lunes, 20 de abril de 2015

Sobre las palabras de Lorenzo Mendoza

Es triste que las palabras de Lorenzo Mendoza en vez de llevarnos a una discusión sobre un fenómeno tan grave como es el de la emigración y el vacío que va dejando en el país, terminen abriendo un espacio para descalificar a una persona. Queda claro que hemos quedado incapacitados para analizar ideas, para escuchar y debatir contenido, para pensar de forma crítica entendiendo que eso no es lo mismo que descalificar.

Algo tan doloroso y difícil como la emigración por supuesto tiene que abrir heridas. Es lógico que mucha gente se sienta abandonada, así como mucha gente se siente casi en orfandad cuando deja su país. Son más de un millón de personas las que se han ido. El vacío que ha quedado en Venezuela se siente en las universidades, en los hospitales, en las escuelas, pero sobre todo en las familias. ¿Cuánta gente tiene todos sus hijos fuera? ¿Quién no conoce a alguien que no llegó a enterrar a un familiar? Graduaciones. Aniversarios. Cumpleaños. Enfermedades. Rupturas. Hasta los domingos familiares, las tradiciones de diciembre y de Semana Santa, y así la gente que se está perdiendo a su familia, y que no lo hace egoístamente, como es tan cómodo pensar, sino que más bien hacen el sacrificio porque consideran que es lo mejor para ellos. Una decisión de vida. Incluso quien se va con todos los lujos y posibilidades hace sacrificios. La vida es así.  

Emigrar una decisión tan compleja como un divorcio. Es una ruptura. Es una separación. Tiene sus pros y sus contras. Tiene sus etapas. Es un duelo. Y sí. Cuando uno emigra uno causa un daño. Uno daña a la gente que deja a atrás, uno daña al país al que le quita su talento, uno se daña a sí mismo porque termina privándose de algo que era tan querido, tan importante, uno se arranca una raíz que al final no termina de cortar del todo. Cuando mucho logra anestesiar ese dolor, mientras se construye una nueva identidad y un nuevo sentido de pertenencia. Y este país está tan mal, estamos tan quebrados, hay tan pocas oportunidades, tanta incertidumbre y es tan difícil vivir aquí que mucha gente prefiere pasar por esa experiencia que seguir aquí.

Creo que asumir que Lorenzo Mendoza estaba de alguna manera acusando a quienes se han ido  de cómodos, flojos o indolentes o cualquier cosa por el estilo es la muestra de que aprendimos el resentimiento, que aprendimos a tomarnos cualquier cosa como un ataque. Además es querer tapar el sol con un dedo, porque Lorenzo Mendoza tiene razón en un punto: No todos pueden emigrar. Hay gente que no se puede ir por múltiples razones, desde económicas hasta emocionales. Cada quien con su circunstancia y su poder de actuar. Hay gente que simplemente no se va porque le da pánico irse a un lugar desconocido. Hay gente que no se va porque no tiene papeles o recursos para conseguirlos. Lo que para unos es un obstáculo para otros es el empujón. Para algunos es cosa de voluntad, para otros es de oportunidad. Así es la vida.

Me duele comprobar, una vez más -porque no es la primera-, cómo el chavismo y su discurso de arremetida constante ha calado en nuestra forma de actuar y de reaccionar. Nos volvimos expertos del resentimiento, de la crítica destructiva, no podemos ya separar las ideas de ataques personales vacíos de contenido.

Yo confieso que me quiero ir todos los días. Que me pasa por la cabeza. Que le he dado mil vueltas. Que lo he pensado muchísimo. También me pasa por la cabeza quedarme, y es mi realidad y mi deseo todavía. Me gusta escuchar que hay gente que se queda en Venezuela, sea un empresario, un médico o un maestro de escuela pública. Sea porque así lo decidió o porque no le queda otro remedio. Así como me gusta ver las fotos de mis amigos que han buscado oportunidades en otros países, que han hecho de otras ciudades y costumbres las suyas para intentar escribir así nuevas páginas en su vida. Me enorgullece cuando un venezolano afuera demuestra toda la capacidad que tiene, y la verdad es que en cuanto a los jóvenes, por más esfuerzos que hagamos quienes estamos aquí en este momento quien se forma afuera tiene una ventaja muy grande, y eso por más que nos duela es una realidad que hay que aceptar. La gente que está afuera nos ayuda a mantener las ventanas abiertas que este régimen quiere cerrar. Quieren que nos olvidemos de lo que es posible en democracia, y gracias a mucha gente que ha emigrado eso no ha sido posible.

Y también, como ya lo he escrito, cuando alguien me dice que se va, yo siento que algo dentro de mí se hace polvo. No es malo, ni bueno, es lo que nos tocó vivir.

