miércoles, 29 de abril de 2009

Sorry Peppa Pig


Según el Ministro para el Poder Popular para la Salud Social, Corporal Bolivariana de Bienestar Integral Bolivariano, o el Min POSASOCOBOBIB, en Venezuela no hay peligro de gripe Porcina porque no importamos cerdos.
Claro, los criamos aquí solitos y después los ponemos de presidente.
Por lo pronto Pepa Pig, te jodiste, te quedaste en el imperio con tu máscarilla antigripe. Tápate la boca cuando estornudes y ten fe, que según Adriana Azzi, once again, este año sale Chávez. Tienes chance, tienes chance.

viernes, 24 de abril de 2009

Síndrome del Hombre del Siglo XIX


Esta semana ha estado tan complicada que me he sentado a escribir varias veces, sobre varias cosas y nada ha salido. O han salido tantas cosas sobre temas disparatados, algunos complicados, otros triviales, hasta el punto que he decidido que es mejor no decir nada y simplemente no postear.

Estoy en pleno estado de confusión. Me siento como el hombre de finales de siglo XIX, cuando frente a la revolución industrial la sociedad no sabía cómo manejar y procesar los cambios. Ahora vivimos como 5 revoluciones a la vez, la revolución del conocimiento, de la información, de la especialización, del dinero, de la ecología. Ahora hay que ser tantas cosas y ninguna a la vez, que uno no sabe cuál es el camino a seguir.

Desde hace ya mucho tiempo, cuando estuve casada y mi vida era el limpiar diario de pocetas y elaboración de cenas saludables, es decir, era ama de casa, me di cuenta que el papel de la mujer en esta sociedad es todo menos liberado. Si eres alguien que se dedica a su familia, si te declaras de profesión: del hogar, entonces la sociedad te considera una floja sin ambiciones profesionales, ni personales, eres el paria de tu marido, no produces nada, salvo quizás chismes. Incluso hay quien dice que precisamente por eso, tarde o temprano te van a dejar. Si eres una súper ejecutiva, entonces te abandonarán, pero porque no te ocupas lo suficiente de tu casa. No tienes instinto maternal. No tienes sentimientos. Te falta algo de femineidad que viene de las entrañas, el querer ser la garante, el corazón del hogar.

Lo mismo sucede hoy en día con los hombres. Hay cada vez más presión para que se queden en la casa, para que se involucren. Ya no vale ser el tipo de papá que es incapaz de limpiar pupú, de sacarle los gases al chamo, de calarse horas enteras de una misma película de Disney. Ya no es que tú cambias los bombillos y arreglas la puerta del estacionamiento y yo lavo los platos. Ahora todo tiene que ser dividido. Pero no termina allí, ahora la vida es mucho más cara.
Ya nadie juega con perinolas ni trompos, ahora el chamo a los 9 años quiere un Blackberry. Ahora la esposa no es que anda con las tetas por el ombligo, como si fuera una matrona Siciliana. No. Ahora, después del último hijo hace falta una parada por la clínica para ponerse un implante de senos y posiblemente de glúteos. El hombre tiene también que trabajar, que producir.

Todos nos queremos ver como la portada de la revista que está el supermercado. Puede ser que los lentes de sol de la modelo hayan costado 5 mil dólares. Los tuyos costarán 200. Pero no importa, se verán iguales. Puede ser que hayas dejado de ahorrar esa suma para algo que más adelante hubiera valido la pena, como la inicial de un carro o una casa, como parte del pago del colegio de tu hijo. Pero no importa. La vida ahora es así. Es como esa canción de Queen. I want it all, and I want it know.

Cuando miras tu carrera, quizás te preguntas más de una vez, qué eres y realmente no tengas una respuesta. Ahora todo el mundo es especialista, experto. Estoy segura que si vemos en el fondo, debajo de ese especialista no habrá nada mucho más especial que algún otro colega. Pero el mundo está empezando a creer en eso. Curriculums frabricados, adornados, que nos hagan sentir que estamos frente a profesionales que saben de lo que están hablando, así no tengan ni idea de lo que están diciendo. Por eso ocurrió el caso Madoff, por eso la crisis, por eso tantos CEOs que han hecho desastres con el dinero de sus accionistas, porque para todos es más fácil creer que saben, aun cuando tarde o temprano terminen por demostrarnos lo contrario.

