martes, 4 de mayo de 2010

Los 8 Conflictos del Día de la Madre


Se acerca el día de la madre. Yo estoy emocionada porque oficialmente es mi primer Día de la Madre. Claro que todavía tendré que esperar como mínimo un año más para que mi hija se de cuenta y haga una de esas cosas que arrancan lágrimas. Y la verdad es que para mí ese es el gran sentido, y lo que lo adultos hemos perdido. Nada como los joyeros de pasta, las cartas cursis, las flores de papel, hasta los saca piojos y los pájaros hechos con una técnica que se suponía era origami. Y los actos. Las canciones.

Ahora de adulto es otra cosa. Y mientras no reviva todo aquello con mi hija, me toca esperar y pasarlo, como adulto. Y como todo lo adulto está marcado por conflictos tontos, que no tienen ni pies, ni cabeza, ni razón de ser, ni nada que uno racionalmente pueda calificar como base o fundamento. El Día de la Madre no es todo color de rosa. Más cuando se está celebrando a un miembro tan importante de la familia. Y ya todos sabemos que no hay familia sin peo.

Veamos.

Mi mamá siempre hace un almuerzo. Vienen mis hermanas. Nos vemos como si no nos viéramos nunca. Y no podemos faltar. Como si no nos viéramos nunca. Como si alguna hubiera volado de Oslo para el almuerzo, en la única oportunidad al año que las monjas de Oslo le dan permiso para ver el mundo exterior. Faltar, es bajar un escalafón en la categoría de la calidad humana. Es someterse a la torcida de ojo. Mi mamá invita a todas mis tías. Todo el mundo trae una flor. La verdad es que es la mar de cursi, pero comemos rico y nos reímos bastante.

Desde ya estamos con el tema de: "El Regalo." Qué le vamos a regalar a mi mamá. Ella siempre dice "prefiero que me pregunten qué quiero, en vez de gasten en algo que no quiero."

Entonces le preguntas y te dice que no sabe. Que no está segura. Que lo va a pensar. Lo hablamos entre hermanas, y siempre nos parece que regalarle algo que ella ya sabe qué es, es como chimbo. Siempre decimos que nos vamos a poner de acuerdo para regalarle algo entre todas, al final somos 4 y entre 4 puede salir algo mucho mejor. Pero siempre hay una que no aguanta, y va y compra su vaina y jode todo. Y cuando el resto se arrecha dice:

- Bueno chama. Como no me llamaron, entonces yo compré mi vaina. Porque siempre ustedes compran la suya y yo quedo malísimo ese día sin nada.

Conflicto número uno. Las hermanas están bravas.

Después viene el rollo de comprarle el regalo a mi papá. A mi papá no se le puede dejar solo con ningún regalo. El año pasado le preguntamos que tenía en mente para darle a mi mamá el Día de la Madre y contestó: "Las bisagras de la puerta del garaje que están viejísimas y hay que cambiarlas."

Ojo. Que no es por pichirre. Yo realmente no creo que haya una persona más generosa en este mundo que mi papá. Simplemente a él le parece que mi mamá le encantaría que la puerta funcionara perfecto. Sin chirriar. Él no le ve el rollo a darle a su esposa ese día una bolsita marrón de ferretería con el poco de tornillos adentro. Eso es otro peo que hay que echarse al hombro.

Conflicto número tres. Quién le compra el regalo a mi papá. Flores incluidas que no tengan una tarjeta que obviamente llenó el motorizado que las trajo.

Luego está mi mamá que se empieza a estresar desde el lunes antes por lo que va a cocinar. A cuántas personas les va a decir, porque con mis tías llegamos como a veinticinco personas.

Conflicto número cuatro. El estrés de mi mamá que dice "estos días de mierda, uno lo que hace es trabajar como un perro. Y todo el mundo pide, pide, pide. Y ni las gracias te dan." Y todos los años amenaza con que al año siguiente se va a ir a Aruba, a pasarlo sola, sin que nadie la joda. Uno tiene que mediar, porque encima mi papá, no entiende por qué ella esta arrecha.