Hay que ser demasiado miope para pensar que Lorenzo Mendoza no entiende eso. Lo que él quiso decir es lo que nos diría –y nos dice- cualquier persona sensata a la que le expresamos nuestro deseo, que hay que pensarlo bien, que se cambian unos problemas por otros, esto también es una realidad. Es la oportunidad para reflexionar sobre ello. Y si uno está en desacuerdo lo lógico es responder con otro argumento, no asumiendo todo como un ataque personal. Yo podré tener algunas diferencias con su forma de pensar y de actuar, pero sinceramente en este momento cualquier mensaje que de esperanza es bienvenido.

Yo creo que más que procesar el discurso de Lorenzo Mendoza toca procesar la negatividad que no está caracterizando. La destrucción automática y sistemática de cualquier planteamiento que no sea el cien por ciento de neustro agrado. Destruyendo a las personas, así también se destruye un país. Esta ola malsana de descalificación lo que hace es destruirnos moralmente.

Si algo tienen que dejarnos esto quince podridos años es que no se puede hostigar al empresario y pretender que los trabajadores –y los consumidores- estén bien. Esa es la gran mentira del socialismo. Como también la gran herramienta es hacer que la gente se acuse y se divida entre sí. ¿Cómo es que no terminamos de entender que la unidad viene desde la base, y no sólo del liderazgo político? Por eso añado que es tan desagradable y erróneo criticar a Maduro por  haber sido chofer de autobús que descalificar a Lorenzo Mendoza por su fortuna personal. Eso lo que demuestra es una tremenda falta de capacidad de argumentación.


Por último, creo que vale la pena recordar que uno siempre puede y más bien debe disentir y decir lo que piensa. Pero una cosa es no estar de acuerdo y expresarlo y otra es descalificar a una persona en una cadena de insultos. Eso también daña mucho al país, esto también es destructivo.

50 comentarios:

Ruth Bermo dijo...

La emigración es un tema tan delicado que últimamente han salido muchos oradores que hablan de ella con una frialdad que me estremece. Yo también he pensado en irme. De hecho, es algo que todavía no descarto. Las cosas no van muy bien en este país y muchos jóvenes y no tan jóvenes se ven cada día enfrentados a una decisión tan importante, tan trascendental. Es muy bonito eso de que "nos vamos a vivir una aventura". Que también. Pero, ¿y lo que dejamos atrás? Mi madre, mis sobrinas, mi pueblo... ¡MI VIDA! Con todo esto sólo quiero decir que hay que saber respetar TANTO A LOS QUE SE VAN COMO A LOS QUE SE QUEDAN.
Enhorabuena por tu publicación. De todo corazón, me ha encantado. :)
Que sigas escribiendo así por mucho tiempo.
Saludos.

Ignatius dijo...

Hola, tu escrito es en respuesta a carta de Maria Flores?

Anónimo dijo...

Su texto es lo mejor que he leído sobre las palabras de Lorenzo Mendoza.
Me ha alegrado el día. Enhorabuena!!

Mario Augusto. Beroes Rios dijo...

Totalmente de acuerdo. Quienes critican a Mendoza, simplemente no entendieron sus palabras

Manuela Zarate dijo...

Ignatius, honestamente más que responder a una sola persona, es al estremecimiento generalizado que se basa en ataques personales. Gracias a todos por sus palabras y mensajes.

Juan Fernández dijo...

Hola. Excelente artículo. Entiendo tu opinión, y tienes mucha razón cuando dices que estamos basando todo en ese odio y resentimiento heredado del difunto. No nos detenemos a pensar un poco y discernir. Yo no estoy al 100% de acuerdo con lo que expresó la señora en Panamá en su carta a Mendoza. Pero la entiendo PERFECTAMENTE. Porque si puedes leer cierta frustración en sus palabras y que tomó todo como un ataque personal pues... Cuando uno se va del país (en mi caso más de un año afuera) pasa por una depresión de varias etapas entre las cuales está la de sentir rabia por no poder estar en tu país y sentir que cualquiera esta juzgando tu decisión. Es MUY difícil ser inmigrante por eso coincido en algunas cosas con ella, sobretodo la parte donde dice que dejar Venezuela es algo como dejar a una pareja que por más que la ames sabes que no es buena para ti. Pienso que usted está hablando desde la posición de alguien que aún está en el país. Y por eso pienso que entiendo a la señora en Panamá. A fin de cuentas, somos libres de expresar nuestras opiniones. Feliz Día y saludos allá a mi amado país.

Anónimo dijo...

El revuelo que ha causado un discurso dirigido a personas preparadas y formadas en empresas polar No deben ser consideradas a titulo personal, senores es hora de unirse como venezolanos hasta cuando vamos a fomentar divisiones entre personas del mismo bando...

beatriz dijo...

excelente!!!!!

reinaldo dijo...