Yo no entiendo mucho este mundo. No entiendo mi lugar. Sé a dónde tengo que ir. Sé a dónde quiero ir. Pero creo que son tantas cosas, que no sé cómo plantearme el cómo llegar hasta allá. Y lo que es más, me da miedo. Me da miedo que la frivolidad me trague, me angustia no poder llegar, escoger un camino que sólo tenga como punto de llegada un precipicio. Me da miedo, que a lo mejor, no tengo las piernas tan fuertes para recorrerlo como quiero creer que las tengo.

jueves, 23 de abril de 2009

Error Report


Las computadoras tienen que tener vida propia. De eso estoy convencida. En algún lugar, no sé si dentro de ella, si a través de la internet, pero no puede ser ni azar, ni Ley de Murphy, que cada vez que estoy haciendo algo me sale: Microsoft Word is Restarting. No. Qué arrechera. No puede ser que justo cuando tengo la idea que quiero plasmar, me pongo a darle a las teclas, a mover el mouse y no pasa nada. Sólo veo arriba, al lado del nombre del documento entre paréntesis las palabras: (Not Responding). Lo peor de todo, lo más frustrante, no es que pierdes el trabajo, no es que pierdes la idea que a lo mejor más nunca recuperas, no es que pierdes tiempo y la concentración que tenías y tienes que empezar de cero. No. No es eso. Lo peor de todo es que no tienes a quien gritarle, porque cuando la mierda tiene la desfachatez de preguntarte si quieres mandar un ERROR REPORT, no sabes lo que dice el famoso error report.

Los error report que a mí me provocarían mandar son unos donde empiezo por decirle a la gente de Microsoft que Bill Gates es un inepto y que ojalá le de tremenda diarrea, porque por su culpa no puedo terminar mi trabajo a tiempo, por su culpa perdí algo que es irrecuperable, la inspiración. Un verdadero error report tiene que decir varias groserías, si no, uno no sería honesto. Y no se trata de insultar por insultar, por faltar el respeto, sino que a veces eso es lo que se merece la computadora. Un verdadero error tendría que dejarme expresar las penurias que el famoso NOT RESPONDING me ha hecho pasar.

Dígame cuando no aparece un archivo. Si los idiotas de Microsoft supieran lo que he sufrido esta semana por un archivo que yo sé que guardé, por un trabajo que ya estaba hecho y que ahora simplemente ya no está. No saben. No saben lo que desencadenaron. Y me salen con que si quiero mandar un error report. Un error report que a lo mejor dice: esta pendeja no sabe usar su computadora, y se ríen en mi cara.

Yo estoy segura que detrás de la pantalla hay alguien riéndose. Debe ser un niño como de 7 u 8 años, que sabe usarla mejor que yo, que sabe que no aprovecho al máximo todas las funciones de la computadora, que de vez en cuando me hago la que estoy trabajando y me pongo a jugar Spider Solitaire, que sabe que hay ciertas páginas de internet que jamás confesaría que veo (no es porno, nada tan trillado) y que sabe que de vez en cuando cedo morbo de espiar a ciertas personas en Facebook.

Yo sé que se burla. Hasta de mi música se debe burlar.

miércoles, 22 de abril de 2009

¡Sha la lala…qué viva el amor!

Vieja 1: Si yo volviera a nacer me casaría con un hombre de mi misma edad, para poder estar la mayor cantidad de tiempo juntos.
Vieja 2: ¡Tú si eres pendeja de verdad! Tú por lo menos te quedaste viuda joven. En cambio yo me quedé viuda vieja y ahora me cuesta mucho más adaptarme. ¡Qué bolas!

