viernes, 28 de marzo de 2014

Banda Sonora para Mi Analista

Ya no es sólo la Banda Sonora para el amor, - la cual en cierta forma conocerán a través de mi novela-. No es nada más la Banda Sonora para mi muerte. Me he dado cuenta que es la Banda Sonora para mi analista, porque es mucho más fácil contarle las cosas a través de la música. Porque es más sencillo que estar explicando tanto, que poner en tantas palabras y describir los motivos de ciertas acciones. De ciertos pensamientos. Porque es más sencillo con una melodía y una poesía explicar ciertas cosas. No. No me quiero curar. No puedo. ¿Y si pierdo todo esto? Lo mejor de todo fue su respuesta el día de ayer: Si no fueses así no escribieras. Porque yo a veces envidio a otras personas. Si. Las envidio. No las que tienen más cosas, digo, las que son más simples. Menos pensar tanto. Menos estar buscando sentidos. Menos perdición interna. Menos. No sé ¡carajo! Menos yo.

Estoy pensando en cambiar mi bio: Manu. Discapacidad emocional.

Por lo pronto pensando en esa banda sonora. Sí, querida Dra. prepárase, usted va a escuchar mucho The National. Pero creo que como primer corte no vendría mal The Man in Black. El mismo Johnny Cash, la versión de Hurt, esa canción de ese genio que es Trent Reznor. Uno de los amores de mi vida.