martes, 9 de febrero de 2010

Dígalo Cantando


Varias veces al día me llaman y yo contesto: Dígalo cantando. Es una de las tantas expresiones que se me han pegado por ahí. Yo reconozco que mento madre de la ciudad. Del país. Yo reconozco que me pasa por la cabeza irme. Pero sólo de pensar que mi hija va a hablar, no es que otro idioma, sino español con otro acento se me revuelven las caraotas en la barriga. Me da de todo. Se me paran los pelos. Yo hace ya varios años que asumí mi pasaporte. No tengo abuelo canario, ni bisabuelo italiano. No tengo para donde buscar. La única manera que me den nacionalidad extranjera es que el Estado Bolivar se independice o que declaren la República Independiente de Barquisimeto. Espero que de hacerlo ambas sean capitalistas, neoliberales, imperialistas, derechistas, fascistas (dentro del significado bolivariano de la palabra no del hitleriano y tradicional, neonazis favor abstenerse, no comulgamos con eso, gracias). Pero en todo caso, no hay para donde coger. Yo te hablo inglés, francés, machuco el italiano. Pero de dónde soy es de un solo lugar. Y lo acepto. De verdad no reniego, y es más, lo digo con orgullo. Sí, cuando he vivido fuera he sido de esas patéticas que escuchan Simón Díaz y hasta salsa, se me salía mi lagrimita cuando pensaba que jamás volvería a vivir en Caracas. Afuera extrañaba la frescolita, el toronto, la susy, el tody, el cocosete, hasta las colas y la manera tan campante como un "se las da de vivo" se trataba de colear en una cola. No me las voy a tratar de tirar de sueca porque me falta mucho pelo catire y el agua oxigenada no sirve.

Sin embargo, sin esas cosas se puede vivir. Uno se acostumbra a comer otras cosas. Uno se acostumbra a que las colas sean derechitas y más bien la gente le de paso a las viejitas y las embarazadas en vez de tratar de tumbarlas. Pero hay algo sin lo cual yo veo muy difícil acoplarme a otro lugar: la manera de hablar. Los venezolanos tenemos una forma de expresarnos que es demasiado nuestra, demasiado colorida y expresiva. No hay como decirle a un ricachón: musiú. A un tonto: patiquín. A un médico que no nos gusta: un Dr. Chimbín. Ya sea de la televisión o del cine, de frases populares, de eventos naturales, sociales y políticos hemos apropiado expresiones que hacen un lenguaje propio. Espectacular.

Dígame el decirle a alguien: no te vistas que no vas. O mejor aún en una conversación dos amigas hablan de un novio:

Chama 1: Mira y que tal te va con el pior es nada.

Chama 2: Ay, regular, creo que no va pal baile.

Chama 1: Mmm. Qué no se vista que no va.

Chama 2: Eso es correcto.

Traducción: Chama 2 está saliendo con un tipo por el simple hecho de salir con alguien (peor o pior, más coloquial todavía es nada), pero realmente el tipo no da la talla, no es el hombre de su vida (no va pal baile). La amiga lo confirma (que no se vista, que no va), y eso es correcto es una forma un tanto malandra, como tirándosela de ex Disip de decir, ciertamente. Ojo, que yo soy fan del buen vocabulario, me dan mis días en los que mi esposo me pregunta qué carrizo significa la palabra que acabo de usar. En los que le digo cosas como a mí no me dices que hacer porque yo soy ácrata. O totalmente anacrónico el comentario. No voy a estar perdiendo el tiempo en cosas baladí. Sí. Yo puedo hablar así, pero yo amo mis expresiones malandras.

Más de una vez he dicho tranquilo que el equipo gana al que andaba, ¿pero estás segura? ¿Pero será que se puede? Claro que siempre acoto que mi mamá dijo eso en el 1998 cuando las elecciones y efectivamente el equipo no ganó. Pero la Fe se mantiene. Otra que me encanta es la de Luis Herrera, pónganse las alpargatas que lo que viene es joropo. Esa es perfecta para cuando uno sale de Caracas en algunas vacaciones.