Luego viene, ¿qué día lo hacemos? Porque siempre lo hacemos un domingo, ya sabemos que en mi familia la cosa se celebra un domingo, porque somos mujeres todas. Y el Día del Padre el sábado, para que el domingo los esposos puedan ir con sus padres. Pero entonces está el rollo de que siempre está el consorte que también lo quiere pasar con su mamá. Entonces empieza el por qué no lo haces tú el sábado. O por qué no lo haces un desayuno. O por qué no cenamos esa noche.

Conflicto número cinco. El peo de los otros que se ofenden. El "Almuerzo del Domingo" es como la hora sagrada. La familia que no le toque esa hora es la que se va a "enrollar." La que va a poner cara de "echaron baigón como si yo fuera cucaracha." Y aunque todos los años aquí se celebra en domingo. Todos los años hay ese rollo. Aunque dentro de cinco años no te acuerdes que hiciste aquel Día de la Madre por el que ahora estás formando este peo.

Luego viene el conflicto número seis, es el que tiene uno con su pareja por la compradera de los regalos.

¿Qué le regalamos a tu mamá? ¿Cuánto nos vamos a gastar? Y sobre todo ¿Quién compra las vainas? Porque el Día de la Madre es como navidad en mayo. Todos los centros comerciales están atestados de gente. Todo cuesta el triple. Si se te ocurre ir a comprar una flor con menos de diez días de anticipación, lo más que vas a encontrar es monte flotando en agua infecta, y un florista que se va a reír en tu cara. Todo para además darte cuenta que te sale más barato poner la inicial de un carro que comprar unas piches flores que en dos días se van a morir.

En el desespero terminas casi por pararte en plena autopista, en uno de esos lugres que dicen "Dale un Cariño a Tu Ciudad" a darle gracias a la alcaldía por haber dejado crecer un monte con alguna florecita. Y el conflicto número seis es grande. Porque el peo de las flores es que ahora, toda las madres esperan algo. Entonces no son nada más flores para tu mamá, sino para todas las mamás que van al dichoso almuerzo. El año pasado yo no llevé sino para mi mamá, y quedé como la tacaña del país vecino. Todo el mundo te ponía esa sonrisita de "te digo que no importa, pero lo que en realidad estoy pensando es: ¡qué bolas!" Así que este año estoy desde ya pensando qué coño voy a llevar.

Al final del día, todo el mundo termina bravo por algo. Fastidiado por algo. Arrecho por la cola. Estresado porque todo está carísimo. Cabezón porque no hayas qué carrizo regalar, y la verdad que las tarjetas son como cursi.

Y de repente se te ocurre decirle a alguien de tu familia, que realmente no le ves el sentido a estos días, porque pasan todas estas cosas y se vienen encima al menos seis conflictos pendejos.

Conflicto número siete. Dicen que ese comentario es chavista. Porque lo que te falta es decir que el Día de la Madre es un día capitalista.

Estamos a martes y ya yo estoy agotada. No tengo regalos para nadie. Me empiezan a salir ronchas de pensar que tengo que montarme en el carro para ir a un centro comercial, atestado de gente y con las cosas carísimas como están. Me da otra erupción de pensar que la mitad del mundo no entiende mis alergias. Por qué últimamente andan en plan de "vamos a regalarle a Manuela un manual para vivir la vida." Cosa que me encanta, porque cuando la gente te critica demasiado es que estás haciendo lo que quieres. La vida irónicamente funciona así.

Y así este año llegara a mí el conflicto número ocho, por qué publicaste todo esto en el blog.

Y mi respuesta será: coño, porque es así. Niégame uno de los conflictos. Dime que no pasó. Y de repente, a lo mejor, cambio esta entrada.

12 comentarios:

Matilde Amorell dijo...

Siiii!!! extraño los días cuando el regalo se resolvía con una cajita llena de macarrones pegados!!! o un pote de mayonesa pintado con algodón adentro!!!

Or@ dijo...

