viernes, 23 de diciembre de 2011

El Borrador


*En un rato publico la foto de las primeras copias de mi primer borrador.

Hoy mi esposo fue a un centro de copiado a imprimir un borrador de lo que espero sea mi primer libro. Esa novela que hace ya varios meses les dije que iba a escribir. Me tomé un año, pero en realidad la historia salió en tres meses. Después la engaveté porque el pájaro que tengo en mi cabeza, como el de la propaganda de Twistos me decía, “esto es una mierda. Esto es una mierda. Esto es una mierda. Qué historia tan chimba. Que historia tan chimba. El lector se va a aburrir. El lector se va a aburrir. Los diálogos son cursis. Los diálogos son cursis. Los diálogos son cursis.”

Es que me salió una historia diferente. No sé por qué, pero fue lo que salió. Algo de otra época, centrado en un mundo creado por mí, pero que tiene como núcleo lo que vivimos hoy en día. Tiene fantasía, no todo es real, pero de nuevo, tiene como núcleo muchas de las cosas que percibo en la sociedad hoy en día. Y cada personaje tiene un valor. Pues, si algo me ha pegado últimamente es la crisis de valores que estamos viviendo.

Me pareció muy raro ese tema. Yo que siempre pensé que iba a escribir cosas más reales que nada, que ni Harry Potter me había leído y ahora estoy fajada con ellos, me sale escribir algo así. Pensé, es una locura. Un absurdo.

Así que le dije está bien pájaro. Tú ganas y guardé los papeles. No volví a abrir el archivo de Word y dije, mejor me pongo a escribir otra cosa. Efectivamente, tengo otra historia por ahí gestándose, esa la escribí de otra forma. No fue que me “senté a escribir” sino que hice como una especie de esquema, de maqueta. Y andaba en eso cuando me salió otra vez el pájaro y empezó: “desempolva la novela terminada. Desempolva la novela terminada. A lo mejor tiene arreglo. A lo mejor tiene arreglo.”

Una vez más le hice caso. Pero ya no lo escuché más. Me puse a pensar lo siguiente. Soy una persona bastante inconsistente. Lo único que ha sido una verdadera constante en mi vida son los libros. La lectura. Y estas ganas irreprimibles de escribir. Hasta la gente con la que intercambio emails me lo dice, yo tengo cosas adentro que necesito expresar. Es una necesidad casi fisiológica.

Así que me dije, a lo mejor el primer pájaro tiene razón y la historia es una porquería. Una verdadera basura. Pero sabes qué niña, vamos a terminarla, vamos a pulirla, a encuadernarla, a mandarla a algunos amigos y vemos qué pasa.

A veces leo algunos pedazos y siento unas ganas enorme de ir a meterme en mi cama, taparme con las cobijas y no salir de ahí nunca más. Son terribles. Pero otras leo y digo, jolín, ¿Yo solita escribí esto? Sí. Creo que así son las cosas, hay de todo, bueno, malo, regular, fantástico y pésimo.

Suena fácil escribir un libro. Y es muy fácil lo que me dice mucha gente, mándalo, suéltalo, déjalo ir, pero la verdad les confieso, no es nada fácil y requiere unas “bolas de acero” que a veces no sé si tengo. También debo confesar que he publicado algunos parrafillos o frases en Facebook, como para ver qué pasa. Sí es patético. Es como querer ver si sale la manito del bebé antes del parto y comprobar qué tanto duele. A ver si uno aguanta que salga el resto del cuerpo.

En fin. No he tenido malos comentarios. Pero eso es irreal, pues una frase no hace una novela. Y puede que la frase sea magistral, pero si el resto es una porquería, no sirve de nada.

En todo caso, me pareció que hoy era el momento de compartir esto con ustedes. Muchos de los que leen este blog me han apoyado y han creído en mí., y aunque sé que lo más importante es que yo crea en mí misma, me cuesta horrores. A lo largo de el camino que me ha tocado recorrer he encontrado innumerables razones para no creer. He encontrado gente que me ha convencido que no tengo talento, que no sirvo, que mis ganas de escribir son un despropósito. Sí, mi gran tara es que sufro de baja autoestima y miedo crónicos.

En fin. No puedo comentar mucho más sobre el libro porque lo estoy enviando a un concurso, como para no dejar. Creo que no voy a llegar ni detrás de la vieja que se fue persiguiendo a la ambulancia. Entre otras cosas el manuscrito todavía tiene muchas cosas que corregirle, revisiones pendientes, hasta errores ortográficos, que mi esposo ya empezó a ver apenas llevó el documento al centro de copiado.

