jueves, 18 de agosto de 2011

La Luna en el Cachete

Yo le pinto una estrella y ella me pregunta “mamá ¿dónde está la luna?” Yo le digo, “No sé. ¿la pintamos?” “No.” Dice ella categóricamente. “Está aquí.” Y señala mi cachete. Según mi hija llevo la luna en el cachete. Y ¿por qué no? ¿Quién dice que uno no lleva la luna en el cachete? ¿Quién dice que es imposible alcanzar el sol?

Desde que tengo uso de razón me están convenciendo de los imposibles. Me están diciendo las cosas que no puedo, o que no debo hacer. Cuántas cosas se quedan a medio camino, cuantas leguas se dejan de recorrer porque vino alguien que estableció como máxima“eso no se puede” o peor, que uno no tenía talento para eso.

En nuestro sistema, si no sabes cantar no cantas. Si no corres rápido no haces deporte. Si no tienes la letra bonita no escribes. Y lo que es más patético, si no eres el favorito de la maestra no actúas en la obra de teatro, no presentas en el acto en el acto de fin de curso, de milagro y sales en el anuario. Eres lo que eres porque sí, y aprender…eso no existe.

Nuestro sistema escolar es una basura. No sólo porque no te enseña a leer. No te enseña a pensar. No te enseña nada, porque le preguntas a un bachiller recién graduado (no vale la pena intentar con alguien que se graduó hace cinco y o diez años) cuál es realmente la diferencia entre el 19 de abril y el 5 de julio y el que “sabe” te dice: “ah, que el 19 fue lo del tipo este… ¡Emparan! Con el dedito en el balcón y el 5 fue que firmaron el papel.” (respuesta verídica, no la invente.)

No. Eso alarma, pero eso no es lo grave. Lo grave es que nuestro sistema no te enseña a soñar. No te enseña a plantearte posibilidades, a imaginarte siendo algo que vaya más allá de lo que se supone que tienes que ser. Cosa que además nadie sabe qué es ¿qué se supone que uno tiene que ser?

Si eres mujer esposa y madre. Ambos conceptos sumamente vagos. Si eres hombre, entonces no importa tanto lo que tienes que ser, sino más bien lo que tienes que hacer. Y lo que tienes que hacer es una sola cosa: Billete. Real. Más nada. El resto son periquitos, chucherías y adornos sin importancia.

Por eso entre mis proyectos está los de colaborar de alguna forma con la educación en el país. Todavía no sé bien como. Dando clases seguro. Es mi primer paso. Después quiero ver cómo entro hacia promoción de lectura. Me imagino que primero será por aquí, vía redes sociales. Después con mi proyecto literario, por eso ando ahorita con menos tiempo y energía para postear, porque se lo estoy poniendo todo a una historia. A un proyecto. Minuto que tengo libre. Minuto que uso para escribir. Iba a decir algo más, pero no quiero ser boca de chivo. Me quedo callada.

El meollo del asunto en este post es que nunca se puede dejar de soñar. Es que nunca se puede dejar de creer. No hay edad, ni horario, ni nada que impida que uno alcance una meta. Mientras uno más hace, uno más puede. Mientras uno más quiere exprimir la vida, la vida más da.

No lo digo yo. Lo dice la luna que ahora mismo, mientras brilla el sol, descansa en mi cachete.

6 comentarios:

Doña Mar dijo...

Excelente!Exito en tu proyecto.

"si no eres el favorito de la maestra no actúas en la obra de teatro, no te presentas en el acto de fin de curso, de milagro y sales en el anuario" Que cruel y tan cierto!.

César Arango dijo...

Cuenta conmigo para lo que sea que te propongas... estoy estudiando Filosofía y proxima Psicología... saludos!!!

royery dijo...

Con respecto al sistema actual de educación chequea este video de Sir Ken Robinson, creo que es la respuesta sobre cómo cambiar el actual sistema de educación. http://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg Este Video tienes que verlo.

Ciruclo de Lectura Amagi dijo...

Gracias Doña Mar!!! Sí, esa es la palabra, es cruel.
César gracias también. Qué éxito, me parece interesantísimo lo que estás estudiando y por estudiar. Quién sabe si algún día...
Royery, me voy a sentar con calma a ver ese video. Esas conferencias con lo máximo! Gracias por el dato!

todoloquemepasa dijo...

excelente post! sí se puede!

Manuela Zárate dijo...

Gracias Soy Todo...! :D Ya he tenido cuatro clases y estoy contentaaa! Muerta. Agotada. Pero contenta!