Así Empezó mi Día


Hay días en que uno se levanta feliz. Cuando esta mañana me levanté, vi que estaba nublado. Siempre cuando está nublado me siento mal. No puedo evitarlo. Jamás me ha gustado la lluvia. Me dan miedo los truenos. Igual, salí. Eran las 6:30 de la mañana. A penas me asomé a la calle vi que por el este el sol estaba empujando a las nubes y se comenzaba a desplegar una alfombra de cielo azul totalmente brillante. Estos son los mejores días.
Entonces, mientras caminaba, me puse a escuchar música, de esa que te hace pensar y sentir que lo que nos rodea es una maravilla. Escuché limón y sal de Julieta Venegas, y pensé en lo mucho que quiero a mi esposo. En que lo quiero tal y como es, como dice la canción, “tal y como estás.” Escuché Lucky de Jason Mraz, mientras caminaba sobre el suelo todavía húmedo de la lluvia de la noche anterior.
Estos son los días en que la naturaleza te da una lección. Te das cuenta de que las cosas difíciles también llegan a su fin. Siempre hay un momento en el que el sol llega para empujar las nubes. Estos son los días en que siento que puedo hacer de todo, que la vida es infinita, que cabe absolutamente cualquier cosa que me proponga. Siento que soy una locomotora, que soy yo la que mantengo rodando mis propias ruedas.
Estos son los días en que todo brilla. Estos son los días para creer que uno es invencible. Estos son días donde uno tiene que fortalecer cada fibra del cuerpo. Son días para comer cosas ricas. Son días para escuchar música sabrosa. Son días para sentarse ante la computadora y decir cursilerías, dar gracias, mandar ese mail que has debido mandar hace mes y medio, a ese amigo que tienes años que no ves. Este el día para ordenar el closet, para animarte a botar aquello que no usas desde hace 6 meses, porque la regla tiene que ser que si no lo has usado en 6 meses, no lo necesitas. Este es el día para abrir el diario, para contarle que después de todo sí le vas a echar plomo a la resolución de año nuevo.
Estos son los días en que los enemigos no importan. Son los días es que quien hable mal de ti no se está dando cuenta que tiene dos trabajos, que se pierde un pedazo de la buena energía que estás destilando. Este el día que le deseas bien incluso a los que se han portado mal contigo. Estos son los días en los que tratas de rapear una canción. Escuchas algo viejo en el carro y en plena cola, gritas y mueves las manos. A lo mejor te están viendo del carro de al lado, pero no importa.
Estos son los días en que el perro está más cariñoso que nunca y tú, de repente, sientes ganas de abrazarlo. Son días en que te dan ganas de hacer algo por el planeta. Cargas el celular y desenchufas el cargador. Son días en que caminas descalzo y sientes la grama en los pies. Se te ocurre que quizás puedes hacer ese proyecto artístico, que aunque no vaya a hacer de ti Andy Warhool te va a llenar de satisfacción. Es un día en que vas a comer postre, porque qué carrizo, porque la gente que no come postre vive como si le faltara algo en la vida, y es porque efectivamente le falta algo, el dulce.
Este es el día en que si ves algo caro que no te deberías comprar, le vas a echar pichón, porque te lo mereces. Porque cuando de repente, lo que iba a ser un día gris y lluvioso se convirtió en un día melosamente lleno de luz, te acordaste de que la vida es corta, de que las cosas cambian de repente, no sólo para bien, sino para mal, de que Murphy tiene razón cuando dice que si todo lo que puede salir mal saldrá mal, pero también todo lo que puede salir bien, saldrá bien. Este es el día en que no importa echarle carro a ese compromiso fastidioso que tienes, te vas a hacer algo frívolo como las uñas. Estos son los días en que te vas a reír de algo tan estúpido que cuando se lo cuentes a otra persona te van a ver como si fueras imbécil. Y no te va a importar. No estaban ahí. Tú lo gozaste, nadie te lo quita.
Estos son los días en que los fantasmas están durmiendo. No existen laberintos y ya no hay monstruos debajo de la cama. Son los días en que si estabas perdido, aunque sea por un momento, te encontrase.

Extraños Cumplidos


 

Mujer: Yo tengo un hijo de 18 años.

Interlucutor: ¡Verga, pero a ti te violaron!

Silencio incómodo. 1, 2, 3, 4, 5… ¡aaaahh! Es un cumplido, quiere decir que te ves muy joven para tener un hijo de 18 años.

lunes, 20 de abril de 2009

domingo, 19 de abril de 2009

Y tú ¿Por qué no puedes vivir sin tu Blackberry?



En estos días escribí un post sobre lo mucho que odio el blackberry. Sí tengo uno, y es una relación amor odio. Hay veces que lo amo. Cuando logro hacer algo sin tener que llamar, cuando logro mandar un email sin tener que estar en mi casa, cuando estoy aburrida y me pongo a hablar por Messenger para matar el tiempo. Pero lo cierto es que muchas veces lo odio. Cuando me llega un email que me quita el sueño o me amarga un momento que debería ser de relax. Cuando alguien me escribe algo a las 7 de la mañana y no puedo resolverlo por un par de horas y se me arruina mi paz matinal, cuando estoy comiendo con alguien y se ponen a mandar mensajes y yo me quedo viendo el techo. Sí, allí es odio. Es más, es Kandanga con Burundanga.

