lunes, 10 de febrero de 2014

Una parte del viaje ha terminado. Otra apenas comienza.




Terminé la novela. Sé que debería escribir algo más significativo de lo que voy a escribir. La verdad, es que el proceso de terminarla fue desgastante y es muy raro haberlo hecho. Es una sensación de logro, pero también hay raro de terminar una historia que vivió tanto tiempo en mi cabeza, que representaba tantas cosas de mí. Me puse triste, no sé por qué. Tal vez se notó en el blog. Sé que a algunos no le gusta la nota un tanto melancólica que a veces toma este Reality Show. Así son las cosas, y eso es lo que significa estar viviendo en este país. Escribo lo que creo que tengo que escribir.

En este momento estoy trabajando muy duro, tanto por mi proyecto de promoción de lectura, como en mis proyectos literarios. Terminé una obra de teatro además de la novela. Es una obra histórica, que hice porque me lo pidió una amiga y que espero que se monte pronto. Además he escrito más poesías, que no he compartido y le he dado vueltas a la idea de publicar un poemario. Aunque la verdad no lo sé. No sé si sea el momento, o si tenga la calidad, sé que no debería dudar sobre eso, es que no  me considero poeta. Lo mío es la prosa.

Ya estoy trabajando en una tercera novela, y tengo otra más en mente, cuya historia me seduce tanto que quiero ponerme a trabajar ya. Sin embargo, este proyecto que ya comencé lo considero muy bello, y no lo quiero dejar sin terminar.

Ahora viene el cómo hago con la publicación. Estoy trabajando con un amigo, a quien le debo la vida, de verdad, la vida, la voz, y que me va a ayudar con algunas correcciones. También estoy trabajando con otra amiga, que tiene experiencia en la publicación, y que está leyendo la novela, me va a ayudar también a pulirla y me va a ayudar con las editoriales.

No sé cómo sea este camino. Es mi primer libro. No tengo experiencia en esto. Sólo sé que mi sueño esto. Escribir. Publicar. Esto que de manera minúscula hago en este blog, mi trabajo literario, mi voz. Es en cierta forma, no el primer paso, pero tal vez el primer gran paso en mi carrera. Me siento orgullosa del trabajo que hice en esa novela, aunque todavía haya cosa que pulir y corregir, estoy segura que va a gustar. Fui lo más honesta que pude, descubrí cosas de mi misma, sobre todo una vez más, mi voz, mi vocación, mi vida. Escribo y leo porque no sé hacer otra cosa. Ahora toca enfrentarse a la vorágine del mundo real. Veremos qué trae. Les iré contando.

Por ahora estamos comenzando a corregir. Una parte del viaje ha terminado. Otra apenas comienza. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

felicitaciones!!

Memorias De una lectora dijo...

Muchas felicidades!!^^
http://mdeunalectora.blogspot.com.es/