viernes, 19 de marzo de 2010

El Amigo


FOTO: La Zárate

Curioso que esta mañana hablando con mi hermana le digo algo que para mí es una máxima en la vida: a los amigos hay que quererlos como son. Uno puede tratar de cambiar a los hijos. Incluso a los hermanos. A los papás. Si el jefe no cambia, tarde o temprano uno busca otro trabajo o resuelve por otro lado. Si la pareja no se pone las pilas lo mandas a que recoja los corotos y coja de las de Villa Diego. Pero, los amigos no.

Uno no se sienta con un pana y dice: bueno mira, si tú no cambias, esta amistad la vamos a tener que dejar hasta aquí. Puede ser que te alejes por un tiempo. Que te sientas porque algo te dolió. Incluso que decidas no hablar más nunca con esa persona porque no le perdonas algo o vice-versa, pero de ahí a que te pidan cambiar es otra cosa. Uno los acepta por lo que son. Y la verdad que si uno se pone a pensar, lo que le da color a esta vida. Lo que la hace tolerable. Es sin lugar a dudas, la amistad. El amor es necesario para vivir. Pero sin la amistad, la vida es imposible.

Entre amigos está el que jamás te llama. El loco. El que tiene conexiones en todos lados. El que nunca maduró. El que habla demasiado. El tímido. El eterno soltero. El que está con la misma novia desde kínder. El que perdiste por algo que hiciste que no sabes qué es. El que dejaste de ver sin razón aparente. El que aparece de vez en cuando. El que no se le puede contar nada porque lo repite. El que le cuentas todo. El que sólo le cuentas ciertas cosas.

El brillante. El que dejaba todo para septiembre. El que resultó ser algo que jamás te hubieras imaginado. El que jurabas que iba ser un éxito pero se fue por mal camino. El que te defraudó. El que perdonaste. El que llamas cuando necesitas algo puntual. El que llamas cuando andas sin hacer nada y quieres tomarte un café. El que da los mejores consejos. El que es sensato. El que tu pareja odia. El que tus papás adoran. El que te conoce tanto, que con oírte la voz sabe que te pasa algo, hasta sabe cómo es tu ropa interior.

El que fue tu pareja. El que pudo serlo. El que es todo menos sexual. El que tiene ciertos derechos.

El que no hace falta que le expliques nada. El que tiene límite de tiempo porque te saca de quicio. El que es abusador. El que se enrolla. El que se cae a gritos contigo y al día siguiente no ha pasado nada. El que sabes que te va a decir la verdad por más que duela.

El superficial. El profundo. El nerd. El creído. El sifirino. El modesto. El demasiado sangre liviana. El altruista. El inventor. El pilas. El que siempre le pasa de todo. El que es un hit con el sexo opuesto. El que siempre lo está jodiendo una pareja. El que tiene una tía que te pellizca los cachetes. El que su mamá te adora y siempre lo mandan a hacer lo que haces tú. El que escribe cada cinco minutos. El que llama todos los días.

El antiparabólico. El que si no lo llamas a las 6 am el día de su cumple se ofende. El que te hizo reír hasta que una bebida te salió por la nariz.
El que te vio desnuda accidentalmente. El que te vio desnuda casualmente. El que te vio con toda la intención. El que se enamoró de ti. El que te hizo enamorarte sola. El que te mandó al foso de la depresión. El que daría la vida por ti. El que nombras padrino de tu chamo. El que se sabe todos tus cuentos.

El que es tu pana porque tienen un hobby en común. El que es un amigo netamente cibernético, y jamás lo has visto en persona. El que comenta todo en Facebook. El amigo de Facebook que fue un pluto contigo en el pasado. El de Facebook que tiene un nombre que no habías oído en toda tu vida. El que hiciste por twitter. El que ya no sabes cómo hablarle si no es por el Messenger del Blackberry. El que sabe todo de computadoras. El que te llama para preguntarte ¿Qué es Windows?

El que tiene una historia trágica. El que se gana todos los premios. El que se gana todas las rifas. El que vive en otro país y esperas volver a ver algún día. El que siempre manda fotos.

El chino. El gordo. El negro. El flaco.

