miércoles, 25 de abril de 2012

Miedo 1: Lo que dice la gente


No pareciera al escuchar las cosas que digo que me importase un bledo lo que dice la gente. Pero mentiría si dijese que más de una vez no me cambié un zapato o me quité un leggin porque me sentía gorda o no acorde a mi edad “y me van a ver como ….”

Lo que la gente dice si nos importa y si nos duele. Por más que seamos (y al final del día sí que lo soy) de las personas que se pasan por el Arco de Triunfo los comentarios de los demás.

Reconozco que a veces me produce algo de shock cuando leo comentarios desagradables en el blog. O cuando me han mentado la madre por alguna opinión vía Twitter o lo que sea. Entiendo que tengo que soltar más la lengua, dejar de pensar tanto en los demás y más en mí. Pero no es fácil. A uno le enseñan que uno es parte de una sociedad, de un grupo, y lo más humano del mundo es intentar pertenecer, aunque en el fondo no quieras pertenecer, o mejor dicho, todo tu empuje racional te diga “este no es tu lugar” y “aquí sencillamente no eres feliz.”

A veces también uno se frena a algunas cosas por las miradas de los demás. Es algo que me enseñó el curso de fotografía de Roberto Mata. Recuerdo que digital 3 tuvimos que hacer retratos a desconocidos. Ojo, yo no sé lo que es la pena. De verdad que es algo que experimento muy poco. Pero tener que pararme en el mercado de chacao con una tela negra e irle pidiendo al que pasaba por ahí que si me dejaba tomarle una foto fue una amargura. Una amargura que poco a poco fui venciendo.

Me pasa lo mismo con lo que escribo. Me da mucha pena mostrarlo. Siento que me engaño cuando digo que puedo escribir. Lo hago porque es algo que disfruto tanto. Que necesito hacer. Pero tengo debajo de mi escritorio esa primera novela, que creo que la voy a cubrir con envoplast y la voy a dejar allí. Porque no sólo a mí me parece mala, sino que me da terror sacarla y enterarme de la verdad: que no sirvo para el oficio.

Sí. Yo sé. Harto histérico. Tengo que creer más en mí (eso es lo que estoy haciendo mientras trabajo arduamente en la segunda). Y todo lo que a uno le puede decir un psquiatra, un buen amigo, un libro de autoayuda. Pero ese es un sentimiento. No es fácil exponerse. Y para escribir bien hay que exponerse. Y para exponerse hay que aceptar el miedo a lo que dicen los demás, entender que van a decir así uno haga o no haga, y aprender a pasárselo por el Arco de Triunfo.

En todo caso al final allí está la clave. Nos van a juzgar hagamos lo que hagamos. Si rumbeamos, porque somos locos. Si nos quedamos en la casa porque somos unos aburridos. Si engordamos porque no nos cuidamos. Si somos flacos porque no sabemos vivir la vida. Si te operas las tetas no te ubicas. Si no te las operas te van a dejar por una tetona. Si lees eres una creída. Si no lees eres una bruta. Una de mis favoritas, si trabajas eres la peor mamá del mundo, porque no estás 100% con tus hijos, (esta me encanta, porque generalmente viene boca de mujeres que están 4 horas diarias entre gimnasio y peluquería. Es el clásico, cuando apuntas un dedo a los demás te apuntas 3 a ti mismo.) Si no trabajar, eres una floja que no tiene ambiciones en la vida. Si te divorcias quieres ser puta. Pero si estás con la misma pareja desde hace veinte años, seguramente eres frígida. Si te vistes como una chama, estás en crisis. Si te vistes como una vieja es que necesitas un revolcón.

En fin. Al final del día a uno sólo le debe importar una opinión. La de la conciencia. Todo lo demás es ruido. 

2 comentarios:

Andrea dijo...

Muy cierto lo que dices en este post, super like! En cuanto a lo de tu novela no se que decirte; seguramente no es tan mala como crees, pero debes tratar de sentarte y pensar en frio, objetivamente sobre ella. Entiendo q es un tema delicado ya que no es la idea darse a conocer con algo q no es bueno, pero estas empezando y seguro mejoraras. Lo has hecho en tu blog, ya no es el mismo de antes, ahora escribes mucho mejor, con mucho mas estilo....

A mi me pasa un poco como a ti, siempre me ha gustado la idea de pintar pero cuando empiezo a hacerlo siempre digo q lo q hice es una porqueria y me da pena mostralo. No se si es q nos hemos criado en una sociedad donde se esta demasiado pendiente de lo q digan los demas, yo pienso q si. La mayria de los venezolanos estamos muy pendientes de como nos ven los demas en vez de vivir nuestra vida como nos provoque.

Te deseo suerte con la novela si decides sacarla. Y con lo del curso de fotografia yo tambien hubiera estado como tu, ni idea con esos temas, supongo q es cuestion de entrenar tu cerebro a abrirse un poco mas a nuevas ideas, es como todo! El concurso se ve interesante aunque sinceramente me parece un poco largo con lo cual es imposible terminar haciendo un buen trabajo, es mi opinion

Andrea

Manuela Zarate dijo...

Gracias Andrea. Y gracias por los comentarios del post. Me alegra saber que voy progresando. En fin...es un oficio como cualquier otro. Voy a ver cómo hago con esa novela. A quién se la doy. Ayer conocí a una persona que me dijo mándamela y yo la leo. O.O suena tan fácil. Pero insisto me da un terror. Un miedo escénico. Tengo que esperar un tiempo más y volverla a ver en frío.
Y bueno, estoy con la segunda. Proyecto que me emociona mucho. Y como siempre gran cantidad de ideas.
El concurso es fuerte. Sí. Aunque creo que la ganadora hizo un trabajo impecable, pero es como dices, el resto de los trabajos tuvieron fotos grandiosas, y otras que como uno, son 01 en esa boleta. Es durísimo el concurso. He pensando que debería haber una mención para las mejores de cada día. Pero en fin...al final es un ejercicio de creatividad.
Y ánimo con la pintura! Lo importa es no dejarlo de hacer. :D