miércoles, 9 de diciembre de 2009

Culebra Pitón vs Gemelos Fantásticos


Este asunto es tragicómico. En realidad es más trágico que cómico. El otro día escucho en la radio que en uno de estos programas donde entrevistan a todo tipo de gente, anuncia como invitado a un "experto en seguridad." Lo primero que me viene a la mente es, que a menos que sea Batman o Superman, yo dudo que este "experto" pueda decirnos algo nuevo, o algo que sirva. Perdí el nombre del señor por andar imaginándome a un tipo con mayitas azul marino, guantes, capa y antifaz llegando a los estudios de Unión Radio para contarle a Carla Angola, o a la locutora en cuestión, su visión sobre el estado de la inseguridad en el país.

Lo cierto es que el supuesto experto empieza a hablar, y yo lo único que puedo pensar es que si esas son las conclusiones a las que llegan los expertos, con razón estamos tan jodidos, porque eso lo deduce cualquiera nada más con leer la primera plana de algún periódico. El hombre decía cosas como "todos los fines de semana asesinan a decenas de personas." Lo sabemos. "La gente no pone la denuncia porque tiene miedo." También. Lo sabemos. "Las cifras extraoficiales arrojan más muertes que las cifras oficiales." Aja. Sí. Daaaa. ¿En qué país vives? "Que ahora con el mes de diciembre la inseguridad tiende a ponerse peor, sobre todo alrededor de las quincenas." Ok, ahora somos nuevos en esta vaina, eso es más viejo que la Cruz del Ávila. Total que siguió diciendo esas cosas que ya sabemos, que el robo de vehículos ha aumentado un ochocientos mil por ciento. Que se registran decenas de secuetros express a diario. La que juran que nadie sabe, que las policías están infiltradas por los malandros. O sea amigo, hay un dicho "de la policía líbrame Dios que del choro me libro yo." Y de repente el hombre decide que cual Martin Luther King, él va a mandarle un mensaje a la población:

- Yo le quiero decir a todos los que me están escuchando. Que cuiden la vida al salir a la calle.

Sonido de grillitos. La entrevistadora se quedó así como esperando esa voz que decía "Y con ustedes…Rooocíiioooo Duuurcall" Pero hizo la pregunta que me imagino nos hacíamos todos los radioescuchas en ese momento:

- Y dígame Dr. Chimbín. ¿Cómo se puede hacer para cuidar la vida? ¿Qué pasos deben tomar los ciudadanos cuando salen a la calle? Porque, como están las cosas uno diría que ya lo que queda es encomendarse a la virgen.

A lo que el hombre, me imagino se dio cuenta de que acababa de decir una barbaridad y después de una breve pausa y un titubeo, dijo:

- Sí. Claro. Eeee. Sí es eso. Encomendarse a la Virgen y a los Santos y a Dios, realmente es lo único que podemos hacer para cuidarnos del hampa. Y bueno estar pendiente en la calle, no distraerse.

Ok. A eso hemos llegado. Al punto en que lo "expertos en seguridad" lo único que pueden recomendarle a uno es que ande con la cartera llena de estampitas. Que le pongamos al carro una calcomanía de "Virgencita Plis Cuídame." Que nos guindemos un rosario al estilo de pucas al cuello y unos brazaletes tipo Dalai Lama en los brazos. Yo sentía que antes de finalizar la entrevista el hombre iba a salir con que:

- Bueno. Usted se puede comprar un anillo bien grandote. No tiene que ser de verdad, puede ser de piñata, pero que tenga una especie de piedra de color. Y se lo da a su acompañante, porque uno nunca debe salir solo. Entonces, si usted ve que lo van a atracar, juntan los anillos y gritan bien duro: "Poderes de los Gemelos Fantásticos: ¡ACTIVENSEEEE!" Previamente escogen quien se convierte en animal y quien se convierte en objeto de hielo. Eso sí, no se vaya a convertir en osito cariñoso o pequeño pony, escoja algo como tigre o león, y el perol del hielo, que sirva también, no se ponga a inventar que sin con lacito de pelo de hielo, o corazón helado. Escoja algo que asuste.

Realmente es preocupante. Ya la gente no haya qué hacer. Yo he pensando que lo mejor es irse por los métodos menos ortodoxos. Fuera alarma, fuera tranca palanca, nada de vidrios ahumados, ni gas mostaza, me quedo con las estampitas, pero además, estoy pensando que ya que hemos llegado a esto, me voy a guindar una culebra en el cuello. Sí. Me voy a buscar una pitón bien grande, le voy a poner de nombre Úrsula y ladrón que se acerque, ladrón que lo muerden bien duro. Mínimo, si no les da miedo, pensarán "nooo vaaale, esa geva lo que está es loca." Además, yo agarré una hace tiempo y me la puse en el cuello, y no me pareció tan babosa. Eso sí, si la tipa apretaba me iba a dejar lista para una sopa de fideítos. Creo que es hasta ahora es la mejor opción, porque lo de los gemelos fantásticos, lo veo como difícil. Si alguien tiene otra idea. Bienvenida.

3 comentarios:

Rol dijo...

Jajajaajajaj
hemos llegado al punto donde como bien dices los expertos en seguridad bien podrían ser curas.

total las recomendaciones son las mismas emcomiendese a la Virgen y mucha Fé...

Poder de los gemelos fantásticos actívense... en forma de rosario de hielo, en forma de estampita

Anónimo dijo...

Jajaja total !!! Aquí lo que hace falta es la sociedad civil organizada

Doña Treme dijo...

Bienvenida a mi psico terror