viernes, 19 de marzo de 2010

And Follow My Heart I Did.

Sí. Me están diciendo que si me gusta la cosa. Que si el drama. Que si las razones. Que si el olvido. No para mí es puro y simple como esto: si tú lees en un papel mentiras sobre ti, te defiendes. Yo soy idealista y come flor. Yo soy quijotesca. Creo que en el honor. Creo que la mentira no sirve nada, salvo cuando es una cortesía como: te quedó riquísima la torta. Pero cuando tu agarras a alguien y dices lo que te da la gana como si fueras el dueño de la historia, sin importar a quién estás haciendo daño. No. Así no funcionan las cosas. Yo creo en eso que aquí llaman: un parao. Y yo estoy parada con la palma hacia fuera haciendo señal de stop. Prometí decir la verdad y las promesas se cumplen. La verdad será servida.

Y el resentimiento, se agradecería, llevarlo a un diván, que forme parte del mobiliario de un doctor que cobre bien caro. Porque esto no lo empecé yo. Lo continué. Firmé el papel. Lo que quiere decir que la cosa rueda.

Yo sigo insistiendo que aquí lo que enredó las cosas fue no comprender ese dicho que de lo cortés no quita lo valiente. Y que mal puedes pasar por valiente, si no eres cortés.

2 comentarios:

Toto dijo...

Praise the Lawd Hallelujah! Yo te quiero asñi sea desdichada y desterrada de la Tierra del Señor. Pero again, la mejor mentira es la verdad así que para adelante como el elefante.

Esencialmente dijo...

Kuddos para ti!!!!