lunes, 19 de noviembre de 2012

One U2




Cuando nació Clarissa nos dio por ver American Idol. Fue uno de esos sábados tirados en la casa cuando ya la bebé se había dormido. Molidos nos pusimos a ver televisión y pasando canales, testigos del castigo de pésimo contenido al que nos someten las cableras por no tener nada mejor que hacer un sábado en la noche, caímos en American Idol. Yo le dije a mi esposo, déjalo, que me da risa las audiciones cuando sale gente que canta terrible. Hay algo de ver a la gente hacer el ridículo. Me da pena decirlo, pero es como un morbo. Entonces le dije, yo no veo los conciertos porque me parece Sábado Sensacional con más presupuesto. Me fastidia. 

Entonces nos pusimos a verlo. Y no sé qué pasó. No sé si esa temporada hubo talento o qué hubo. O es que hicieron versiones de canciones que nos gustaban, pero comenzó a darnos curiosidad qué iban a hacer con las canciones…y nos fuimos quedando pegados. Además había alguien, que después creo resultó ser un tanto decepcionante, pero era Simon. Simon y su manera, a veces casi sobreactuada, pero que funciona, de decir todo lo que piensa, y de apreciar por un lado lo que suena bien y por otro lo que vende. Nos gustó. 

Creo que desde entonces comenzó a darme curiosidad el tema de las versiones. Se puede ser creativo con la letra y la melodía de otra persona, incluso a llevarlo a otro nivel. 

Quizás una de las canciones que más me gusta es ONE de U2. Curiosamente es una de las canciones que más ponen en matrimonios en Estados Unidos. Claro uno escucha, One love, One Life. Y ya piensa, historia de amor, somos uno solo, y qué se yo. Dicho sea de paso, una forma bien aburrida de ver una relación, pero eso es otro tema. En todo caso, lo irónico es que esa canción es más bien sobre la ruptura, y la letra es bastante fuerte. Creo que se aplica a dos de las rupturas más fuertes que he tenido en mi vida. La primera vez que la escuché, poniéndole atención me impresionó lo bien que la letra captaba mis sentimientos hacia lo dejado atrás, y lo que me hubiese gustado decir y no supe, o tuve la frialdad, ni la maestría y la precisión para hacerlo. 

Es brillante y muy sentido. Es conciso y no le sobra ni una sola palabra. Dicen que Bono se la dedicó a su papá, con quien tiene una relación bastante complicada. En todo caso, no hace mucho vi el documental From the Sky Down, que cuenta cómo hicieron el disco de Achtung Baby, que fue un momento bien delicado para el grupo, que estaba a punto de disolverse. Fue esta canción la que marcó la pauta, y ver cómo la hicieron de verdad es no sólo darse cuenta de que la creación de cosas maravillosas toma genio, sino también dedicación, y esfuerzo. Les sale a los que creen en sí mismo y se empeñan. 

Aquí la versión de U2: 



De las versiones que he escuchado de esta canción quizás esta es mi favorita. La de Johnny Cash:


Está la de Mary J Blige. Pero atormenta un poco, debo decir. A veces menos es más.