miércoles, 23 de marzo de 2011

Una Foto por Día por 28 Días: Día 3 (Una Pesadilla)


El día número tres fue una pesadilla. ¿Qué peor pesadilla que estar en un horno? Tal vez viva, tal vez muerta, pero en un horno al fin. En el horno está la muñeca junto al papel. La niña y lo que escribe metidos dentro del horno. Quizás ese miedo a quemarse es algo que todos tenemos. Porque hay muchas formas de quemarse, no es nada más un tema de vida o muerte.

Uno puedo quemar sus ideas, su éxito, sus oportunidades. Incluso hay cosas que uno tiene que quemar, como las naves o los amores imposibles, aquellos que te dejaron esperando una respuesta bañada en silencio, escuchando sólo el rumor de pensamientos que te alentaban a creer en mentiras, en cosas que nunca fueron reales.

Las quemas son apocalípticas, están relacionadas con el infierno, con todo lo malo. Aunque yo sigo pensando que el infierno es frío y no necesariamente caliente. Al final del día el infierno es algo muy personal. Las pesadillas son algo muy personal.

En todo caso, para mí la pesadilla es la quema, la pérdida, el paso a carbón. Ese fue el día número tres.

lunes, 21 de marzo de 2011

Una Foto por Día por 28 Días: Día 2 (Un Enyesado)


Esta fue la foto del día 2. Un enyesado. Descubrí que gracias a Dios no soy médico, porque la verdad que envolver al oso fue un lío. Una vez superado el trauma de ER disfruté muchísimo la puesta en escena. Esta fue una de las que más me gustó.

Tal vez no debería hablar demasiado sobre la foto. Sobre todo para los que son de las escuela de "la imagen debe hablar por sí sola." Yo soy de la escuela del relativismo. Todo es relativo. Hay imágenes que no pueden solas. Hay cosas que tienen su significado y no tiene nada de malo explicarlo. Por ejemplo, sin saber nada sobre Picasso y sobre Guernica, al ver el cuadro de grandes dimensiones sobre el pueblo es difícil digerir el tema de la obra. Definitivamente cuando uno conoce un autor, su obra, su intención al hacerla, la forma en que la vemos cambia. Incluso pdemos pasar del amor al odio y vice-versa. Pretender que arte hable sola es como pretender concoer un libro sin leerlo. Al menos así lo veo y lo estudié yo. En todo caso el debate es interesante.

Claro que mis fotos son ejercicios, todavía no son obras. Quien sabe si algún día. En todo caso, sea lo que sea, indudablemente que para cada quien será algo distinto.

Para mí esta foto tiene un significado, es el que el juego de la literatura es peligroso. Te puede dejar maltrecho de piez a cabeza. El juego está representado por el oso de peluche, juguete al fin.

sábado, 19 de marzo de 2011

Una Foto por Día por 28 Días: Día 1 (Un Tiranosauro Rex)


Nota: a ver si alguien me puede decir a qué autor y a qué obra pertenece el texto que está abajo.

Ya lo sé. He estado muy perdida y alejada últimamente. No es que haya dejado de escribir, ni de leer, al contrario. No es que me haya olvidado del blog. Simplemente he estado trabajando. Trabajando mucho.

Entre otras cosas he estado en un proyecto que es el Sitema de Niños Escritores de Venezuela. Un proyecto bellísimo de promoción de lectura y escritura. No puedo pedir más la verdad. Aunque no es cierto, siempre se puede pedir más, tal vez pueda pedir unos días un poco más largo para que me tiempo de hacer todo lo que quiero hacer.

Durante el mes de Febrero participé en el concurso Una Foto por Día por 28 Días de la Escuela de Roberto Mata. Trataba de eso tal cual. Hacer una foto todos los días, durante 28 días. Cada día a las 8:00 pm salía publicado en twitter un tema y los participantes teníamos hasta las 12 de la noche del día siguiente para hacer la foto y mandarla por correo electronico.

Me decicí a participar desde el día que vi publicado el anuncio del concurso, unas dos semanas antes de la fecha de inicio. El día que arrancaba ya se me había olvidado. Por casualidad revisé el twitter y alguien tenía el #UnafotoXdíaX28días, ya empijamada y metida en mi cama me digo “coño, el concurso.” O lo hacía ese día o estaba frita, pues ya era 1 de febrero y la cosa había arrancado la noche antes.

Me paré e hice mi foto. Durante 28 días agarré la cámara de noche, después de haber llegado molida del trabajo, acostado a Clarissa, a veces antes bañarme y comer, otras después de haber llegado de algún compromiso, corriendo a las 11 de la noche, otras tempranito antes de salir un fin de semana en el que estaría una noche fuera de Caracas. Dos veces me pasó que tuve que salir de noche a pedirle la compu al vecino porque CANTSHIT tenía el ABA caído, y una vez la propuesta me consumió el cerebro y le dije a mi esposo “no sigo.”

Afortundamente no me dejó, pues entre casi 200 personas aunque no gané quedé con una mención especial. Mención Literaria, pues todas mis fotos están relacionadas con la literatura, la pluma, los libros.

Así que ahora les voy a mostar mis fotos. Una cada día. La del día 1 fue un Tiranosaurio Rex. Nada como levantarte de la cama, empijamada y lista para dormir a parir un animal prehistórico. Sin embargo, toda la idea literaria se la debo al animalito, porque mientras lo hacía me dije a mí misma: el Tiranosaurio Rex se comió las palabras que estaban en el pizarrón. Y así empezó todo.

Espero que las disfruten. Yo gocé un mundo haciéndolas.