martes, 1 de junio de 2010

Mujeres


Me pediste que reflexionara. Sí. Lo estoy haciendo. Pero me temo que no va a poder ser un solo post. Sería ideal. Sería muy masculino. Muy conveniente como les gustan las cosas a ustedes. Pero la respuesta va a ser femenina hasta los tuétanos. Larga. Con su dosis de risa. De llanto. De hormona. De sarcasmo. De novela mexicana. De libro de autoayuda. De clase de arrechera. De terapia de manejo de la ira. De Nietzsche, porque al final somos "humanos, demasiado humanos."

Y sí. Entiendo Juan que te cueste entender lo que no marcha en escenas como:

Ella:- ¿cómo me queda esto?

El: (sin fijar la mirada en ella) así estás bien. Vamos.

O que te fastidien comentarios como "no es lo que me dices, es cómo me lo dices." Sí. Qué tanto vale la pena enrollarse por esas cosas. Porque para ustedes morado y magenta es la misma cosa. Porque aquello de llevar el desayuno a la cama, no se lo hizo el príncipe a Cenicienta, entonces ¿de qué te quejas? Ni yo soy Carlos Mata ni tu eres Jeannette Rodriguez.

Entiendo, que para tu género sea más cómodo quedarse con esa versión de la relación hombre-mujer estilo la de hace veinte años. Esa que estipula que las parejas que duran se lo deben todo a "la inteligencia de la mujer."

Si fuera hombre no me gustaría, por más cómodo que fuese, que me dejaran el papel del tonto de la partida. Esperando a ver si lo que quieres en la vida, se da o no se da gracias a lo pilas que sea o no sea tu pareja. Porque te digo amigo que la traducción oficial de eso es: yo hago y deshago a mi antojo, mientras tú desarrollas técnicas físicas y emocionales para aguantarme. Y creo que eso como mínimo está pasado de moda.

Ahora los dos le echan pichón al asunto, o el asunto cojea y si es que camina. Camina mal.

A veces. Confieso que sólo a veces. Pienso que nuestras antecesoras lo tenían más fácil. Al menos si te guías por los libros de Jane Austen. ¿Qué ves? Con ser bonitica, tener algo de personalidad, tipo Elizabeth Bennet o Emma, así fueras pobre te podías levantar a tu Mr. Darcy. Un día llegaba el hombre y de buenas a primeras pedía tu mano en matrimonio. Sin andar preguntándose si no sería mejor idea irse a vivir juntos primero, porque bueno sabes que la convivencia es arrecha.

Y sí. Se nos ha complicado todo. Porque ya no es que yo espero a que venga "alguien" a pedir mi mano en matrimonio. Ya no es que "para siempre" implica que pasas unos quince a veinte años con una persona. Ahora el resto de nuestra vida puede implicar unos treinta a cuarenta años. Ahora la expectativa de vida es más larga. Y sí. Ambos queremos mayor calidad. Ahora en todo se exige que sea mejor, más bonito, más entretenido y más barato.

Técnicamente hoy en día somos más felices. Nos los dice la televisión. Las vallas publicitarias. Las series. Friends. Hoy en día eres como Rachel, no tienes por qué salir de la universidad para tirar el título junto con el bouquet, a una cantidad de gente que sólo espera de ti que seas poco más de un mueble. Ahora puedes realizarte como mujer. Puedes ser tú misma. Segura. Segurísima. Plantada. Una palo de mujer. Una tipa echada para adelante. Valiosa. Bella. Inteligente. ¿Qué más? ¿Qué estoy dejando por fuera?

No sólo lo puedes ser. Sino que en teoría eso es lo que los hombres quieren. Que no fastidies porque eres autosuficiente. Que no agonices por el voicenote, porque él no te sigue en twitter. O porque te dijo que te iba a llamar el martes y estamos a jueves. ¿Cuál es el estrés? Sí, pero es que no son dos días, el martes fue hace dos semanas y media. Pero ve y dile a un tipo que de verdad no te importa él. No le digas nada cuando por fin aparezca. Que por fin te llame después de tres semanas y tú le digas:

- Oye vale, es que esta noche había quedado con unas amigas. O incluso – Me invitó a cenar "un amigo." (Code para date).