Igual lo voy a mandar. Y el año que viene veremos que pasa. Seguiré puliendo y comenzaré a trabajar en otra historia. Les seguiré contando. Porque la verdad es que esto me gusta y mucho. Mi esposo me dijo hace tiempo tienes que buscar algo que te guste y “echarle bolas.” Y aquí estoy.

Ahora falta ver si el mundo escucha.

Antes de terminar hay alguien por ahí que ya se la leyó. Y le tengo que dar las gracias, no me había dado cuenta de que el favor era titánico hasta que vi que en Word, a doble espacio eran unas 300 páginas de texto. De verdad gracias. Por el empuje, el tiempo, el "manda más" y los comentarios, que han sido de gran, gran valor. Definitivamente solo, uno no puede hacer nada. Y la verdad, es que un escritor necesita sus lectores. El lector es creador.

Gracias amigo por leerme. Y gracias a la vida por esta posibilidad. Hoy se abre una puerta para mí, es un día especial, veremos hacia dónde nos lleva este pasillo que empiezo a recorrer.

11 comentarios:

Pedro dijo...

Qué buenas noticias.

Sobre "leo algunos pedazos y siento unas ganas enorme de ir a meterme en mi cama, taparme con las cobijas y no salir de ahí nunca más", creo que las cosas deben ser así. Al menos en mi experiencia. Cada vez que escribo algo y pienso "Wow. Me quedó genial" la respuesta de otros es "Meh". Pero cuando escribo algo que me llena de dudas, que digo "Qué coño, ya lo escribí, no lo voy a engavetar" es cuando recibo buen feedback.

Así que qué bien que algunas partes de tu libro te llenen de dudas. A mí me asusta estar 100% confiado.

Ora dijo...

Bravo. Manu! Ya quiero leerla. Sigue echándole pichón, que tus lectores estamos esperando.

royery dijo...

No te falta nada para triunfar, tampoco para fracasar... ok, no es que no tengas nada, es que tienes el suficiente miedo y humildad para "pulir" esos detalles que piensas puedes mejorar y tienes el pájaro carpintero que en vez de reírse atorrantemente, te repite tres veces qué deberías hacer... suerte! Yo te compraría el libro sin duda.

Doña Mar dijo...

Adelante Manu! Escribes muy bien, atrévete! Celebro la humildad con que nos cuentas tus miedos...Me imagino que debe pasarle a todos los escritores

Manuela Zárate dijo...

Pedro, sí tienes razón.
Yo siempre digo que todo delirio de grandeza termina en infinita pequeñez. Porque uno cuando jura que es grande, grande, termina por darse cuenta que...exactamente. Pero no, la verdad es que cuando empecé a ojear las páginas de mi cuestión me di contra unos Oh-rrores! jajaja. Y cosas que me daban como pena. Pero si me lanzo ahora entonces...nunca me voy a lanzar. Y ya tengo otra idea por ahí que quiero comenzar a trabajar.
Gracias a todos de verdad. Son gran parte de lo que me ha motivado a seguir.
Se les quiere.

@LeonaCaraquista dijo...

Estoy segura que a MI me va a encantar..

Insisto que quiero mi copia con dedicatoria!!!!

Can't wait.

Besos

Rose

Amaya5 dijo...

No esperaba nada menos de ti...Te deseo mucha suerte y muchiiiisimo éxito. XXOO

Manuela Zárate dijo...

Besosos gracias. Bueno, no se adelanten, no vaya a ser que de tanta expectativa lo odien. Como le pasó a Harry Potter en un momento. Jajaja. Besosos. (No a J.K. a Harry. Muaaakksss sí Leona me lo terminé!) Luego hago tiempo para los otros 6. Tengo que empezar por conseguirlos y comprarlos.

Besos.

Anónimo dijo...

ego (after Freud)
http://www.youtube.com/watch?v=Y2rcO23QFEg

Mary Jenny dijo...

Que genial, espero leer tu primer libro.

Ahh.K.Rhajjo dijo...

..........piensa en Maiakovski (poeta futurista ruso)....y déle que son pasteles...!....(lo de Maiakovski, es por lo de que puedes escribir cualquier vaina....es válida, mientras el castellano aguante, y si no aguanta, mejor)