viernes, 10 de septiembre de 2010

Yo Quisiera

Yo quisiera caminar como un perrito pequeño. De los mínimos, esos que van trotandito con cara seria y paso firme. Yo quisiera cocinar como las personas que cocina en televisión, con todo limpiecito y como si mi sueldo dependiera de ello. Yo quisiera andar por la calle como empujada en un coche, como si en vez de caminar fuera rodando.

Yo quisiera correr como Forrest Gump. Quisiera nadar como Thorpe. Yo quisiera hacer Yoga como un yogi. Quisiera limpiar la casa como Mónica de Friends, como si "vamos a buscar la escoba!" fuese una de las frases más emocionantes. Quisiera tomar vino como si fuese viernes por la noche con amigos, como si no existiera el ratón.

Yo quisiera tomar café como si tuviera que estar despierta toda la noche. Quisiera comer chicle como si estuviera en un campeonato de bombas. Quisiera hacer bombas de jabón como si estuviera buscando una lo suficientemente grande como para meterme en ella, como si las bombas de jabón no explotaran nunca.

Yo quisiera nadar en el mar como si fuese mi propia bañera particular, inmensa y sin fin. Quisiera brincar olas como si fuese una profesional en pleno Campeonato del Mundo, como si estuviese a punto de romper algún record. Quisera caminar con tacones como una modelo de Victoria Secret. Quisiera usar pintura de labios roja como si fuera una mujer en una foto de los cincuenta. Quisiera usar una corona de miss.

Yo quisiera usar vestidos anchos como Scarlett O´Harah en Lo Que El Viento Se Llevó. Yo quisiera recibir cartas en sobres blancos que digan POR AVION y que tengan rallitas azules, rojas y blancas, me gusta leer la letra de la gente, me imagino su cara escribiendo, en cambio cuando leo un email me imagino una voz.

Yo quisiera escribir como si yo fuese las letras del libro, no como si fuese el lector. ¿Se entiende eso? Yo quisiera ser la historia, ser página. Yo quisiera tener una tapa para poder cerrarla de vez en cuando, quisiera guardarme ciertas respuestas, cierto misterio.

Quisiera no recordar siempre. Quisiera que la memoria fuera un poco más exclusiva, un poco más manejable, igual que algunos sueños. Quisiera tener voz y voto en cuanto al número y la calidad de las pesadillas.

Yo quisiera ser ex integrante de Mecano. Yo quisiera llevar el pelo corto.

Yo quisiera tomar cerveza como los que se sientan afuera de sus casas en sillas de plástico, de esas que tienen el respaldar redondo, que son bajitas y muy viejas, que están deshilachadas. Esa gente que se ha sentado ahí desde que sintieron que estaban demasiado grandes para jugar pelotica de goma en la mitad de la calle.

Yo quisiera levantarme todos los veinticinco de diciembre como si a la vida se le hubiese pasado por alto revelarme que Santa Claus no existse.

Yo quisiera darle la vuelta al estadio de las olimpiadas con el equipo de mi país.

Yo quisiera tocar guitarra como ese amigo que todos tenemos que toca guitarra. Yo quisiera bailar como Joaquín Cortéz, sin el escenario sólo quiero zapatear duro.

Quisiera dormir como si no tuviera nada que hacer al día siguiente. Quisiera bañarme como si fuera directamente de la lluvia. Quisiera hablar con el espejo como si del otro lado estuviera otra persona.

Yo quisiera comer hamburguesa como el que cuando se la come no se la come, le hace el amor. Quisiera usar bikini como una Miss Universo. Yo quisiera dar un discurso que empiece por "I want to thank the academy..."

Yo quisiera seguir fantaseando siempre así, yo quisiera ver en unos años si alguna de las que anda por ahí, pasó de yo quisiera a yo una vez...

2 comentarios:

Ma Antonieta dijo...

De tus posts, creo que este es uno de los que más me ha gustado! Me conectó con cosas que todos los días deseo, como eso de que la memoria sea un poco más selectiva para recordar sólo aquello que queremos.

Yo hoy, sólo quisiera una sola cosa. Vamos a ver si dentro de un poco más de un mes, te estoy llamando para contarte que los deseos sí se cumplen.
Besos...

Manuela Zárate dijo...

Gracias. Claro que sí, claro, claro que sí. Muchos besos y estoy pendiente!