miércoles, 28 de abril de 2010

EL MENDIGO Y LOS PERROS



Aquí va. Lo prometido es deuda. Ahora que estoy en retrato veo un millón de cosas de esta foto que haría diferente. Empezando porque la luz es durísima, pero a la vez eso fue lo que hizo que los perros tuvieran esa expresión. Pero sí, la foto habría que encuadrarla distinto y dar más espacio arriba. Nada, ahora que lo sé no lo vuelvo hacer. Estoy aprendiendo y gozando en el camino. Lo que hace esta foto, es la mirada del hombre.

Es muy intensa. Él estaba en shock de que yo quisiera, no que se viera su cara, sino que encima le pidiera que me mirara directamente, y más aún cuando le dije, tú me miras a los ojos, el lente es mi ojo.

Me fui y se me quedó viendo y me asusté. Pensé que a lo mejor me iba a seguir. Y lo que más me pegó fue que cuando me acerqué estaba sonriendo, simpático, y cuando entablamos la relación "fotográfica" salió toda la melancolía y la intensidad.

Él como yo a veces, se escuda en su sonrisa.

6 comentarios:

Sabri dijo...

Manuela que belleza de foto...

Matilde Amorell dijo...

No chica! esta foto esta perfecta. Me parece espectacular. Tal cual, la mirada del señor hace la foto.

rgv333 dijo...

m. ¡gracias!

Manuela Zárate dijo...

Gracias! Es que ahora en el curso de retrato nos han enseñado algunas cosas, y la veo y digo...mmmmm...bueno uno siempre es crítico con sus cosas. Me alegro que les haya gustado. Rgv, promesa de boy scout, es promesa de boy scout. Pero si me encuentro al viejo algún día, aplico lo otro que aprendí.

rgv333 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maiskell dijo...

Como decía un profesor que tuve hace años "allí está la foto, no importa lo que hubieses hecho después porque de repente ese después no llega"

Estoy segura que todas tus observaciones son válidas, más no quitan lo que te gustó hacerla y eso en mi humilde opinión es lo que tiene valor

Bella foto!