sábado, 24 de abril de 2010

Tips para Viajes el Exterior


Viendo la coyuntura de nuestro país creemos que es necesario preparar a los viajeros para lo que van a ver en el exterior. Uno viaja y uno siente que está en otro planeta. En otra dimensión.

Se debería dar un manual a todo viajero para que no entre en pánico cuando salga del país y vea otra realidad.

Lo que buscamos es evitar el Síndrome “Goodbye Lenin,” es decir el shock total ante la vida imperialista, fascista y consumista del Capitalismo Salvaje. Con estos tips estamos seguros que eso no pasaría.

USTED HA SALIDO DE VENEZUELA. ATENCIÓN. ES NECESARIO QUE ESTÉ AL TANTO DE LO SIGUIENTE:

1. Cuando llegue a su destino notará que las colas se hacen en orden. Si abren una casilla nueva para atender el flujo de gente: NO CORRA.

2. ENTREGUE EL PASAPORTE AL FUNCIONARIO. No se lo van a quitar, ni los de sus hijos menores de edad tampoco. No tiene que entregarle fotocopias del mismo. El señor probablemente tenga una sonrisa y le diga “Bienvenido” ESTO ES NORMAL. Mantenga la calma y disimule.

3. Al salir no lo van a atacar 50 hombres a la vez diciendo: “taisi, taisi, taisi, taisi,” ni lo van a obligar a que sea una sola persona la que les lleve las maletas, de hecho podrá llevarse el carrito hasta el exterior del aeropuerto. Por favor no trate de llevarse el carrito, eso no quiere decir que se lo regalaron.

4. No tiene que preocuparse por los taxis piratas. Si hay algún carro viejito no es un burundanguero, ni un secuestrador en potencia. Móntese con confianza.

5. Por la ciudad verá motorizados. NO LO VAN A ASALTAR. Si alquiló un carro, no se lo tire encima a las motos por favor.

6. Puede bajar las ventanas. Puede ir con su reloj de cualquier material y marca, tranquilamente. No corra si se le acerca alguien por la calle. Si le dan una muestra de perfume, es una muestra de perfume. No es burundanga. Si ve algún viejito que le está dando un infarto, ayúdelo y llévelo a un hospital, no es un choro que lo va a robar.

7. Si tiene que ir a algún supermercado notará que los productos de la cesta básica abundan. Es decir, leche, café, azúcar, entre otros. No salga corriendo a gritar “Haaay lleeeccheeeeeeee.” No vaya a pelear con las demás personas del supermercado por los productos. No hace falta. No hay restricciones que le limiten a comprar sólo dos por persona, pero tampoco tiene que salir a hacer compras nerviosas.

8. Notará que en los supermercados y farmacias hay productos de muchas marcas. Tranquilícese. Respire hondo y lea con detenimiento, busque una que le guste. No tiene que desconfiar de las marcas, no habrá pollo, ni leche de lugares como Bielorrusia o Eritrea.

9. Si el presidente del país habla en cadena nacional probablemente sea un saludo de año nuevo. No cacerloee por favor, tampoco piense que pasó algo malo si dicha cadena dura unos 30 segundos. ES NORMAL. En el Imperio simplemente no les gusta hablar con el pueblo.

10. Si llega tener algún altercado con la autoridad, ya sea que lo para un fiscal de tránsito o algo por el estilo, no intente sobornarlo. No funciona y se puede meter en más problemas de los que ya está.

11. El suelo de la ciudad está limpio. Eso es normal. No cayó una bomba atómica.

12. Si tiene reservaciones para ir a algún lugar no tiene que calcular hora y media para llegar.

13. Si llueve no corra a su hotel. No va a haber una vagüada, ni va a colapsar la ciudad. Seguramente la ciudad tiene drenajes para el agua, es normal que no se formen charcos inmensos.

14. No empuje en el metro por favor. Si alguien entra en un vagón y dice “Buenas Tardes” es por educación, no se tire al piso ni grite “Llévate lo quieras” pensando que después de buenas tardes iban a decir: esto es un asalto.

Si tiene alguna duda por favor mande una postal a su Consejo Comunal pidiendo ayuda. Hay unos libros excelentes de la Universidad de Trípoli, que tratan sobre cómo manejar el estrés en el imperio.
Y que tenga unas felices vacaciones. Y vuelva pronto que el capitalismo salvaje se mete en la sangre…y mata.