Hola, gracias por tu reflexión. Nos hace mucha falta el pensamiento critico, el dialogo amplio y profundo, no descalificador. Precisamente es una de las cosas que han destruido el tejido social en Venezuela, el mal hablar, la superficialidad, la falta de reflexión y de pensamiento cítrico, han dado paso a la perversa estrategia de la articulación de un pensamiento único en el que el ciudadano desprevenido y poco formado ha caído en la aceptación somera de argumentos de panfleto, de periódicos gratis que anuncian cuan maravillosa es la realidad cuando la realidad es todo lo contrario y de poderes populares que no son tales. Esta pesadilla colectiva de la que queremos escapar es un entramado que sostiene la codicia y la ambición de nuestros gobernantes, primeros en la lista de responsables por el desastre que ha acaecido. Considero legítimo irse. Ya es una cuestión de sobre vivencia, de auto-preservación, de vida o muerte. En Venezuela no hay oportunidades de progreso ni de buen-vivir. No hay garantías. No hay amparo. Ni siquiera hay derecho al pataleo! Pero me quedo en Venezuela, porque no tengo medios para irme. Respeto y admiración al que se va. Igual al que se queda.

Anónimo dijo...

Imposible decirlo mejor!, y lo que mas entristece es eso... Evidenciar lo profundo que ha calado el chavismo. Estoy fuera.. Por diferentes razones.. Pero si te vienes a Panamá aquí haremos tu club de lectura y todas esas cosas maravillosas que veo que haces. Quizás sea tu misión ... Compartir en otro destino tu increíble talento para escribir y tu sentido de análisis y critica tan desarrollado! Te felicito!

Joel Romero Gonzalez dijo...

A ver: "Él lo que quiso decir fue...", ya cuando alguien necesita un traductor como cuando Chavez necesitaba a José Vicente debemos sospechar que como mínimo las palabras elegidas no fueron las más afortunadas. Por otro lado, yo debo estar demasiado radicalizado, porque a mí sí que me parece criticable que un chofer de autobus sin mayor preparación llegue a Presidente. Pero respeto tu idea de criticar las ideas y no la persona. Sin embargo eso no quita que varias ideas en el discurso de Mendoza hayan sido mentiras manipuladoras: ¿de verdad crees que por cada persona que se va del país o de su empresa hay varias esperando entrar? Quizá sí, pero no es la misma calidad, experiencia ni educación. ¿De verdad crees que ningun otro país puede ofrecerte lo que te ofrece el tuyo? Mira, no habría tanta gente triunfando en el extranjero.

MILENARIO dijo...

Me asombra que nadie, o casi nadie se ha percatado de que Lorenzo Mendoza ha llevado a cabo una manifestación del más puro tenor político. Cuando dice que "yo me quedo con los que no se pueden ir del país" se está dirigiendo nada menos que a 30 millones de venezolanos, de todos los grupos sociales, niveles de ingreso y grado educativo. Lorenzo Mendoza es una persona con una formación de nivel superior, cuenta con abundantes recursos, con acceso a fuentes de información muy sofisticados, tiene un equipo asesor de primera, de carácter internacional y es una persona con un fuerte arraigo familiar en Venezuela, además de todo eso me luce como una persona que no pierde tiempo hablando pistoladas. De todo ello deduzco que sus palabras tienen un sentido claramente político y probablemente un objetivo del mismo tenor. No me extrañaría nada que su próxima aparición pública sea más específica en cuanto a su intención de participar activamente en una contienda por el poder. Él tiene la inteligencia, los recursos, los medios y es un líder eficiente y eficaz. Tiene detrás de si una larga historia de éxitos junto a la imagen de Polar que está en el 100% de los hogares venezolanos como algo bueno, fuerte, útil y necesario. Finalmente tiene a su favor que Venezuela está desolada, adolorida, sufriendo horribles penurias en las manos de una banda de incapaces y deshonestos, como el continente americano no había visto desde hace siglos. No lo pierdan de vista!

Anónimo dijo...

Gracias por la reflexión !!! Sin duda son realiades, una la del Lorenzo Mendoza y otra la de Maria Flores. Es lógico y de esperar que un gerente con el talante de Lorenzo anime y entusiasme a su personal a pensar en seguir luchando por el país y no sin viento y marea en contra, realidad que no ignora para nada en su discurso, como diríamos en otra forma "morir con las botas puestas o tirar el resto". Por otro lado esta también la tremenda realidad de Maria Flores que encarna la de millones de venezolanos en el exilio. quienes dejaron todo por alcanzar un todo. El punto es donde se cruzan o chocan la visión de Lorenzo Mendoza con la visión de Maria Flores , cimentadas en sendas realiades y muy validas las dos. Es Lorenzo quien no comprende a Maria o es Maria la que no comprende a Lorenzo ? Tal ves estamos justamente frente a uno de los mayores daños ejecutados en el país, es decir, una lobotomia social de campo de concentración, donde se destruye la identidad social, cultural e historia de una nación y así desfigurar su gentilicio e idosincracia. Y una ves puesta en marcha y bajo sus plenos efectos esta solo produce desconcierto y confusion de animos y espiritus, cargada de una gran deseperanza para algunos y decisiones vitales (saltar la alambrada del campo de concentración), mientras que para otros de oportunidades de sobrivivencia y posicionamiento. Aquí también son dos realidades. Es una mejor que la otra ? O son eso mismo, las realiades de un destino sobrevenido ... Pd: Recomiendo la lectura de la obra del Dr. Victor Frankl " El hombre en busca de sentido" (sobreviente de los campos de concentración de la Alemania nazi)

Anónimo dijo...

