martes, 17 de junio de 2014

Día 16: una canción con la que hayas llorado.




La primera canción que me viene a la mente con el tema del día de hoy es Remember the Tinman de Tracy Chapman. No la voy a poner, entre otras cosas porque ya Tracy está en esta lista, y aunque esa es mi canción favorita, lo cierto es que me gustaría poner otra. 

Otras dos canciones que me remueven muchas cosas revivieron para mí con La Ventajas de Ser Invisible. Un día estaba con el Educador Musical, la canción sonó y él me dijo, estás en el techo de un carro con los brazos abiertos, ¿verdad? Sí. La verdad, lo estaba. Quizás esa es una de las cosas que más amo y que más odio de esa película, que usó dos canciones que prácticamente son sagradas: Heroes de David Bowie y Asleep de The Smiths. Las dos me han hecho llorar. En contextos distintos, por emociones distintas y mucho. 

He lloraron con muchas canciones, con muchas bandas, en determinados momentos, cada uno con su significado. Elefante, acompañó un momento muy duro de mi vida. Los primeros renglones de El Abandonado tienen una imagen muy fija en mi cabeza, "anoche pude ver cuando te fuiste, solito me quedé y no dije nada, tal vez esta canción te suene triste, pero me está llevando la chingada". No es lo que uno pensaría, no se iba con las maletas, se iba con otra cosas. Pedazos de mí. 

Quizás esta canción, De la noche a la mañana, encierra muchas de las cosas que he querido decir pero no puedo. Al menos no abierta y directamente, sino que van quedando escondidas tras las cosas que voy tejiendo con la ficción. 

A veces pienso en situaciones que viví. En las cosas que he superado. En cómo algunas personas juzgan a los demás por tomar ciertas decisiones, o por tomarlas, lo fácil que se ve la vida de los demás desde afuera, lo sencillo que es todo cuando no son tus pies, ni tus manos, ni tus ojos, ni tu alma, y "se detiene el tiempo en tu cara, y se te acaba el cuento de hadas, y se te mueve el piso, el cielo y no sabes ni cómo te llamas. Y sientes que la Virgen te habla, sientes que el silencio te embriaga, y quieres gritar y gritar y gritar y no encuentras palabras". 

Así justifico algunas de las cosas que viví. Así las sentí. Una pérdida total de la identidad. A veces pienso y digo no, esa no fue mi vida. Tal vez hay cosas que vivió un personaje inventado por mí. Que vi como en alucinaciones, y que es quien toma el control cuando escribo. Pero de vez en cuando lo que me gusta es cantar sobre algunos artistas. Y sí, abrir las alas, y declararme un héroe, pedir algo de sueño, o sencillamente decir al ritmo de alguna melodía que así es la vida, sin demasiadas explicaciones, porque sencillamente no las hay. Los lugares comunes son comunes por algo.