Acto seguido el pana sale con dos teorías. O eres una picada que se inventó lo de las amigas, por venganza. O eres una puta, zorra que no se pudo "guardar" en su casa tres semanitas mientras él aparecía. Al final todo es en función de ustedes. Eso sí. Ese pana, no le enseñará el voicenote a las amigas. Pero sí le va a contar a quien pueda, el "drama" que está viviendo. Con "una chama" porque generalmente evitan el nombre. Y hará dos cosas: o lo pagará con la próxima, o se quedará pegado con esta. Porque ustedes amigos, también se quedan pegados. Más pegados que Ford Fiesta la laguna de Los Campitos.

Sí. Esa seguridad que esperan de unos y otros, tambalea, y ¿por qué?

No es realmente una gran pregunta. Las respuestas están ahí en nuestras narices. Al alcance de quien las quiera ver y tenga el pecho para hacérselas. De hecho, pasa lo mismo con los hombres, ser hombre tampoco te voy a decir que es una papa pelada. Lo que pasa, es que como siempre, nosotras somos más abiertas y más sinceras. Y la verdad, para ser justas, no tenemos que luchar contra el tabú de que macho que se respeta no llora. La verdad es que con esa ganamos una. Mínimo, cómo no vamos a tener licencia para llorar si nos tenemos que echar cera caliente en ciertas partes, y después proceder a arrancar con violencia.

En fin. Hoy en día tenemos ante nosotros un panorama duro. Durísimo. Empiezo por un ejemplo sencillo. El aspecto físico.

En un próximo post.

7 comentarios:

Or@ dijo...

Coño Manu. Los hombres son una vaina seria, pero igual nos encantan porque una te es como masoquista de nacimiento. No podemos cambiar el que nos derritan, pero si podemos desarrolar técnicas para disimularlo y hacernos las pendejas, a los golpes, porque sino te joden toda la vida. Yo cargo una mala racha en la que todos los carajos que me han tocado últimamente han sido los protagonistas coños de madre en las películas mariconas que a mi me gustan, esos con los que la protagonista nunca se queda porque aprece el indicado. Yo no se si el indicado existe para mí, pero he probado todo. Ahorita me invente una de abstinencia para aclarar mis prioridades y salirme de éste oscurantismo solo cuando aparezca el que es. Pero una se ladilla, porque jamás aparece. Yo he sido cuaima, ladilla, celosa, fastidiosa, posesiva. He sido tierna, consentidora, tolerante. Aprendí a los coñazos que nada de eso sirve, hay que ser una misma y al que no le guste que se vaya, el peo es que todos se van. Salí con un chamo y yo era la más antiparabólica del mundo, tanto que si yo fuese hombre me encantaría salir conmigo misma. ¿Qué pasó? que el chamo comenzó a pedir atención y coño a mi me gustaba y entonces comence a pararle más que antes. Pues tuvo el tupe de reclamarme que porque ya no era la misma. No me jodan, ellos tampoco saben que es lo que quieren. Un niño (que tu conoces más que yo) me dijo que los hombres son muy comodos, que hay que precisarlos. Seguí su consejo y el de turno también salió corriendo. En conclusión uno es pendeja mientras lo permite. Después es mala, zorra como dices tú e ilógica. Pero en algo estoy segura, coño si el tipo no apareció en dos semanas y media fue porque no le dío la gana, dejemos las excusas para excusarnos a nosotras mismas y no a ellos. Que triste mandar un mensaje preguntando: ¿qué te paso? por qué no me has llamado? Porque la respuesta es una sola y nosotras nos la sabemos. Lo mismo aplica con la niña que se arrecho porque no la siguen en Twitter: no te sigue porque no le da la gana. El que amenacemos con dejar de seguir, con eliminar en el pin, bloquear en el MSN y borrar de la libreta de teléfonos no les afecta en nada, les da de que hablar.
Buen post jajajajaja disculpa por esta groseria de comentario (por lo extenso) pero me provocó.

Manuela Zárate dijo...