Gracias Manuela!, espero que la viralidad de las redes se apodere de tus comentarios. Sigue escribiendo, hace mucha falta.

Bexymar Cardenas dijo...

Han sido más de 15 años de oscurantismo, y de una u otra forma el discurso chavista ha calado en nuestra sique. Yo misma sentí tanta rabia al leer las palabras tan egocéntricas de María José Flores (marijo.es), pero entendí que ella también tiene derecho a expresarse aunque no comparta su opinión se la respeto. Tu escrito me parece lo más coherente que he leído en mucho tiempo y me identifico con cada una de tus palabras; espero que aun haya esperanza para este pueblo y dejemos de descalificarnos sobre todo entre los que pensamos igual, gracias por compartirlo.

Anónimo dijo...

Excelente reflexion! Lo mejor que he leido sobre el tema! Gracias compartirlo.

Anónimo dijo...

UN EXCELENTE ANALISIS DE LA TAN CRITICADA EXPOSICIÓN DE Lorenzo Mendoza, el no tiene necesidad de cuidar tanto sus empresas en Vzla lo que nos da es una esperanza de Vida, que tengamos otra visión de Vzla, no creo que acuse a quienes se fueron, pero trata de dar aliento a quienes nos quedamos, refuerzo lo que dice el escritor, ha sido tan fuerte el resentimiento creado que nadie ve ahora en otro un desee real de defender y luchar por una nueva Venezuela! TRISTE y lo digo porque habemos quienes aun teniendo grandes amigos y nexos con personas en el exterior no hemos decidido emigrar, porque la esperanza en esta bella patria y en la gente buena que nos rodea es mayor

ae.martinezmoreno dijo...

Ciertamente el tema de la migración es un punto álgido en Venezuela, hemos padecido tanto maltrato social por parte del gobierno, que aflora espontáneamente el resentimiento. Pero desde otra óptica debemos entender que Lorenzo Mendoza representa un bastión de lucha por la democracia venezolana.

La Lucha de Mendoza no es una lucha personal por un imperio económico o por intereses personales de un poder empresarial, la gente debe entender que todos poseemos formas diferentes de expresión y aunque no nos guste el tono, no podemos interpretarlo como si fuera del todo errado o arrogante y fuera de lugar, hay que entender que Mendoza hasta el momento “No se ha entregado a los intereses de la corrupción”. Si el interés de Mendoza fuera simplemente hacer dinero… apretaría la mano del gobierno y se dedicaría a trabajar en función de mantener al gobierno actual en el poder, consolidando al régimen desde la distribución de alimentos, colocándonos un bozal de arepa, sin embargo, Mendoza sin fijar posición política, ha dado una lucha sin tregua para servirnos de algún modo nuestra arepa todas las mañanas en nuestra mesa, mientras el gobierno se empeña racionarla por familia y por persona. Mendoza Ha dado una lucha sin precedentes para preservar el empleo de miles de venezolanos, para preservar una tradición empresarial de lucha social. El derecho laboral o derecho del trabajo internacionalmente nace desde la empresa justa que cuida a sus trabajadores y lucha por sus derechos. La democracia tiene su sustento en la historia desde el nacimiento de los movimientos sociales obreros y profesionales de las grandes empresas que han hecho historia como Polar. Sería imposible desconocer la posición democrática transparente de Lorenzo Mendoza en todo este proceso de lucha por la democracia.

EMPRESAS POLAR REPRESENTA LA BANDERA DE LUCHA POR LAS LIBERTADES ECONÓMICAS DEL PAÍS, POR EL SISTEMA CAPITALISTA EN UN ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO; POLAR REPRESENTA CLARAMENTE OBJETIVOS QUE EL GOBIERNO ACTUAL VE COMO UNA PIEDRA DE TRANCA PARA INSTAURAR ABIERTAMENTE UN RÉGIMEN DICTATORIAL TRADICIONAL, BAJO UNA FACHADA “SOCIALISTA DEMOCRATICA”

La historia ha comprobado que todo régimen dictatorial fascista/ comunista necesita acabar con la industria privada para consolidar su proyecto, acabar con la propiedad privada y el poder económico empresarial para pasar al control Estatal de la producción; y mientras exista EMPRESAS POLAR, ningún régimen podrá instaurar una dictadura comunista de larga duración en Venezuela.

