miércoles, 23 de marzo de 2011

Una Foto por Día por 28 Días: Día 3 (Una Pesadilla)


El día número tres fue una pesadilla. ¿Qué peor pesadilla que estar en un horno? Tal vez viva, tal vez muerta, pero en un horno al fin. En el horno está la muñeca junto al papel. La niña y lo que escribe metidos dentro del horno. Quizás ese miedo a quemarse es algo que todos tenemos. Porque hay muchas formas de quemarse, no es nada más un tema de vida o muerte.

Uno puedo quemar sus ideas, su éxito, sus oportunidades. Incluso hay cosas que uno tiene que quemar, como las naves o los amores imposibles, aquellos que te dejaron esperando una respuesta bañada en silencio, escuchando sólo el rumor de pensamientos que te alentaban a creer en mentiras, en cosas que nunca fueron reales.

Las quemas son apocalípticas, están relacionadas con el infierno, con todo lo malo. Aunque yo sigo pensando que el infierno es frío y no necesariamente caliente. Al final del día el infierno es algo muy personal. Las pesadillas son algo muy personal.

En todo caso, para mí la pesadilla es la quema, la pérdida, el paso a carbón. Ese fue el día número tres.

1 comentario:

Ira Vergani dijo...

Esta foto me acordó de una peli en donde los padres meten a la niña en un horno para matarla y al principio crees que los tipos eran unos degenerados pero al final entiendes que era desesperación porque la niña era efectivamente infernal y maligna, una completa pesadilla. Pero todo es cuestión de Ying y Yang porque aunque el horno es infierno también es un lugar donde se gestan maravillosos placeres para los sentidos...