domingo, 10 de junio de 2012

Quitapesares: Traducir...con Chocolate


La casa está silenciosa. La tengo toda para mí sin haberlo planeado. La grande está con su papá y el bebé duerme. Es casi un acuerdo tácito "está bien vieja, yo te voy a hacer la segunda de pasear un rato largo con Morfeo para que tú seas feliz un rato." Entonces yo reviso los espacios y me doy una vuelta por la cantidad de cosas que puedo hacer con un domingo un poco muerto. 

1. Tumbarme a leer un libro. 
2. Colgar los cuadros que aún no cuelgo. (Descartada no se puede hacer tanto ruido los domingos, no creo que me digan nada, pero sería bien descortés con mi vecino de arriba que es mayor)
3. Cocinar. Me acerco a la nevera. Lo veo todo. Cambio de idea. 
4. Recoger. Hago la cama. Llevo ropa que estaba tirada al cesto de ropa sucia. Ya. Dios no limpió un domingo. 
5. Bloggear la depre. Done. Inmediatamente me siento mejor. 
6. Adelantar tres páginas del Maratón de Lectura de La Montaña Mágica. Listo. Se siente bien adelantar trabajo. Pero entonces me digo, eso en sí no es un placer. 

Siento que el chamo se remueve en la cuna. ¿Será que me quiere regresar ya a mi rutina dominical? Morfeo, dame una hojita más por favor. Yo no duermo mucho. Tómalo de mis horas acumuladas. Pienso en echarme frente a la tele. Embrutecerse es un placer culposo y divino. Entonces me doy la vuelta por la biblioteca y encuentro un libro que se llama "Le plus beaux textes de l´histoire de l´art" (los textos más bellos de la historia del arte). Qué título encantador. Tentador. Además es un libro de papel glasee, que huele a gloria, con fotos de obras de arte que son para morirse. Amo ese libro. 

Pienso, me voy a sumir en un placer gallo, no por pretensión, sino porque tengo ganas: voy a traducir. Y antes, le voy a tirar un placer de ñapa: un cuadrito de chocolate con leche Milka morado, antes del almuerzo. 



Y voy a cerrar esto y a postrar, y escucho unos gritos que vienen de un apartamento vecino…Claro, están viendo el fútbol. Verdad que hay placeres y calvarios en todos lados.  

No hay comentarios: