domingo, 24 de octubre de 2010

Los Diarios de Adán y Eva de Mark Twain


Otro más de la cola:

Mark Twain, con un estilo genial, lleno de ironía nos presenta al primer hombre y la primera mujer, relacionándose tal cual como nos relacionamos hoy en día.

Eva, ávida de cariño, hace todo lo posible por agradarle a Adán, lo trata de forma condescendiente, a veces como si fuese un niño, sabiéndose más inteligente que él.

Adán se siente atrapado, no logra entender cómo Eva llegó a su vida, y hace todo lo posible por procurarse un poco de espacio.

Ella no lo deja hacer las cosas que siempre le había gustado hacer, le habla demasiado y a veces siente rabia por haber perdido el Edén a causa de ella. Sin embargo, sigue a su lado, y no tarda en reconocer que estar con ella vale la pena ante cualquier cosa.

Eva es inteligencia, con mucho sentimiento. Adán es puro raciocinio. Eva es hormonal y complicada. Adán es básico.

Lo más genial de este texto es que creo que muchas mujeres y muchos hombres podrían ver reflejadas sus quejas de pareja, sus propios sentimientos y su manera de reaccionar cuando los hijos llegan y lo cambian todo.

No es quizás la mejor obra de Twain, y no es una historia común. Es un retrato irónico de lo que fueron el primer hombre y la primera mujer, y como, a pesar de creernos hoy tan evolucionados y tan distintos, seguimos siendo iguales.

De lo que más me gustó:

Adán:

“Esta nueva criatura de pelo largo se entromete bastante. Siempre está merodeando y me sigue a todas partes.”

“Creo que alcanzo a ver para qué es la semana: es tiempo para descansar del aburrimiento del domingo.”

“Me dijo que estaba hecha de una costilla extraída de mi cuerpo. Esto es por lo menos dudoso, si no más que dudoso. No he perdido ninguna costilla..”

“Ella será útil. Yo la supervisaré.”

“Me arrojé a las cataratas en un barril, lo cual no la satisfizo. Me arrojé en una cuba, tampoco la satisfizo. Atravesé nadando el remolino y los rápidos en un traje de hojas de higuera. Se estropeó por completo. Luego, tediosas quejas sobre mi extravagancia. Estoy demasiado limitado aquí. Necesito un cambio de ambiente.”

“Me vi obligado a volver con ella, pero emigraré otra vez, apenas tenga la ocasión.”

“Ella no era así antes de perder la cabeza.”

Eva:

“Un instinto me dice que la vigilancia eterna es el precio de la supremacía.”

“Me parece una criatura más interesada en descansar que en ninguna otra cosa. A mí me agotaría descansar tanto.”

“Lo consideraré hombre y lo llamaré él hasta que demuestre ser otra cosa.”

“Yo soy la que tuvo que hablar, por él es tímido, pero no me importa.”

“…no le dejo ver que soy conciente de su defecto.”

“No importa. Nada habría pasado, pues a él no le importan las flores. Las llamó tonterías, y no puede distinguir unas de otras; piensa que es superior sentirse así.”

“Es mejor estar sola que no ser bienvenida.”

“…pero si atraigo el mal agradándolo a él, ¿por qué tendría que preocuparme?”

(Sobre los animales) “Creo que son perfectos caballeros.”

“Si me pregunto por qué lo amo, encuentro que no lo sé, y en realidad no me importa; de modo que supongo que este tipo de amor no es un producto del razonamiento ni de las estadísticas, como el amor por los reptiles y los animales.”

“Soy la primera esposa, y la última será una repetición mía.”

* En la última página aparece lo que puso Adán en la tumba de Eva. No se los cuento, búsquenlo. Me pareció la parte más bella.

** La edición que leí, regaldo de un amigo muy querido es una preciosa, ilustrada por Francisco Meléndez. Este ilustrador está retirado y vive en un monasterio. Ha ganado numerosos premios y tiene una agrupación que promueve el trabajo artístico entre niños y adolescentes. El trabajo que hizo para esta edición fue una gran excepción, sin duda una que se agradece pues el resultado es un libro de gran belleza. Un tesoro.


Si lo leen espero que lo disfruten. Al final, Adán y Eva son una historia de amor.

1 comentario:

Ira Vergani dijo...

Acabo de darme cuenta que la versión que conseguí sólo tenía la parte de Adan, así que tengo tarea de encontrar Eva.
Me lo devoré chama, me reí como loca!!! Me encanta la acidez con la que fue escrito y al igual que tu me sorprendió que una historia escrita hace tanto tiempo y sobre personajes taaaan viejos sea tan idéntica a la realidad actuales de las relaciones de pareja.
Gracias por la recomendación!