jueves, 4 de abril de 2013

Ponerse un vestido



Samantha de Sex and the City tiene una frase que me fascina: no tengo un plan, tengo un vestido.

Creo que eso se nos aplica a la mayoría de las mujeres. ¿Cuántas no tenemos un vestido que sabemos para qué es?  Un vestido de esos que cuando te los pones sientes que es como si te hubieras puesto un uniforme de superhéroe. Es el cinturón de Batman pero con corpiño y falda. Te hace buen pecho, te realza el trasero, te corrije la barriga, te hace curvas, te da la cadera perfecta y el largo te hace sentir como una gacela aunque midas metro y medio. No se puede explicar lo que uno siente cuando sale con un vestido que quién sabe cómo se te ve, y tal vez eso poco importa, pero que te hace sentir como tu mejor versión.

La verdad es que el mundo de las mujeres está lleno de esas frivolidades. Y sí.  Son frivolidades y si uno las ve de forma aislada, frente a los problemas del mundo, no son gran cosa. Ni valen la pena. Al final cuando te mueres nadie pone: Recordando aquel vestido gris que la hacía ver como de portada de Vogue, ni mucho menos el amarillo con el que ella se levantó a ese tipo que tanto le gustaba. No. Pero igual esas cosas a uno le importan. Son nuestros súper poderes ¡coño!

Yo he planeado vestidos, sobre todo para fiestas formales, pero también para otros eventos. Tengo mi falda de la suerte, la chaqueta para las reuniones difíciles, la camisa seria, el pantalón de los velorios, los zapatos asesinos en todo sentido, y ese vestido, ese vestidito que siempre, siempre…funciona.

Las mujeres somos todas unas artistas del vestuario, así seas alguien a quien los amigos llamen fashion o simplemente nadie nota el esfuerzo que te toma vestirte, pero la realidad es que nos importa, a cada quien en su estilo. Sea hippy, retro, putón, sexy, informal, goth, hasta el pelo descuidado y desmarañado como el mío, que hace que mi mamá diga, no sé cómo sales a la calle con esas greñas, tiene su trabajo.

Este sábado se casa una de mis mejores amigas y yo por supuesto dejé de lo del vestido para última hora. Antes el tema del vestido era algo que tomaba años. Era la época en que uno iba con una costurera y se los mandaba a hacer. Ahora no hay presupuesto, ni tiempo. Uno lo compra hecho y ya. El tema es que eso tampoco es barato, ni fácil. Porque los vestidos o son para unas tipas que se hicieron una operación en que todo lo que una mujer normal tiene en el culo y las caderas va para las tetas, entonces parece que tuvieras dos bolsas de té en el pecho y abajo pareces una deidad indígena, o son enormes y entonces parece que hubieras estado haciendo una dieta de repollo. Además de los colores y las telas.

Ayer fui a buscar un vestido. Encontré uno morado y fue un desastre porque era una tragedia ponérselo, era de esos vestidos en que tienes que meter un brazo, y después sacar una mano, y volverle a dar una vuelta, y quedaba con arruchados a un lado, y además el color era como para declararle amor a Barney. Nada. Después uno rojo, tenía ganas de ponerme un vestido rojo, pero aquello parecía una toalla con una corbata cocida, era como si estuviera recién operada y me diera miedo que la tela me tocara los puntos. Luego otro que no me quedaba mal, un poco apretado pero era oscuro, eso sí, al menor movimiento se me iba a salir una lola, y pensando que en el matri de una amiga cercana uno está dispuesto a montarse en la tarima hasta que el de la orquesta te dice, de verdad señora bájese, como que no es la mejor opción. Ya por último había uno que me gustaba pero he aquí la realidad, o logro operarme entre hoy y el sábado, o recurro a meterle que toneladas de papel toilet a un sostén straples. Nada peor que eso saliéndose por una fiesta en plena explosión de pea. Mejor no.

Me quedan tres opciones. Una es colorida, cómoda y la verdad el vestido soy yo. No es lo que más me gusta por la sencilla razón de que, (y aquí va toda mi vanidad  mujer) es un pelo largo y yo quería algo más corto, más sexy pues. Sí. Lo admito. No tengo toda la vida. Luego hay otro que parece algo que usaría una Kardashian. Pero me gusta. Es como si Julieta, la de Romeo y Julieta, fuese al matrimonio. Mangas anchas, corto. Ese vestido en cierta forma también soy yo. Eso sí, voy a tener que ingerir sólo té verde y agua de aquí al sábado, y el rango de movimiento es limitado. Pero ese sí sería el vestido que querrías tener cuando te encuentres a ese ex que tanto te criticó la figura y te jodió porque no ibas al gimnasio y no tenías las nalgas de Cindy Crawford, cómo si él tuviese el físico para levantarse a Cindy Crawford. Ya por último tengo una opción, es como recatado arriba, beige, pero es cortico, cortico, digamos que si uno se quiere disfrazar en Halloween de ejecutiva puta se pondría este vestido. Ahora claro, sin en el matrimonio se me cae la cartera, el zarcillo, si alguna tía hace el limbo o si de repente pega una brisa voy a enseñar el número de cédula y la clave de la tarjeta de débito. 

No sé qué voy a hacer. Esos dilemas que no son nada, que en nada trascienden, pero que de alguna forma extraña son todo y cualquier cosa pueden cambiar. 

2 comentarios:

Ora dijo...

Suerte, Manu.
Yo y los vestidos no no las llevamos bien. Cómo me cuesta conseguir uno. De hecho, yo en vestido me siento disfrazada. Debe ser porque no he conseguido nunca mi vestido perfecto.

Manuela Zarate dijo...

Ay mi Ora. Sabes que hace un tiempo hice una resolución de usar más vestidos. Uno se acostumbra a uno usarlos. Yo siempre opto por la comodidad, pero a veces a una le pasan cosas que te dejan sacrificando todo por como te ves. Como esos vestidos con cosré que no puedes respirar. jajaja