Hubo un comentario de Nano que me dejó pensando. El dice que la pregunta debe ser ¿por qué a la gente le gusta tanto el blackberry? Eso me propongo averiguar. Qué nos lleva al punto tal que un choro le toca la ventana a una chama con la pistola y le dice:

- Dame tu celular.

Ella le da su NOKIA y el tipo contesta:

- Noooo vaale. Esto no es un Blackberry. Toma tu mierda.

Y se lo tira de vuelta.

¿Qué hay detrás de la carita amarilla del Messenger que nos hace sentir asquerosamente felices? ¿Qué hay detrás del comportamiento Pavloviano, que nos tiene casi salivando cuando escuchamos un pitico de email, de SMS o de MMS? ¿Qué nos pone como unos idiotas con el cuello inclinado a escribir testamentos con los pulgares?

Yo no sé. El Blackberry sin duda es algo que nos va afectar dramáticamente como sociedad. Para bien o para mal. No sé.
Me voy a tomar unos días para buscar respuestas.

martes, 14 de abril de 2009

1984. George Orwell. Desearía no haberlo leido.


- va sin acentos y sin enies -
Creo que nunca habia dicho esto sobre un libro, pero me arrepiento de haber leido 1984 de George Orwell. Todo empezo con las famosas listas de la BBC, con el reto de los 1001 libros que leer antes de morir, con la idea de que hay que leer estos libros. A lo mejor si hay que leerlos. A lo mejor este es un libro necesario. En todo caso 1984 es un libro que, sobre todo para aquellas personas que vivimos en la Ciudad de la Furia cumple con aquello que dice Cioran de que un libro debe causar una herida.
Este libro abrio mas que una herida. La historia de Winston Smith se me metio por la sangre, hasta el punto que creo que soy Winston Smith, aunque soy conciente que no quiero serlo. El problema de 1984 es que es una utopia negativa, es algo que se supone que es ficcion, es una de esas cosas que si vivieramos en un pais normal pudiesemos ver como una especie de advertencia sobre la sociedad para ser analizada en circulos intelectuales y literarios. Sin embargo, para mi, es mucho mas que eso. Parece casi un esbozo de la realidad.
La fora como el estado se vuelve todo poderoso, como adormece a los ciudadanos, como les aniquila su sentido de pertenencia, de individualidad, de poder, como los reduce a simples automatas incapaces de formular pensamientos propios, aterrados por la omnipresencia del estado y el contro de todos los aspectos de sus vidas. Esa es la realidad de la Ciudad de la Furia.
Mas de uno dira que es una exageracion. Yo no creo. A lo mejor es simplemente que se avivo mi sentido de la paranoia. Pero me meto en el periodico y veo a Chavez, y creo que no. Quizas preferimos pensar que somos paranoicos antes de aceptar una cruda realidad.
Vivimos en una dictadura de las peores. Vivimos en un pais sin leyes. No tenemos lideres. Vivimos paralizados por el miedo. Salimos corriendo ante la primera amenaza. Nos conformamos con las migajas que nos tira un estado que ya nos controla por dentro y por fuera. Hemos perdido nuestra identidad. Nuestro pais no se llama igual, nuestra moneda ha cambiado de nombre, nuestra dieta y nuestro modo de vivir y hasta de educar a nuestros hijos se adaptado a las corrientes de una revolucion que ni si quiera sabemos de que se trata. No tenemos voz. No tenemos alma.
Estaremos en 2009, pero vivimos en 1984.
Da miedo leerlo. Pero este libro, es necesario. Aun asi, casi desearia no haberlo leido.
En todo caso, ahora estoy leyendo Deepak Chopra.

Baby Capitalismo Salvaje

Estoy en medio de las compras de las cosas de Clarissa.
Que cantidad de mierda necesitan los bebes. Como llegamos desde las prehistoria hasta hoy? No lo entiendo. Hay distintos tipos de teteros. Hay distintos tipos de chupones. Hay corrales para cada tipo de suenio. Hay que comprar cremas para las hemorroides. Aaaa, la belleza del parto.
Dios! En que lio me he metido.
Menos mal que tengo a bordo las fotos del eco. Le veo la carita y vale la pena.
Pero que cantidad de mierda necesita.

martes, 7 de abril de 2009

Blackberry Nightmare

No puedo elaborar sobre esto ahorita. Pero odio. Odio. Detesto, el blackberry. En cierta forma es el peor invento. Destructor que sirve para alienar a las personas.