No sabemos si en el futuro Mendoza quiera o pueda ser un presidente de Venezuela, sería un éxito rotundo!!

Lo que si es cierto, es que mientras existan personas obtusas que cierren la ventana cada vez que aparezca una luz… estaremos condenando y matando toda esperanza, estaremos destruyendo todo posible nacimiento de liderazgo talentoso y productivo.

Señores, las opiniones personales son respetables pero ninguna opinión personal está por encima del interés colectivo de un país, inclusive el derecho de un colectivo de emigrantes venezolano de uno o dos millones de personas, nunca estará por encima del interés superior y mayoritario del resto del país, alrededor de 29 millones de personas más que quedamos en Venezuela.

En democracia todo es cuestión de números, las masas se miden en elecciones por números y quien tenga más números es quien gobierna ¿Acaso no es democracia lo que queremos? ¿No es por la democracia la lucha que mantenemos? ¿No es por falta de democracia que 2 millones de personas se han ido del país?

Entonces no puede estar por encima de nada la opinión de una persona afligida que se tomó aun discurso directamente como una ofensa personal, su dolor la arrastra a la ignorancia, no puede estar por encima de la realidad de un discurso excelente el criterio de una persona que no puede ver un discurso alentador, objetivo y necesario desde diferentes contextos.

jeri lee peña dijo...

simplemente excelente! que bueno toparse con personas que piensen así!

Anónimo dijo...

Excelente reflexión. Lamentablemente nos hemos convertido en caníbales para intentar sobrevivir...

LuisFy dijo...

Para mí también es y seguirá siendo un valuarte y uno de mis gurú, claro además de mi jefe, y comparto contigo esa percepción de acidez en sus comentarios, pero pienso quizás no sea yo quien deba juzgarle. Quien en este país no ha perdido ya su norte, a quien no se le eschaveto la brújula, lo comprendo como ser humano, y me consta que es un ser preocupado desde hace muchos años, antes incluso de comenzar este vergero llamado revolución bonita, preocupado por sus trabajadores por su gente, gente que depende de el, de su gestión, y ahí no solo de sus trabajadores también de esa señora que se levantaba temprano a hacer sus árepas para vender y levantar una familia a fuerza de amasar kilos y kilos de harina PAN. Cuantas noches habrá ya pasado sin dormir, no por pensar en las colas para comprar harina, lógico que en su caso no, pero sí noches en vela para ver de donde saca recursos para mantener la herencia industrial, y el capital humano que heredó de sus abuelos, de no dormir al ver como se le rompen los sueños de ver una Venezuela grande, con valores como los de la familia Polar, por que aunque muchos no quieran reconocer, todos somos Polar, no existe un solo venezolano que en su vida no se haya comido una arepita, con margarina, con mayonesa, con atún. Una pastica con salsa primor. Ojo todo lo que describo acá es hecho por Polar. O sea no existe un solo venezolano y mas ahora que no haya sido alimentado por el esfuerzo de la familia de este hombre, su padre, su tío, su mama, su tía y su abuelo. Quizás es este pensamiento el que esta envenenando al mejor y mas grande empresario de este acabado país. Ojalá no se le acabe la paciencia, ojalá siga forjando sueños y haciéndolos realidad a pesar ya, de las muchas inversiones que ya ha perdido.
Por esto no puedo juzgarlo, trato de entenderlo y les juro que yo hubiera aguantado de no llevar en mis venas desde niño, también la sangre Polar.

LuisFy dijo...

Para mí también es y seguirá siendo un valuarte y uno de mis gurú, claro además de mi jefe, y comparto contigo esa percepción de acidez en sus comentarios, pero pienso quizás no sea yo quien deba juzgarle. Quien en este país no ha perdido ya su norte, a quien no se le eschaveto la brújula, lo comprendo como ser humano, y me consta que es un ser preocupado desde hace muchos años, antes incluso de comenzar este vergero llamado revolución bonita, preocupado por sus trabajadores por su gente, gente que depende de el, de su gestión, y ahí no solo de sus trabajadores también de esa señora que se levantaba temprano a hacer sus árepas para vender y levantar una familia a fuerza de amasar kilos y kilos de harina PAN. Cuantas noches habrá ya pasado sin dormir, no por pensar en las colas para comprar harina, lógico que en su caso no, pero sí noches en vela para ver de donde saca recursos para mantener la herencia industrial, y el capital humano que heredó de sus abuelos, de no dormir al ver como se le rompen los sueños de ver una Venezuela grande, con valores como los de la familia Polar, por que aunque muchos no quieran reconocer, todos somos Polar, no existe un solo venezolano que en su vida no se haya comido una arepita, con margarina, con mayonesa, con atún. Una pastica con salsa primor. Ojo todo lo que describo acá es hecho por Polar. O sea no existe un solo venezolano y mas ahora que no haya sido alimentado por el esfuerzo de la familia de este hombre, su padre, su tío, su mama, su tía y su abuelo. Quizás es este pensamiento el que esta envenenando al mejor y mas grande empresario de este acabado país. Ojalá no se le acabe la paciencia, ojalá siga forjando sueños y haciéndolos realidad a pesar ya, de las muchas inversiones que ya ha perdido.
Por esto no puedo juzgarlo, trato de entenderlo y les juro que yo hubiera aguantado de no llevar en mis venas desde niño, también la sangre Polar.

