lunes, 6 de enero de 2014

Propósitos para el 2014




Este año ya se perfila diferente. Ya se ven los cambios, en mi caso al menos, en la cocina. Dije que quería hacer arroz y eso hice ayer, y a diferencia de la mayoría de las veces, (ok sí el del fondo se quemó y se pegó, pero eso fue sólo una pequeña parte), me quedó excelente. Tan bueno que me serví y luego me serví más y mis hijos, que todavía no se callan nada y si está malo te lo dicen se lo comieron. Oficialmente soy una mamá que sabe hacer arroz. El café puede que no tenga salvación, pero ya veremos.

Este año vengo decidida a terminar, al menos la parte creativa de mi novela en los primeros meses. Lo voy a decir de una, si no he terminado de aquí a febrero no voy a participar en Una Foto X Día X 28 Días. Al menos no con fotos, con la música lo haré como siempre, pero de resto tengo que mantenerme enfocada en mi novela.

Tengo otro proyecto de blog que acaba de nacer. Ya les contaré de qué se trata. Lo malo para este blog, una de las razones por la que es un proyecto distinto es que es inglés, pero les contaré más detalles cuando lo tenga un poco más avanzado. Quién sabe si les gusta la idea, tal vez traduzco aquí lo que posteé allá. 

Voy a escoger un proyecto de promoción de lectura. Es decir, tomar lo que vengo haciendo y desarrollarlo de otra forma. Ya les contaré también. Estoy buscando aliados y gente que se quiera sumar a este emprendimiento. Mi reto es cómo convertirlo en algo comercial. Tengo que hacerlo, es un reto, no va a ser fácil, sí yo sé, en estas cosas o te va bien o te mueres de hambre, pero el punto medio es difícil de encontrar. Ya me han dicho varias personas que vivir de esto es difícil. Mis respuestas:

- ¿Cuándo algo que vale la pena es: fácil?
- No, en serio, las cosas fáciles, de verdad, ¿son gratificantes? Bueno algunas, sí, no generalicemos, pero vamos a estar claro, hasta el amor mejora cuando a uno le cuesta más.
- A mí modo de ver, la única forma de ganar dinero fácil es a través de actos ilícitos, y de verdad que eso sí que no es lo mío. No nací el día del ladrón.
- Será difícil pero es lo único que sé hacer. De resto yo sería pésima secretaria o algo así, bueno, tendría una sonrisa para los clientes de mi jefe, eso sí, pero le volvería mierda la agenda, terminaríamos en una de esas tipo, estás despedida, pero me gustaría que siguiéramos siendo amigos. Yo terminaría queriendo escribir sobre todo ese proceso. Al final todos los caminos conducen al computador. (Tal vez no les he contado pero yo fui recepcionista un tiempo. Yo he hecho de todo ¡Dios!).
- Yo creo que si uno puede, debe intentar hacer algo que ama. Sea lo que sea que quieras hacer en la vida, intenta al menos de hacer ese algo que cuando hablas de ellos lo primero que te sale de la boca es que lo amas. Es la pasión. Y en todo caso, esa es mi frase favorita de la película, Cinema Paradiso. Cada vez que escucho esa música me pongo a llorar.

Llámalo resoluciones o cómo quieras. Lo cierto es que para este año tengo varias metas, compartir libros y terminar de consolidarme como escritora. Sacar mi libro. Ya tiene nombre por cierto, pero no sé si estoy lista para compartirlo. No sólo tiene nombre, sino que además tiene hermanos, estoy loca, desesperada, por terminar esta historia para sentarme a escribir las otras, cuyas sinopsis van poblando mis cuadernos. Quiero escribir versos y cartas de amor. Este año quiero leer, tengo una larga lista de libros, que no incluye los de los círculos de lectura. En estos días quiero publicarla aquí y ver cómo a lo largo del  año la voy ajustando. Además, me gustaría sacar una agenda para este propósito, mi miedo es que no tenga mercado. Ya veremos.

Este año necesito organizar mejor mis horarios. Sí yo sé. Tratar de hacer de mí una persona más metódica es complicado, pero tengo que estar clara en una cosa, las indigestiones de Bukowski no sirven para nada. Hay que romper ciertos mitos. Escribir es un oficio como cualquier otro, sí tal vez uno pueda armar su propio horario, no tienes que usar falda de lápiz ni tacones para la oficina, puedes hacerlo en pijama a las 5:01 am como estoy haciendo ahorita, pero requiere una gran disciplina, lo demás es paja. Mucho más cuando uno es la mamá de dos niños que más allá de que me necesitan y yo los quiero disfrutar. Más cuando uno es una mujer en una misión. ¿Cuál es mi misión? Que la gente lea, no sólo lo que escribo, no sólo que escuche lo que tengo que decir. Que lea. Punto. Esa es mi misión. Yo estoy segura que puedo cambiar el mundo. En medio del desorden. No. Así no puedo.