Orrsss! Extiéndase todo lo que quiera. Porque sí, este tema da para mucho. Para demasiado y a todas nos llega.
Sí es patético eso de: "qué pasó? estás perdido?" Mal Fatal. Es como, el clásico: qué estás pensando? Cuando el tipo está ausente. Y el fatal, tú me quieres? Uuyyy, por qué nos ponemos así. Coño es grave. Y eso va también hacia el otro lado.
Cuando una pareja necesita hacer esas preguntas, que son pura inseguridad disfrazada de "soy directa" la cosa está grave.
Me parece bien. Coge mínimo. Espera un rato. A veces uno necesita estar sólo un tiempo y evaluar sus cosas.
Tranquila. Ya aparecerá, y definitivamente una tiene que ser una misma. Esos juegos agotan, y al final, si estás en una relación maquinando todo el tiempo, jamás la vas a disfrutar. Yo me niego a que el amor sea así. Se acaba la magia.

rgv333 dijo...

esto es mejor que una radionovela... ¡sigan!

Petayo dijo...

El instinto innato que se lleva en el cromosoma, los hombre siempre están a la casería, buscan mantener sus genes y mientras más mujeres tengan, más posibilidades tiene de trasmitir su genética, cosas de Darwin, las mujeres con el embarazo anulan mucho mas esa cacería, ellas del hombre quieren la seguridad, que ofrezca recursos, por ello no buscan tanto la estética como los hombre, que son mas de vista, buscan la juventud por las posibilidades del embarazo, artilugios, el maquillaje, son utensilios de las mujeres para enaltecer la juventud, obviamente pasando las últimas décadas, el feminismo, las mujeres por igual , la sex and the city, la libertad, la posibilidad de trabajar, ello conduce a buscar por igual esa libertad o libertinaje.
Consecuentemente, el hombre y la mujer nunca serán iguales, posiblemente el espacio y el ser cómodo es propio del hombre, el desaparecer y no llamar es una forma de comodidad y también si pasa mucho tiempo quizás el miedo a tener que lidiar con una discusión, se propone evitarla y eso conlleva a peores discusiones, pero obviamente que quizás este en esas semanas de promover su genética, lamentablemente los hombre en fin de cuenta somos muy básicos, terminamos en querer solo sexo y comida, lo demás es muy complicado.
Te recomiendo un libro que se lo di a mi hermana a ver que descubría de mi cuñado que estaban llegando a la década de casados y aparentemente es una época de crisis, y bueno el libro se llama POR QUE LOS HOMBRES QUIEREN SEXO Y LAS MUJERES NECESITAN AMOR, puedes comprarlo en tecniciencia : http://tecniciencia.com/layout.jsp?layout=7&isbn=9788497353236
Saludos
Un hombre

Manuela Zárate dijo...

RGV, la radionovela viene por ahí. Jajaja
Hombre, tienes razón en algo, nunca seremos iguales. En muchas cosas. Basta con pararse frente a frente. Ya por ahí es ineludible la realidad.
Pero, ojo, ya va. Un momentico. Pero dijiste muchas cosas que las mujeres también queremos. En fin...estas tocando temas que viene por ahí en otros posts.
Así que nada, nos seguiremos viendo o leyendo en estos días, porque esto como que pica y se extiende.
Radionovela, al fin...jajaja.

Ira Vergani dijo...

que post tan bueno! ademas que amo que los posts de mis blogueros favoritos se alineen con el tema!

Duro??? JODIDIDIDISIMO es lo que es la cosa. Ser mujer es el rol MAS JODIDO que existe en el momento universal actual. Y que facil es criticarnos y juzgarnos carajo!

Y sabes algo Ora? cuando mejor me he sentido y lo que mejor me ha resultado (por ahora!) es mostrarme tal cual soy, intensa, cuaima, arma peo, romantica a veces y crudisima en otras, dulce y acida, en fin como soy, sin caretas, porque al fin y al cabo las caretas o el controlarse para que el pana no salga corriendo no funciona por mucho tiempo a menos que una decida sacrificar sus verdaderos deseos, pensamiento y sentimientos.

Que sigan los posts como estos!!!!

El Lord dijo...

31 años veo en tu perfil...tiempos dificiles para relaciones...pero palante!!!, tu sigue que alguién conseguirás que sea tu "soul brother" y/o alma gemela....mientras tanto disfruta, de la vida, como mejor te parezca y algo sucederá