Anónimo dijo...

Este tema está sobre-estimado. En otras culturas, la emigración es tan natural que me sorprende que la carta de un empresario haya causado tal revuelo en Venezuela. La emigración ha sucedido (y sigue sucediendo) en muchísimos países de todo el mundo. Eso no ha significado el fin del país. En absoluto. En muchísimos casos a representado la mejor alternativa. Insisto, este tema está sobrevalorado.

Unknown dijo...

Creo que la Venezolana que le escribió al Sr Mendoza, no lo ofende ni agrede en ninguno de los párrafos. Escribió con una claridad y elocuencia digna de un diplomático...

RUBEN DARIO ARAQUE ARAUJO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Williams Villegas dijo...

Bueno días Manuela, te felicito por tu análisis, es como aire fresco. Tomare tiempo libre para leer tu blog.

Anónimo dijo...

Buen día,
Comparto mucho tu reflexión sobre lo que nos ha pasado a los venezolano, no me sentí agredido por el mensaje privado del señor Lorenzo Mendoza a su equipo a su capital humano a las persona que mantienen con su esfuerzo y amor a Empresas Polar dando la cara por Venezuela y las personas que están en Venezuela, ciertamente, sentí nostalgia porque me costo mucho abandonar a mi país, intente quedarme, pero los oportunidades se cerraron y la vida se hizo poca digna después de tantos esfuerzos en estudios y labores para desarrollarme como profesional. Extraño mucho a mi mamá a mis amistades, a mis seres queridos y estoy solo en otro país que aunque cercano de nuestra misma cultura igual me he sentido solo. No es fácil tomar esa decisión, pero sé que Dios me abrió una puerta y hasta ahora pues he logrado iniciar de nuevo. Dios Bendiga a mi País, al cual sueño regresar.

laura mendez dijo...

de verdad q demasiado fuerte el escrito pq hay mucha verdad en esas letras, a los que muchos solo ven fotos y piensan q solo nos divertimos en el exterior, le digo q no todo es asi, al menos en mi caso, no existe un solo dia de mi vida que no tenga una lagrima en mis ojos por todo lo que deje y no me refiero a materiales, sino mi gente, mis calles, lo bonito y lo feo todo absolutamente todo me hace falta y si muchas veces me arrepiento de no haberme quedado a seguir luchando por mi tierra.

Pedro Romberg dijo...

Yo creo que lo que paso con el discurso del Sr. Mendoza es que a esta alturas del partido (16 años de desgaste con malas políticas, traiciones, desencantos y desengaños, y debido al resultado que vemos en el empeoramiento de todo en el país) la gente común y corriente espera que las personas como el Sr. Mendoza, con buena reputación, demostrada trayectoria de trabajo y de vida, se conviertan en los nuevos líderes Políticos de verdad que necesitamos, salgan a la palestra política a liderar a los millones de venezolanos que no están de acuerdo con la actual situación, Él Sr. Mendoza no puede separar el aspecto político del económico y mucho menos banalizar el problema político venezolano como algo que se puede discutir tranquilamente tomando unas cervecitas, eso sería posible si otra fuera la situación del país, El Sr. Mendoza y su familia ya ejecutaron su plan B al invertir en otros países para poder vivir, trabajar, producir y ganar lo que en Venezuela no pueden hacer de manera normal, y es que acaso no es eso lo que todos quisiéramos de alguna manera hacer, ejecutar un Plan B de vida, de trabajo, tal cual por las mismas razones que las del Sr. Mendoza pero cada quien dentro de sus posibilidades. Para ser optimistas y no ser negativos en la consecución de nuestras metas, tienen que haber unas mínimas condiciones en el país que lo permitan, producto de un gobierno que tenga políticas públicas y económicas de reconocido éxito que hayan demostrado los buenos resultados en otros países, Sin eso solo nos queda ser optimistas por fe al Dios en que creamos y en sus milagros.

Carmen Telleria dijo...

Estoy deacuerdo con tu articulo. Siempre he dicho que se critica al pecado y no al pecador y sobre todo tratar de entender el sentido de lo dicho.
Si yo estuviera en Venezuela, le hubiera dicho a alquien que se va NO TE VAYAS porque yo estoy fuera y quiero volver a pesar de que estoy muy bien.