A mí me hubiese encantado llevar a mi mamá al Concurso Cartas de Amor MB, era el regalo perfecto, pero ya pasó. Le puse en video la carta de Ira y lloró de emoción. Ese día como que la siento para que lo vea otra vez y listo. Que peo el regalo Diosss.

Anónimo dijo...

entre hermanas y amigas nos llamamos y decimos "feliz dia del coño de la madre" es el dia que mas se dicen esas palabras...

Manuela Zárate dijo...

Jajaja. Qué bueno está eso de Feliz Día del Coño de la Madre, jajaja.
Y tremenda idea Ora, ponerle esa carta, sí creo que le va a gustar mucho!
Mi mamá anda fregada de una pierna y sacarla es medio peótico, pero la verdad es que ponérselo puede ser buenísimo.
jajaja
Anónimo no paro de reirme!

SHAMI dijo...

Y ahora tu te has convertido en el conflicto numero 9 para tus hermanas, tu esposo y tu mama. Porque ahora hay que regalarle a Manuela que es mama! Disfrutatelo ahora te toca a ti!

Mariela dijo...

Está buenísimo... todos tenemos conflictos ese dìa! Wao! Este es mi tercer día de la madre, y de verdad yo soy feliz con los corazones de foamy y los vasitos forrados con pedacitos de papel arrugado... es lo más bello, lo demás este año que se vaya al carajo! Je je
Besos

Esencialmente dijo...

Jajaja Ora voy a cobrar royalties!!!

Manuelaaaaa, dos soluciones sugeridas a la lista interminable de conflictos: mi plan con los consortes, cada hijo va donde su mama, total es el dia de la madre, de la de uno, no el dia de la mama de tus hijos, asi de frio y objetivo pero ayuda full! y luego pues si las familias politicas son sensibles se les hace la visitica de medico.

Consegui un "detallito" pa las tias, nada del otro mundo y hasta ordinariote si lo entregas como viene, pero me parecio fino,arregable y BARATO pa no llegar con las manos vacias: en el tijerazo (valga la cuña) tienen una tazas con los signos del zodiaco, compre una pa cada tia y se las voy a poner con caramelitos adentro o chocolaticos o algo asi y se las envuelvo bellas y mi chamo se las entrega. Cada taza BsF 9.9, total todo el mundo toma cafe o te!

Enjoy, mi primer dia de la madre (claro esta que me estrene con acto y todo porque el chino tenia 4!) lore como magdalena y me lo vacile como nada en el mundo! pocas cosas son tan ricas son tan ricas como esa y exhibo en mi ofi esos regalos hechos en el cole como si fuesen el Picasso que batio records en la subasta de hoy!

Besos and happy mother's day!

Manuela Zárate dijo...

Ayyy Esen, qué emoción! Y lo de las tazas está buenísimo!! Eso a mis tías les va a encantar!! Muy buen dato.
Gracias...graaaciaas...

Doña Treme dijo...

qué buen post!
Mi familia como ya lo has leído, vino del mismo lugar que mork y mindy. Mi mamá siempre dice lo mismo: sólo quiero que me regalen paz, que no peleen... F...K! Mejor di de una vez por cuanto es el cheque poraque aqui si no se pelea, es porque no estamos.

Con respecto a las tías es una yuca, especialmente con el tema del lugar. Ya llevan una semana de conversaciones con respecto a donde será el sarao. Y ni sueñen los consortes con su mamá! Mi familia es un matriarcado donde primero cuentan mi mamá y sus hermanas y después vienen las otras mamás...

El día de la madre no es nada fácil...

todoloquemepasa dijo...

muy bueno tu post! créeme, no eres la primera ni la última q sufre estos 8 conflictos!!

Daniel Escobar dijo...

Excelente Post! Llevo al menos una hora sin cansancio, leyendo tu Blog para inspirarme a escribir el primero del mio. Gracias! (Llegue por Nina Rancel)

Manuela Zárate dijo...

Gracias Daniel! Qué bueno. Un honor. Bienvenido. Y no dejes de avisarme cuando publiques tu primera entrada! Ánimo. La blogosfera es tu ostra! :D