jueves, 14 de enero de 2010

Escuela de Escritores


Hoy di un paso importante. Sí. Sé que no he hecho las putas polvorosas. De verdad ando con flojera de cocinar, pero horrible. Es que es mucho más sabroso escribir. Y además no engorda! Pero trato es trato, pronto las haré. Ya tengo la manteca lista. Pero es que esta semana ha sido excelente.

En primer lugar empecé el nivel 3 en la escuela de Roberto Mata. Sin palabras. Tenemos que hacer unas tareas buenísimas. Por ejemplo tomar retratos de desconocidos. Me encanta. Ya les contaré lo que hicimos y cómo fue. Hablo en plural porque mi hermana se metió conmigo y la verdad que estamos gozando. El grupo es cheverísimo. De verdad que si la escuela de Roberto fuese una iglesia yo profesara esa religión. Suena un poco fanático lo sé. Hoy ando con la hipérbole al máximo. Ahora qué tiene que ver ese curso con el reto. Tiene todo que ver. Porque la fotografía es una forma de agudizar la mirada, de narrar. Es otro medio pero se narra. Se piensa. Se busca transmitir. Dudo que llegue a ser fotógrafo, pues mi cosa son las palabras, pero los ejercicios me van a ayudar mucho.

Luego ayer comencé un taller con la escuela de escritores de España. Qué nota. Ya se presentaron el profesor y uno de los alumnos. Me encanta. La primera tarea es bastante difícil, y a pesar de la cantidad de talleres que he hecho nunca había tenido una tan complicada. En serio. Tengo que hacer unas greguerías, que son frases que mezclan el humor con una metáfora como por ejemplo: la morcilla es un chorizo lúgubre. Yo soy demasiado mala para eso. 01 en esa boleta. Y todavía hay más, pero bueno, espero que no me boten al primer ejercicio. En todo caso eso tiene relación directa con el reto y estoy demasiado feliz. Ayer escribí sabroso en la novela, con gusto, con buenas ideas, que espero no me parezcan una plasta dentro de tres días.

Lo otro bueno son los panas virtuales que estoy haciendo con el curso. Demasiado tripa. Del tiro me metí en otro de literatura infantil para echarle plomo a esa faceta que no quiero dejar de lado.

Así que bueno, el Mal de Montano está como mi muela. Grave. La diferencia es que este último no busca, ni desea, ni espera, cura alguna.

Les seguiré contando.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Son cursos online? Dónde?

Manuela Zárate dijo...

Chamo en la Escuela de Escritores. Te metes en www.escueladeescritores.com No saabesss...yo estoy demasiado emocionada !!!! Y empiezo uno en Icrea la semana que viene con Fedosy!
Lo máxx..