Sonia Maria dijo...

Esta es la actitud, todo lo demas sobra en estos momentos de tanta desesperanza. Creer que LM no tiene problemas ¿ en Venezuela?, es absurdo.

Saida Vielma dijo...

Agradezco tus letras, tus comas, tu puntos, y negritas...Pero ante todo tu tiempo...Yo estoy afuera en conciencia de todo lo que se me puede venir, teniendo conciencia también de todo lo que tengo dentro de mi PAIS, y es que yo salgo para aprender algo mas de lo creo saber que no se, para poder oxigenarme y dar de nuevo todo allí a mi regreso que no lo hare por derrota, si no mas bien porque siento que debo estar en agradecimiento y amor a el que tantas cosas me ha dado como mi nacimiento...Así que bienvenidos todos los corazones para volver a sembrar. Agradecida por tu articulo mil bendiciones.. y a Lorenzo agradecida porque la gente al menos opina para bien o para quiere decir que están vivas...

Alejandro & Nelida Ibarra dijo...

Le añadiria a lo que dijo Ruth Bermo, que la emigración en Venezuela es un fenómeno que ha ocurrido como consecuencia de la descomposición social y el desprecio a la pluralidad y libertad de pensamiento.

La Venezuela de la que habla Lorenzo Mendoza, la de los años previos al Chavismo, esa Venezuela no conocía la emigración. Y me atrevería decir que muchos de los que ahora critican la misma, es porque por una razón u otra ven con impotencia como otros si se atreven a dar el salto mientras ellos no pueden o quieren.

Juan Escajadillo dijo...

No te voy a mentir que cuando escuché el mensaje de Mendoza, más que molestia (que si me la tuve), me causó tristeza. Este es otro mensaje optimista, el segundo después del video de Banesco.

Mucha gente en Venezuela se va porque están convencidos que no son profetas en su tierra, dígase que no ven futuro en su propio país. Pero más frecuentemente veo que dichas personas se deprimen después de tomar dicha decisión. Y no me extraña que después tengan un resentimiento más profundo que aquellos que siguen creyendo en una ideología destructiva.

Como muchos, he estado contemplando en emigrar. Estoy consciente que es una decisión bastante difícil, más tomando en cuenta como está Venezuela ahora. Pero no siempre significa que eso deba convertise en un duelo... Algo muy distinto es quien se quiera ir porque su destino está fuera de Venezuela. Porque le nace.

Puede tener razón Mendoza al decir que están cambiando un problema por otro. Pero si no fuera por tu escrito, no caería en cuenta que quienes le respondieron, tienen algo en común: Ellos la pagan con él por se sintieron obligados no solo a abandonar el lugar de donde nacieron, sino a escapar de una angustia asfixiante. Me están haciendo pensar que no importa si en otro país se sienten mejor que en Venezuela, están transmitiendo algo más nocivo para los que les toca quedarse como yo. Es un dolor que se convierte en resentimiento. Un resientimiento que se convierte en odio. Un odio que no solo de transmite hacia otra persona, sino a todo un país. Un objetivo que cierto gobierno ve cumplido, porque los alimenta.

Otra raya más para nosotros, y parece que no estamos aprendiendo nada. Si me quiero ir del país, no quiero sentirme mal por hacerlo. Prefiero llevarme los buenos recuerdos que todo lo malo que pasó antes de irme. Es bueno que extrañes a tu patria, pero es malo aferrarte a ese recuerdo. Y es allí que estar+iamos quedando peor parados que en Venezuela.... Y eso lo sé por experiencia propia

El mensaje de Mendoza es un recordatorio no solo para los que piensen en irse de Venezuela, sino también para lo que estamos aquí ahora y en el futuro al volver la democracia. Tenemos mucho trabajo que hacer, pero debemos ser fuertes. Me duele saber que antes de empezar por atacar a una persona (que también podría pasar por lo mismo o peor que nosotros), ya estemos fallando. Si, tenemos mucho trabajo, pero también debemos cambiar.

La importancia tanto de mensaje de Mendoza, como el comercial de Banesno, es tal que veo en ambos no lo que estamos dejando perder o morir en Venezuela. Es lo que NOSOTROS ESTAMOS MATANDO de forma inconsciente... Y como venezolano, eso es lo que más me duele ahora. Espero no ser el único en admitir que tengo la culpa.

Gracias por tu artículo. A veces una persona común tú logra abrime los ojos.

Saludos desde Caracas.

"Mañana podríamos estar muertos. Pero, ¿qué diferencia habría con cualquier otro día? Esto es una guerra, y nosotros somos soldados. La muerte puede llegarnos en cualquier momento, en cualquier lugar. Ahora considera la alternativa. ¿Y si tengo razón? ¿Qué pasa si la Profecía es cierta? ¿Qué pasa si mañana, acabara la guerra? ¿No merece la pena luchar? ¿No merece la pena morir por ello?"
-Morfeo, Matrix Recargado.