Resiento el blackberry.

I fucking hate that shit. Y lo que menos soporto es la falta de disciplina para ponerlo a un lado y seguir adelante con otras cosas. Que paso con halar? Que paso con enterarte de las noticias por medios tradicionales? Que paso con esperar hasta el otro dia para resolver un problema? Que paso con irse de vacaciones? El mundo alguna vez no estuvo alli cuando regresaste?
Estoy harta de ser segunda en la lista despues del motherfucking blackberry. Sera que me hago un tatuaje en el culo que diga Blackberry?

Como si el mundo no pudiera seguir adelante un segundo mas sin que nosotros nos enteremos a traves de nuestro flamante aparato.

Y lo peor, es me van a decir que mi mal humor se debe a las hormonas.

Hay dias en que me pregunto, porque conio no me compre ese libro que se llama, Como Mandar a la Gente pal Carajo.

domingo, 5 de abril de 2009

Las Palabras de mi Sabio Padre


Hoy a las 3:55 de la tarde tembló.
Todos nos paramos de la mesa. Salimos a ver si el Avila seguía allí. Después revisamos los perros a ver si sabían algo que nosotros no sabíamos, como dicen que los perros presienten cuando la terra va a temblar.
Nada se rompió. Sólo la calma de un domingo despejado.

Mi papá siguió sentado en su silla y se rió:

- Hay que ver que ustedes ninguno sabe lo que es un temblor. Un temblor de verdad. Esto casi ni califica de temblor. Cuando es un temblor medio se caen los vasos. Cuando es un temblor de verdad lo pagarán los que menos culpa tienen, los que viven en las casas mal construidas.

Claro. Es que tiene toda la razón. No sabemos lo que es un temblor. Hace rato que tiembla. Hace rato que se está cayendo todo, y como siempre están pagando los que menos culpa tienen.

sábado, 4 de abril de 2009

Lo Inocuo de las Palabras


Ayer cuando intentaba escribir algo sobre la aberrante culminación al juicio de Lázaro, Forero, Vivas y los otros 8 policías, lo único que podía pensar era en lo inocuo de las palabras. De un tiempo para acá nos hemos armado de ellas para todo. Cada vez que sucede algo en el país, lo único que hacemos es hablar o leer. Si uno toca el tema de "hacer algo" entonces la gente te responde que eso le toca a los políticos (aunque 30 segundos antes te habían dicho que los odian y que ninguno sirve para nada), o que para que se pueda "hacer algo" tiene que surgir un "líder" que nadie sabe quién es, ni de dónde puede surgir, ni si quiera qué cualidades debería tener (salvo ser capaz de ganarle a Chávez) o que, y esta es mi favorita, "yo no me voy a ir a matar en una avenida porque yo tengo hijos y no estoy dispuesto a dejarme matar en el calle como un perro por un piche partido que ni siquiera me gusta, porque además aquí nunca pasa nada."

Lo cierto es que siempre estamos llenos de excusas para cualquier cosa. A veces hasta para emitir una opinión. Creemos que somos libres todavía y que no vivimos en dictadura sino que vamos hacia ella, sólo por el hecho de que si estamos en un lugar de confianza, con gente de confianza, nos sentimos a nuestras anchas para expresar lo que pensamos. ¿Qué pasará el día que Lina Ron se meta en Facebook? Me puedo imaginar el pleito virtual, los insultos en los muros, los grupos de "saquen a Lina Ron de Facebook," pero también puedo ver las posibles represalias en carne y hueso. Y ¿entonces qué? ¿Nos callaremos porque no vamos a dejar que una persona que no es que sea militante de un partido, sino que sufre de una enfermedad mental nos venga a maltratar? Quizás ese día declararemos que la dictadura se ha instaurado.

Cada vez nos quedan menos espacios, o al menos eso es lo que nos hacen sentir. El juego de este gobierno es precisamente hacer que sus enemigos se sientan impotentes, que crean que lo único que pueden hacer es prestarse a su juego, ya sea violentamente o en silencio, o apagar las luces, cerrar la puerta y marcharse a otro lado. Lo triste es que eso no en el fondo no tiene por qué ser así. Ciertamente como movimiento político, si es que se le puede llamar así, la oposición está totalmente disgregada. Y cómo no va a estarlo, si la única idea, la única ideología que la mueve es el NO Chávez. De resto, no sabemos ni qué tipo de país queremos. Sin embargo, hay ciertos ideales, que si buscamos dentro de nosotros y dejamos de utilizar la abyecta conducta de los demás como excusa para no luchar por nuestros principios, los encontraremos y llegaremos a esos espacios de lucha, que no implican ni postrarse ante un político en el que no creemos, ni el extremismo de lanzarse a la calle a arriesgar la vida, que es precisamente lo que nos impulsa a luchar.

