miércoles, 6 de enero de 2010

A V A T A R


De mala gana y por compromiso, esta tarde salí de mi casa rumbo a ver Avatar. La verdad no tenía ningunas ganas de ver otra película de James Cameron, después de lo que fue el fiasco cinematográfico más grande que he vivido. Ya no recuerdo el año, pero fue no hace tanto tiempo que me robó tres horas o más de vida. Era una historia idiota, donde unos personajes que daban pena, servían de excusa para que un cineasta partiera un barco en dos.

No quería ir porque me esperaba lo mismo. Unos animales corriendo por una selva. Un montón de efectos, muy buenos, pero X en cuanto a contenido. Naves. Tiros. Lo mismo de siempre. El hombre malo que quiere destruirlos. Unos parlamentos idiotas de "ustedes no comprenden nuestra especie." "sí, pero yo soy uno de ustedes ahora." "yo te amo" "pelearemos hasta la muerte." "hemos vencido." "puede besar a la novia." FIN.

Pero estaba equivocada. Muy equivocada.

Ciertamente AVATAR tiene mucho de lo que menciono en el párrafo anterior. Pero la verdad es que es una película impecable. Puede ser que los parlamentos no sean para que uno saque una libreta y comience a anotar frases para el recuerdo, pero lo cierto es que la historia está muy bien pensada. Tiene un mensaje que va mucho más allá del clásico: el hombre no entiende nada. Destruye todo. Lo que yo me esperaba en un principio.

En primer lugar se nota que esta es una película "verde." El tema ecológico está por todos lados. Y las imágenes están tan bien logradas que uno de entrada se enamora de la flora y la fauna de ese lugar que Cameron llama Pandora. Cada ser es extraño, pero a la vez se asemeja a muchas especies de las que tenemos en la tierra. Como por ejemplo el rinoceronte que tiene la cabeza como un tiburón martillo. Sencillamente brillante, porque a uno le llega.

Otra cosa son las cascadas. Las flores que brillan como el plancton. Cada animal además es único, uno nota la diferencia entre los miembros de una misma especie. Se nota que la película fue hecha con atención al detalle y no por salir del paso. Este es un director que realmente quería crear un nuevo mundo y no desarrollar un entorno para que cuatro personajes echaran ochenta tiros y salieran volando unas naves espaciales.

Otra de las cosas que me llamó mucho la atención, es que con esta película James Cameron, a mi juicio, hace una crítica directa sobre la manera como los Estados Unidos, sobre todo la administración Bush (hay un personaje que a mi modo de ver claramente es Bush), enfrentó lo que ellos llaman "La Guerra contra el Terrorismo."

La película profundiza sobre lo que significa atacar una cultura que uno no conoce. Sobre las consecuencias que puede tener el hecho de que una civilización, que se siente superior por el simple hecho de manejar tecnología de punta, puede tener sobre un planeta en general. Y lo importante que es entender que hay cosas que para otras personas, para otras culturas son sagradas, y que para entenderlos hay que sumergirse en ellas. Que por más poderoso que uno sea la única manera de entendernos es dialogar y respetarnos mutuamente. Y sobre todo, que hay gente que está dispuesta a hacerlo. Los indiferentes no son todos. No se puede generalizar.

La verdad es que vivimos en un mundo complicado. Por donde uno lee hay desastres. Como dice Fito Paez son tiempos donde nadie escucha nadie. Tiempos donde todos contra todos. Tiempos donde siempre estamos solos. Y al único lugar al que eso nos puede llevar es a donde todos terminamos por aniquilarnos los unos a los otros. Todo por una diferencia de opinión. Por maneras de ver la vida, que en la superficie parecen muy diferentes, pero que cuando uno profundiza se asemejan considerablemente.

Yo sé que quizás este sea un mensaje que no toma muchas cosas en cuenta. Que el problema entre las diferencias entre oriente y occidente es complejo. Que ambos se sienten amenazados y deben defenderse. Las soluciones no son fáciles. Pero en general poca gente hace el esfuerzo de entender otras culturas. Creo que para las nuevas generaciones va a ser necesario abrir la mente. Intentar entender que hay cosas que se deben respetar. Este planeta es de todos y nos guste o no vamos a tener que compartirlo.

En todo caso, Avatar, es una película excelente. Y aunque uno no quiera profundizar uno pasa un rato agradable, cosa que al final es el meollo del asunto cuando uno va al cine. Sin embargo, los mensajes están allí. Bravo por Cameron. Eso es lo que llamo un artista. Eso es usar la creatividad. Hacer una obra y sin que el espectador lo note, llevarlo a navegar por las aguas profundas del pensamiento.

2 comentarios:

Mau dijo...

Ay a mi me da ladilla avatar, cuando ya toooodo el mundo comenta algo y lo putean me aburro sin siquiera haberlo probado! No me parece nada de otro mundo! Nulo ps!

Manuela Zárate dijo...

chama yo estaba igual que tú. Fui arrecha, de mal humor. Le escribí a una amiga: me voy a llevar una linterna y mi libro. De verdad me encantó. Vale la pena verla.