Me dejaste como el interior de superman. Yo siempre mando por texto a mis emigos embarque: ahora me llaman el interior de superman. Y ni hablar de: todavía los bomberos me están quitando de encima el carro que me echaste. No es lo mismo decir: tu siempre embarcas a tu siempre echas carro. Y eso que embarque ya es coloquial. Otro de mis grandes favoritos es ¡Zape Gato! Tiene algo de viejil, de la Caracas de antes. Mira, no vaya a ser que nos atraquen saliendo de tu casa: ¡Zape Gato! Que siempre además puede ir acompañado por un ¡Bicho! Bicho da para todo. Para nombrar a un mala gente, para expresar sorpresa, simplemente avisar que estamos viendo un insecto de gargantuescas proporciones.

Luego entran otras como ¡La verga del pato macho! Generalmente yo la uso para expresar una frustración. Una mala noticia que me acaban de dar o algo que no quisiera que pase: "eso sí sería la verga del pato macho." Nunca he visto una por cierto, así que conlleva un cierto carácter místico. No sé si es que es enorme o es mínima y por eso no se quiere. Aunque nunca me había puesto a pensar que la pata no tiene, o no debería tener verga. Pero a la vez la biología nunca ha sido lo mío. La verga de Triana es la mejor forma de designar a un creído. Yo conozco a más de un idiota que se jura La Verga de Triana. Me encanta de esta expresión el tinte histórico. El darle protagonismo a otro personaje del descubrimiento que no sea Colón, los Reyes Católicos y la Pinta, la Niña y la Santa María, así sea por el tamaño de los genitales. Estamos claros que para estar montado en el carajo durante meses esperando ver tierra hacía falta una buena.

Sólo un Venezolano le dice a alguien que se vaya diciéndole: sacúdete y si alguien se pega, así la cosa sea de puntos, de yeso o hasta de ambulancia lo que sigue es un buen: sóbate y los que botamos la cédula terminamos el slogan con un: que eso se hincha. Y siempre hay alguien que contesta: no fue conmigo y me dolió. Pero sabemos que no le dolió nada. No hay como aludir a la homosexualidad diciendo: se jodió la bicicleta o se perdió la cosecha.

Cuando alguien se va o algo se acaba Adió luz que te apagaste. Si estamos en un lugar que está full y llega alguien más, o cuando llega alguien que uno tiempo sin ver se le recibe con: éramos muchos y parió la abuela. Este me encanta, porque siempre me imagino a la anciana dando a luz. Totalmente fuera de lugar. Por otro lado siempre que uno está buscando una respuesta con ansiedad alguien le contesta: vamos a ver, entonces uno responde, vamos a ver dijo un ciego. O si alguien dice lo que estábamos buscando entonces dio en el clavo y hasta lo podemos felicitar diciendo: ese es mi tercio.

Después viene lo más malandro. El ¿Qué pasó papá? O en vez de saludar lo que puso de moda la novela Por Estas Calles y su ¿Qué es lo que está pasopa? No hay como que te digan tú si estás ricalda. Degeneración de tú si estás rica. Por ahí también viene tú eres bien frescolita. De tú eres fresco y cómodo. Otro que me encanta es muerto el perro se acabó la rabia, y en alusión a los canes, zarna con gusto no pica. Ese le encanta a mi mamá para decir cualquier cosa que nos dejaba hacer cuando éramos chamos y después teníamos que pagar que si estudiando hasta tarde.

Una cosa es decirle a alguien apúrate y otra muy distinta saliendo el payaso soltando la risa. Y ¡Mosca pues! Cuando queremos avisar algo. Y si estamos segurísimos de algo y nos están cuestionando: Si yo digo que la burra es negra, es porque tengo los pelos en la mano. Esa una de mis favoritas.

