martes, 29 de julio de 2014

Te quedarías o te irías?

Corte radical de pelo. Miles de razones para hacerlo. Me había prometido esperar a que Maduro se fuera, pero en algún momento me dije que eso era una tontería, que no puedo seguir esperando que acontecimientos externos determinen mi vida. Quería un cambio. Un nuevo comienzo. Un paso en otra dirección. Reorganizo todo. Miro lo que hago y escojo.

Me cuesta aceptar ciertas cosas de mi vida. De mi personalidad. De mi historia. He pasado años huyendo. Sobre todo de mí misma y de mi espejo. Mi espejo humano. También es cierto que hay cosas que no dependen de uno. Cosas que no se pueden forzar, pero hay otras que spn nuestras. El eterno juego entre voluntad y destino. El dificil arte de ser mujer que forma parte de una generación perdida. Las trampas en todos lados.

Tal vez necesito darle un aire nuevo a este blog. Escribo desde mi teléfono. Bienvenidos a la era de lo inmediato. En que nuestros celulares son mucho más inteligentes que nosotros.

Estoy de regreso en el café. Trabajo en la novela. Una nueva aproximación a un trabajo ya terminado. A veces falta distancia para entender y aceptar lo que no funciona.

Pasa un tour de japoneses y llegan los locales. El día está lluvioso y frío. Y me vienen a la mente tantas preguntas: si tú pudieras, te quedarías o te irías? Quién serías si te quedas? Quién serías si te vas?

2 comentarios:

Nicolás dijo...

Moriría de tristeza si me fuera...

Nicolás dijo...

Desde aquí, no te hace falta un corte de cabello radical...