Un perfecto ejemplo es que lo que está sucediendo con muchos escritores, por primera vez, como señala El Universal en su sección de arte y entretenimiento, están retirando sus obras y manifestando su deseo de no querer participar en el premio de novela Rómulo Gallegos. Por supuesto que las autoridades del premio adoptan una actitud de estilo "peor para ellos," sin embargo, todos sabemos que si no hay quién se ría, no hay payaso. Esto es un ejemplo de la manera como debemos comenzar a luchar. ¿Cuántos escritores no soñarían con ganarse el Rómulo Gallegos? No sólo el honor que conlleva, sino además el chequecito que acompaña al premio y la publicidad para la obra del autor. Es el sueño de todo el que alguna vez en la vida se plantea plasmar en una novela aquello que le dicta su voz interior, esta servidora incluida. No participar, privarse de eso y decirlo abiertamente es una forma contundente de disentir, de luchar. Eso es lo que se llama "hacer algo."

Una de las cosas que más me entristeció del veredicto de ayer fue el pensar que hoy amanecería como si nada. Como si aquí no se hubiera atropellado la justicia, como si aquí el poder judicial realmente fuese un poder autónomo, como si la condena fuese algo que vimos en una serie de Warner Channel, como si decir "es que no hay nada que yo pueda hacer para cambiarlo" fuese suficiente. Pues yo, me siento aliviada al ver que poco a poco algunos venezolanos comienzan a decir, yo sí puedo hacer algo, yo sí puedo alzar la voz.

Si pensamos que con marchas y con banderas nos vamos a enfrentar a la dictadura de un caudillo y vamos a ganar, estamos equivocados. Pero si pensamos que eso significa que tenemos las manos atadas, también estamos equivocados. Y lo que es más, si pensamos que aquí no ha pasado nada y no va a pasar nada, estamos cometiendo el peor error de juicio y sentido común de nuestra vida, y lo vamos a pagar muy caro. Sentir autocompasión y renegar porque en Venezuela estamos pagando justos por pecadores, es la receta del fracaso, es precisamente lo que el caudillo juega a que creamos. Lo primero que secuestra, antes que tus bienes, antes que tu integridad física, es tu sentido de poder hacer aquello que te dicten tu conciencia y tus principios. Él ya tiene ganada la partida porque nos tiene ganada nuestra voluntad.

Yo he descubierto aquello que puedo hacer. Espero que poco a poco mis compatriotas empiecen a descubrir lo mismo. Efectivamente, ¿puedo ir con mis propias manos a liberar a los condenados del día de ayer? No. ¿Puedo destituir a la jueza? No. ¿Logro algo insultándola en la intimidad de mi hogar? No. Pero si puedo buscar un espacio para luchar. Eso no significa que no tendré que hacer alguno que otro sacrificio, pero será mínimo en comparación a perderlo todo. Mi primera meta, tratar de ayudar a que salgamos de esta apatía y este marasmo. Es un deber que tenemos frente a esas 9 personas condenadas injustamente. Aunque no queramos aceptarlo en nuestras manos está. Las palabras sin propósito ciertamente son inocuas. La voz que alzas porque quieres defender un ideal, es el arma más contundente.

viernes, 3 de abril de 2009

Lo que sucedió hoy en Venezuela es tan atroz, que he intentado tres, cuatro y cinco veces escribir sobre ello y no me salen las palabras. La injusticia nos deja mudos, pero el deber de todos es no callar. Ojalá logremos comprenderlo. Si no. Nos habrán condenado a todos.

Scaramouche. De Rafael Sabatini



Jamás me imaginé cuando comencé a leerla que iba estar leyendo de una forma tan interesante sobre la Revolución Francesa. Si bien es cierto que la trama central, la historia de André-Louis Moureau "Scaramouche" es ficticia, la descripción de los sucesos históricos es impecable. Incluida la amistad del protagonista con el famoso Isaac Chapellier, prominente personaje de la revolución francesa. La redondez del personaje central es quizás una de las cosas que uno como lector más disfruta. Ver su transformación de un ser netamente pragmático, casi un cínico, pero sin llegar a serlo, en una persona cuyos ideales y sentido del honor llega a ser su principal motivación es realmente interesante. Moureau presenta como personaje una complejidad que logra enganchar al lector.