El pelabolas. El que tiene poder. El rico. El que siempre tiene un plan de pinga. El que es tan desordenado que ya no pisas su casa. El que siempre embarca. El mala paga. El que siempre te invita. El que no regala nada. El súper cumplido. El que no entiendes cómo te aguanta. El que siempre se recuerda del día de tu cumple y es el única día al año que cruzan palabra.

El delicado. El que proteges. El que si hablan mal de él proteges a capa y espada. El que quieres conseguirle parjea. El que tiene unos hijos lindos. El que tiene un chamo que es terrible. El intelectual. El que se las tira de viajado. El que siempre anda en una onda nueva. El que cayó en un vicio. El fashion. El metrosexual. El homosexual reprimido. El que salió del closet. El que está luchando. El que pierde el tiempo. El que te juzga. El que te estresa. El que sabe de arte. El que se las tira que sabe.

El que te admite todo. El que te hizo algo que todos condenan y que tú perdonas. El que te encontraste por la vida. El que recuperaste después de muchos años. El que quiere ser como tú. El que es tu ejemplo a seguir. El que te tiene un sobre nombre que sólo usa él.

El chuchero. El mala caña. El bonchón. El que baila que te cagas. El que tiene dos pies izquierdos. El que maestro parrillero. El que no hace ni café. El que no sale después de las 9 de la noche ni muerto. El madrugador. El fanático de la liga española. El que se pone insoportable con el baseball. El que se pone inmamable con el gimnasio. El fisiquista. El político. El familiero. El que es tu sangre. El que es familia lejana. El que es más que si fuera tu familia.

El que todo lo arregla. El que es un mano de mierda. El que es médico y llamas para preguntar una guevonada que te daría pena preguntarle a otra persona. El que te abrazó cuando estabas llorando. El que manejó tu carro un día que no podías más de la rasca. El que tiene una canción contigo y si están juntos y suena la cantan y la bailan. El que fue toda una historia. El que siempre te hace reír. El que tienes que seguirle la corriente.

El bellito. El elegante. El que jamás se le mueve un pelo. El descoñetado. El que no se quita los crocs. El as de los negocios. El materliasta. El que casi nadie soporta sino tú. El culo malo. El que es un culo.
El que te salvó de hacer un papelón. El que hizo un papelón contigo. El que te sacó de un lío.

El papá perfecto. El que terminó casado con alguien de tu familia. El que se come las uñas. El que se pinta el pelo. El que ve televisión que jode. El que no ve televisión. El lector. El músico. El artista.

El que vivió algo duro contigo. El que no entiende un lado de ti. El que nadie entiende por qué es tu amigo. El independiente. El que te llama para ver si llegaste bien. El que podría hacer un inventario de todo lo que tiene Itunes. El que sabe full de cine. El que no se pela los Oscars. El que va a llenar contigo el álbum Panini del mundial, aunque tenga 31. Esa última, soy yo.

6 comentarios:

¡Van Caro! dijo...

Aja! Encontré varios amigos aquí jajaja. Muy bueno

PD: quiero ponerlo en el fb... prometo darte tu merecido derecho de autor.

Rol dijo...

JAJAJAJAJA

muy bueno el post, es la versión larga y actualizada de la propaganda aquella de coca cola.

muy bueno Manu. aunque te falto el q te conoce por tu alias nada mas jajaajaj

Manuela Zárate dijo...

Van Caro! Sería un honor que pongas esto en tu FB. Gracias. Escribo para mí, y para la blogosfera. Y gracias por lo de los derechos de autor. Qué bueno!

Y rol tienes toda la razón. Me faltó ese, jejeje.

Astrina dijo...

y el que sabe el por que de tu alias!

Excelente post Manu, ya lo twitee.
Ya no pido permiso jajajaja q abusadora.

A mi Ardi! me bautizó como la que lo comenta todo. xD. Y tambien llenaré al album panini. jajajaja
cariños!
Astrina

Facility manager dijo...

Hola Manuela:
Muy bueno tu post (como siempre) Este especialmente para lo que creemos en la amistad.
Un abrazo,
Tu amigo, el bloguero.

eltauromquico dijo...

Es la ley de los contrastes, un buen amigo es aquel completamente diferente a ti...y creo que de la misma forma debe ser el matrimonio.