Así que tengo que organizar mi casa. Ser un poco más ordenada. A estas alturas no voy a hacer, (ni quiero), Mónica de Friends, pero sí creo que puedo hacer un esfuerzo. Voy a tratar. Me gustaría cocinar más. No sólo porque es mejor para la salud, es un esfuerzo creativo, en serio que lo es. Como la fotografía en mi vida. Yo jamás voy a ser fotógrafa, es un esfuerzo creativo. Alimenta la poesía, la prosa, el blog, alimenta la vida, yo vivo de estas cosas, para muchos son un pasatiempo, para mí son necesarias. Es complejo que la gente lo entienda. No tienen una idea las batallas que me ha costado.

Necesito este año pasar más tiempo con mis hijos. En serio. Quiero organizar mi tiempo de “pantallas”. Organizar el tiempo que estoy pegada con la computadora y sí, con el celular, no quiero que crezcan con la cabeza enterrada en iPad o en un teléfono. En esta casa tiene que haber reglas, una de ellas las horas que se usan las pantallas, y sí, tienen que aplicar para mí. Creo que esto no le hace demasiado bien al mundo, y aunque me gusta Instagram la verdad no soy de las que va a montar la foto del desayuno, ¿a quién le puede interesar mi desayuno? Bueno, te pones a ver y hay fotos buenas de desayuno, y la verdad, todo tiene su momento, el caso es que no te consuma y que te aporte cosas buenas. Lo otro negativo, es que justo cuando me estaba reconciliando con Instagram llega Snapchat. Así que ya veremos.

En el plano frívolo, o no tanto, quiero hacer ejercicio y comer mejor. Este va a hacer el año que voy a patear la celulitis. Quiero llegar a los cuarenta y ser de esas viejas que está bien buena. Pero la verdad, de todas las cosas que quiero hacer esta es la que menos me importa, pero como soy mujer no puedo dejar la vanidad de lado. Un poquito de frivolidad de vez en cuando no le hace mal a nadie. Y no, no pienso dejar ni el alcohol, ni la cafeína, ni de fumar una vez al mes. Hay placeres que por más dañinos no renuncio a ellos, después de todo siento que me ayudan a darle equilibrio a la vida. Anoten ahí también: el chocolate. 

2 comentarios:

sh dijo...

para mi la respuesta a todo es un videoblog, como el de gary vaynerchuk http://winelibrary.tv/ . el hablaba de vino y vos habla de libros - y vende tambien -.
con el video blog vas a:
- tener que estar en forma porque cuando te veas fea en video te vas a querer matar = vas a ir al gym.
- hablar a la gente sobre libros, reseñas, que esta bueno para leer. libros para chicos, que comprar cuando vienen las fiestas. etc
- en este ejemplo, el tipo agarraba un vino por dia y le daba al tema, tambien invitaba a los enologos que lo hacian, a los gtes de ventas, etc. hizo 1000 capitulos, escribio libros, se volvio una celebrity, vendio muchos vinos con su empresa y 1000 bla bla bla mas..

para hacer esto solo precisas una intro animada, una camara HD - aprox 400usd -, luces tipo reflectores y un lugar en tu casa. le pones unos carteles hecho con plotter y ya tenes un estudio.

para subirlo, lo mejor es youtube.
para template de wordpress - como usa gary vaynerchuk - lo mejor creo que es: http://press75.com/view/on-demand/ o similar. tambien mira http://www.viddler.com/company/clients , donde esta el caso de winelibrary, mira el video. ojala que sirva. slds

Manuela Zarate dijo...

Chamo eres un genio!!!!! Además me haces reir, "cuando te veas fea te vas a querer matar".

í vale, yo creo que por ahí van los tiros!!! :D Si me vuelvo una celebrity te pongo en los créditos, tipo Created By: SH. jajajajaja

Eso sí, Yo? Gym? Eso está difícil, yo no sé cómo me gradué de bachillerato, hice sufrir a mi profesor de gimnasia que siempre decía que jamás vio a alguien tan flojo para hacer ejercicio.