs de tus amigos. Comentar sus artículos. Coño. Todo antes de que empiece Grace Anatomy y de que pase mucho tiempo sin Twittear.

Es agotador. Sólo queda una opción. Escribir sobre esto en tu blog. El título del post:

¿Qué irá a ser de la humanidad?

1 comentario:

Astrina dijo...

JAJAJAJAJA! como la vida misma!!!
la tecnología... es una broma seria... eso si, nunca olvidar el blog y sus seguidores... esos fueron primero que los del twitter... imaginate yo que no tengo BB, cada que abro algo de eso, voy como 3 dias atrasada en información...
jajaja buen post, saludos!