lunes, 19 de marzo de 2012

Día 12: Un Monaguillo y Día 13: Un Deja Vu




El primero es mi Monaguillo. Este fue el día de las elecciones y tuve así como veinte minutos para hacer las fotos porque no había votado, tenía mil cosas que hacer y además cuidar a los chamos. Así que esta fue una de esas fotos que de haber tenido más tiempo hubiese trabajado un poco más. Pero bueno, ese es el tema con este concurso.

El Monaguillo es el asistente del cura. Mis tiros iban por el sendero de que uno cuando quiere dedicarse al arte, ve a ciertos músicos, escritores, fotógrafos, cineastas, no como Dios, pero como una especie de seres superiores. Porque sobre todo en la juventud uno los ve así. Uno admira, y uno sigue y uno venera. Como ahora que leo a Thomas Mann y pienso ¡Qué bárbaro!

El día antes había visto From The Sky Down, el documental de U2 del que hablo en el post anterior y andaba toda impresionada con la historia de Achtung Baby y por eso el U2 sale tan grande. En fin...no es mi foto favorita. Pero tampoco es de las que odio. La que sigue...esa sí me pego.





Hacer esta foto me costó un montón. Sólo tengo UNA foto. Era esta o ninguna. Sé que no se entiende si no lo explico. Sé que aquí hay que trabajar más la imagen. Pero creo que por el simple hecho de haber descubierto que aquí hay tema y mucho tema para mí, amo y le debo mucho a esta foto.

La foto es sobre la violencia de género. En el estante hay potes que contienen unos corazones de papel que están tachados con una X. En el piso están corazones de papel que están sin tachar. El tema es que cada vez que vives un episodio de esos es como si te arrancaran el corazón. Para seguir adelante. Para no morirte. Tienes que hacer borrón y cuenta nueva. Es decir. Ponerte, tú misma un corazón nuevo. Lo que no quiere decir que no tienes en la memoria todos los que ha ido perdiendo. Que no tienen su peso. Su lugar. Es decir no desaparecen.

Yo hago esto por todas las mujeres que lo han pasado mal en una relación (y hombres también) aunque diré que mi tema no es tanto el abuso físico, que quizás se ve más reflejado aquí. Sino el emocional. Ese es el peor. Tengo ideas de cómo quiero llevar esa foto, pero es más difícil. El abuso emocional es muy difícil de plasmar. Nadie cree en él, porque la gente piensa que si no estás llena de sangre, no te hicieron nada. Pero la verdad es que lo que te destruye la autoestima y te anula es eso. Lo físico, cuando (y en caso de que llegue) es casi nulo ya.

En fin. He conocido a mucha gente que ha pasado por esto y creo que hace falta apoyar a mujeres (y hombres) que viven estas historias.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Hey! you... no cacho cómo lleué a tu blog... pero me parecen re interesantes tus imágenes de pigmento y las que escribes con tus palabras... intentaré visitar su devenir de vez en cuando... slds. desde Chile.

http://www.loqueleimos.com/2012/01/estrella-distante-roberto-bolano.html

Manuela Zárate dijo...

Hola! Muchísimas gracias. Me alegro te gusten. Bienvenido. Nos vemos por la blogosfera!! :D