Ahora bien, la novela ciertamente es intensa, pocas veces me sucede con un libro que se me acelera el corazón y no puedo soltarla porque debo saber cómo va a culminar una capítulo, pero Sabatini lleva la trama un poco lejos, forzando las leyes de la casualidad, hasta el punto que en momento dado parece Fiallesco (esa palabra la utilizo en alusión a Delia Fiallo y sus novelas rosa con giros absurdos en la trama). Creo que Sabitini pudo eliminar ciertos elementos que le añadía dramatismo a la historia y que realmente no eran necesarios. Quizás el autor le faltó severidad a la hora de establecer el destino de ciertos personajes o bien no quiso dañar el aspecto Quijotesco de su personaje, cosa que no entiendo ya que Moureau, a pesar de que tiene mucho de ello, es bastante humano.

Sin embargo es una buena lectura, entretenida, espectacularmente escrita. Sabatini en algunos momentos tiene frases magistrales. Una de mis favoritas "el peor arrepentimiento en la vida, es el de la oportunidad perdida." Esta novela, sobre todo por lo que narra a nivel de lo que sucedía en el plano social, político y económico en Francia, la deberíamos leer todos los que vivimos en la Ciudad de la Furia. Es aterradoramente similar a nuestra coyuntura actual.

jueves, 2 de abril de 2009

"Eterna Locura"

Esto lo encontré en el blog de un chileno. Me gustó. Quizás poeticamente no tenga ningún valor, pero me parece simpático el mensaje.

Estamos locos, estaremos locos,
viviremos locos, moriremos locos,
seguiremos estando locos,
pero cuidado!
si dejamos de estar locos,
aunque nos gusten los locos,
no seremos nosotros
y estaremos siendo otros.

by Gac.

Bravo Bruna


El speech dado a Charles ayer por la vieja BRUNA:

- Yo no zé que paza a zta generrazión. El mesonero de mi casa dezia "su generrazión era de mujeres bonitas, elegantes, intelijentes, divertidas. Y mirra, mirra en cambio a mi hija, no es bonita, no es intelijente, no es elegante, no es divertida. De joven Irenita Zinng iba a fiestas y cambiaba tres vezes disfraz. Tres veces cambiaba disfraz. En cambio mi hija, no haze nada. No sabe comer, no sabe comer en la kasa. No hace nada. Aburrida. ¡Esta generrazión!"

Bruna tiene razón. Esta generación se fue para el coño de la madre. No levantamos la cabeza del blackberry, estamos más preocupados por la última relación de Paris Hilton que por el colisionador de Hadrones que puede cambiar la hisotria de la ciencia, pensamos que Vargas Llosa es un grupo de rock, hemos perfeccionado las drogas hasta el punto que no hace falta metérselas por la nariz, con tomarte una pastillita estás listo, sin internet se nos paraliza el cerebro, hasta el punto que probablemente no sabemos escribir si no es aplicando teclas, creemos que el sexo oral no califica como sexo, nos ocupamos de la ecología porque es lo último entre los famosos, nos ocupamos de los huerfanitos porque Angelina Jolie ha adoptado como a 8, nos parece que un embarazo de cuatrillizos es normal, no parece que las mujeres embarazadas que engordas más de 10 kilos no están en nada, averiguamos la vida de quién sea por Facebook, las mujeres se meten a cachaperas porque está de moda y todavía estamos pensando que el día que llegue el Papa Negro será el fin del mundo.

We are so fucking screwed, it´s not even funny!

miércoles, 1 de abril de 2009

El Condón Mata


Realmente que hay cosas con las que uno puede o no estar de acuerdo con la Iglesia. Al fin y al cabo, todos tenemos derecho a una opinión. Pero lo que dijo el Papa hace unos días, de verdad no hay por donde darle la vuelta. Es allí donde uno se detiene a pensar en qué es lo peor del ser humano. Definitivamente el fanatismo. Creo que lo que nos separa de los animales no es la capacidad de razonar, como siempre se dice. Más bien es precisamente la incapacidad para pensar lógicamente, para dejar a un lado las pasiones y ser objetivo.