Qué tal que alguien llega y no saluda. Y en vez de decir, mira ¿tú no saludas? Se le dice: mira, ¿yo dormí contigo anoche? En vez de súbele el volumen: dale vatio. Qué mantequilla, cuando algo parece fácil. Música paga no suena, para decir yo no te pago hasta que me termines el trabajo. Y sírvemelo como si fuera para ti o como palo de músico para que nos sirvan un trago bien cargado y que rasque pronto.

Estas nuevas generaciones también están trabajando en sus expresiones. Mi sobrino no le puedes preguntar cómo le fue el fin de semana porque te contesta: radical. Eso quiere decir, contrario a lo que uno esperaría, que la cosa estuvo suave, bien, tranquila. Yo pensaba que era más bien del más allá. Pero no. Cuando la noviecita se lo quiere quitar de encima le dice pinta un bosque y piérdete o multiplícate por cero. Esa me fascina. También están minimízate. Y "no, no, no, delete, delete." Y por supuesto es imposible que diga que sí a algo sin decir: sí va. Así sea por escrito. Por mail. Por teléfono. Como sea. Pero si la respuesta es sí, es sí va.

Por última si a una amiga de uno ya le hicieron el tururú siempre habrá el que diga que ya le quemaron el rancho. Y uno siempre tiene un amigo que mira el cielo y dice Dios: a mí no me des, ponme donde hay. Y hasta la religión la invade nuestra forma de hablar, porque más de un amigo dice que está pasando por una sequía y que le está poniendo velitas a San Luca, el santo de la…exactamente.

No. Es que yo sin esto de verdad que no puedo vivir. ¡Zape gato!

5 comentarios:

Or@ dijo...

Este post está "del carajo".
"Más bueno y me muero"

Anónimo dijo...

mas niche es ¿qué pasó papa? sin acento en la "a"

yo tengo dos preferidos:

ya mataste el tigre y ahora le tienes miedo al cuero, y

porque se muera una vieja no quiere decir que hay peste en el pueblo

rgv333 dijo...

la mejor de las mejores, para mi, por supuesto tiene que ser ochentosa: chévere cambur!

(jejeje)

...para denotar que estás bien.

ciertamente siempre tenemos que envenar las expresiones.

hoy la jerga 'malandra'nos dice:

calidad, nítido, todo finito, mejor imposible, 'depinga', todo bajo control, todo positivo, miamor (o el envenenado 'miamor con te quiero').

mi favorita hoy en día es: 100%!.

luego de las negativas: foso! para referirse a algo muy malo.

luego hay una infinidad según la región del país. los llaneros y los maracuchos son los reyes.

una oriental que causa demasiada gracia es 'a según' para referirse a un chisme.

bueno, ahí te dejo unas frases pa' que te entretengas.

http://bit.ly/9q8e97

viento!

pd: CM los gentilicios no se escriben con mayúscula (venezolano, venezolana...), no se si fue con intención.

pd2: espero que no te molesten mis correciones, como te habrás dado cuenta ya soy tu fan!

Manuela Zárate dijo...

Jajaja. Como me he reído, y la de expresiones que no sabía. La de la vieja, está demasiado buena. Por cierto, vengo de decirle a mi hermana que ya maté al tigre y no puedo tenerle miedo al cuero. (Por lo del Diablo Guardían, me estoy lanzando por un barranco, mañana me es de Sanatrix, fijo).
RGV. Gracias por lo de fan. Lo digo con las cachetes un tanto rojos, y como diría el celular, gran sonrisa. Y la correciones, no es que no me importa es que son bienvenidas! Es la única forma de aprender. Yo a veces escribo a millón y mis dedos van más chola que mi cerebro, pero la de los gentilicios siempre se me pasa. Una vez más gracias.
Me voy a seguirle echando plomo al hampa! Me faltó esa! Jeje.

Esencialmente dijo...

que bueno!!!

pues a mi me encanta: "con tanta voz y mandando a cantar"