Entiendo que el Papa tenga su Fe, sus creencias, su apego por una doctrina religiosa y esté ansioso por propagar el mensaje de la abstinencia. Uno puede o no estar de acuerdo. Yo no estoy por múltiples razones. Hoy en día creo que la virginidad es un tema que trae más problemas que soluciones. Y que particularmente en las mujeres tiende a convertirse en un trampolín para el trauma, la autoflagelación, la baja autoestima y la inseguridad. La abstinencia va por ahí. Sinceramente creo que se utiliza como herramienta de manipulación. No como lo que debe ser, una decisión personal, que nada tiene que ver con el carácter moral de una persona, sino con una forma de ver, disfrutar, es decir de vivir la vida.

Ahora, de allí, a tener la santa voluntad, de pararse en un país donde mueren millones de personas a causa de una enfermedad que es incurable, dolorosa, desesperanzadora y devastadora y decir que el medio más eficaz para prevenirla no es la solución, etc, es algo que mi mente, supuestamente más compleja que la de mi perro o la de un loro simplemente no puede comprender. No lo entiendo. No lo veo. No me cuadra. No puedo procesar cómo es que hay alguien que se preocupa más por una doctrina que por un bebé que jamás tendrá una vida sana y normal, por unos niños para quienes una gripe cualquiera no significa un día menos de parque sino posiblemente la muerte. Porque lo peor de todo es que para muchos de ellos el tratamiento simplemente no existe. No porque no lo haya sobre la faz de la tierra, sino que en su entorno y sus condiciones es algo tan inviable que podemos decir que no existe.

Lo más absurdo de toda esta situación es que el SIDA en África no tiene que ver con una promiscuidad medieval, como los ultra conservadores les gusta hacer pensar a la gente, sino con una cantidad de factores culturales, étnicos y sociales que para los occidentales es casi imposible comprender. Es sencillo decirles a otras personas cómo vivir. Eso nada más toma un par de palabras, algo ya muy distinto es vivir la vida que ellos tienen que vivir.

Dejé este tema para hoy, porque me metí en Noticiero Digital y vi una especie de artículo, si es que se puede llamar así a algo tan mal redactado, que decía que el Papa tenía razón. Esta persona llega tan lejos hasta decir que los "sidosos" son una amenaza para la sociedad, que su enfermedad es tan peligrosa como la tuberculosis o la peste bubónica lo fue para la humanidad en su momento. Así mismo dice que prefiere que su hija antes de tener relaciones se masturbe con la almohada como hacen muchas mujeres. Que la gente que sufre de HIV, debería estar en cuarentena, porque son una amenaza contra el resto de las personas que "son puras" al no tener esa enfermedad.

Es desconcertante. No se entiende. No hay ni qué decirle a la gente que piensa así. Si bien el condón no es "la solución" al problema, es una forma comprobada de evitarlo. Si la gente tuviera información y acceso a métodos de prevención, entonces el problema sería mucho menor. No quiere decir que no existiría, así como no hay nada seguro en la vida. Porque ciertamente puedes ir a una clínica y te pueden contagiar una infección o puedes saltar en paracaídas y a lo mejor el aparato no abre. Cosas así suceden. Infalible, no es. Pero está comprobado que hace un buen trabajo y es el colmo que alguien cómo el Papa hable de esa manera cuando hay tantas personas que sufren por esto.

Es allí donde de verdad uno se da cuenta de que el ser humano es esclavo de sus pasiones y víctima del fanatismo. Yo dudo que la pregunta al llegar al cielo sea, ¿Cuántas veces hiciste el amor o tuviste relaciones sin sentirlo o hasta irresponsablemente? Yo creo que será más bien algo así como ¿cómo afectaste la vida de los más? ¿Para bien o para mal? Negar una mano, propagar la ignorancia y preferir la enfermedad antes que la prevención por el sólo hecho que puede estimular cosas con las que uno no está de acuerdo no puede entrar en la categoría de hacer el bien.

Yo le diría tanto al Papa como al periodistucho ese, puede ser que tengan sus opiniones, su manera de ver la vida y sus fanatismos basados en la paranoia, pero no son nadie para juzgar a los demás y decirles cómo vivir. Mucho menos son alguien para negar la única ayuda que existe hasta ahora para prevenir un dolor tan grande que obviamente ni lo pueden imaginar.

Y si creen que sus supuestas "vidas morales y virtuosas" los mantienen a salvo del SIDA. Piénsenlo de nuevo o mejor, pregúntenles a los descendientes de Artur Ashe.