Clemen dijo...

¡Magnificamente bien pensado y por lo tanto bien escrito! Totalmente de acuerdo contigo, Manuela. Hemos alimentado tanto el lenguaje del odio, la diatriba y el resentimiento que no nos damos el espacio para ESCUCHAR y sacar en limpio lo que vale la pena de un discurso. Más cuando el discurso fue dicho en un entorno intraorganizacional, y fue una expresión de preocupación y desconcierto porque aún de la empresa más sólida del país la gente decide irse, con la clara intención de salir del país. ¡Te felicito, Manuela! ¡La bateaste de jonrón!

Carlos Duarte dijo...

Las palabras de Lorenzo Mendoza vale, que problema con Venezuela vale, lo triste es que en realidad las palabras de este tipo fueron para sus empleados y en ese sentido el tiene su motivación porque tu bien lo debes saber Mari que a ningún dueño de empresa le gusta perder a sus empleados incluso a los que son muy malos.

Pero es que pareciera que estamos esperando quien diga algo para enseguida caerle encima con el chipote chillón, literalmente porque pensamos que nuestra critica en twitter es muy efectiva y todos somos como el chapulín colorado.

Lorenzo Mendoza tiene razón es muy difícil emigrar y unos problemas se cambian por otros, pero lo mas difícil de emigrar no es que vivas en un país donde no hagan buenas areperas, o no te puedas llevar el rústico a la playa, o un país que no tenga todas las riquezas naturales como tanto nos enseñaron en la escuela que Venezuela es el país con mas riquezas naturales del planeta.

Lo mas triste para el emigrante venezolano es que cada vez que llamas a tu familia aunque no te digan nada malo para no preocuparte te das cuenta de la tragedia, lo escuchas en sus voces, también es triste el enfrentamiento constante, leer los insultos a los chavistas que muchos de mis amigos comparten en internet todos los días; o los amigos ciegos que solamente comparten cosas como las presentaciones del sistema de orquestas infantiles nacionales pero no terminan de aceptar que el sueño revolucionario fracaso hace rato.

Pero Lorenzo Mendoza también se equivoca porque la verdad es que no es lo mismo ser Lorenzo Mendoza que Carlos Duarte por ejemplo y olvida que empresas polar también se beneficio de la inmigración europea durante la segunda guerra mundial obteniendo así su primer maestro cervecero. La inmigración es algo que no es exclusivo ni de Venezuela ni de este periodo de nuestra historia pero pero tener una cuenta de Twitter o Facebook no te hace un experto en el tema.

En realidad su vision y experiencia de vida es claramente diferente a la de la inmensa mayoria de gente que se va o se queda pero repito el solo le estaba hablando a sus empleados, lo que pasa es que los venezolanos es nuestra desesperación le estamos dando a Lorenzo Mendoza una responsabilidad de liderazgo que no es suya; Nosotros queremos que el cada vez que diga algo sea contundente y perfecto, un mensaje de esperanza y eso es tremendamente injusto

elena ruminesik dijo...

O los oyentes no están listo para escuchar lo que se les dice

Mae Barreto Luna dijo...

Ahora bien cuando el dice que el no se va, porque en su familia le enseñaron responsabilidad, no abre un paréntesis a decir que yo soy un irresponsable_¡?

Lenyen Mendoza dijo...

No critico las personas que se van porque sus razones valederas tienen y tengo familia que lo ha hecho.- Realmente las palabras de Lorenzo Mendoza son totalmente ciertas, cambias un problema con otros, todos los cambios tienen sus pro y sus contras, cuantos han vuelto con las tablas en la cabeza porque se les hizo difícil. Yo NO me quiero ir, tengo contribuir buscar un cambio para bien de la familia y de mi país.-

Anónimo dijo...

Hola generalmente no participo mucho en estos chats, pero cuando escuche las palabras de Lorenzo Mendoza y lei la carta de la señora que le responde, mi opinión es, fue y será, que cada quien tiene derecho a decidir que hacer con su vida y todo lo que eso implica, es algo muy personal y nadie debe decirte que hacer, tengo a dos hermanos fuera del país y del tiro discutimos por este asunto, ambos tienen razón, todo lo que dice la señora es cierto y en el caso de Mendoza, el habla desde el punto de vista de empresario, nadie es indispensable eso es cierto por uno que se va, mil quedan, tambien 30 millones no se pueden ir a Colombia o Panamá, pero tampoco van a entrar a trabajar en la Polar, que quizás tenga mejores sueldos, pero a los simples mortales aunque tengan buenos sueldos también les cuesta mucho vivir aqui, no tienen camionetas blindadas ni un cuerpo de seguridad privado ni aviones para cuando tengas que salir del país por las razones que sea, ni una enorme chequera para respaldar cualquier problemita que se te presente acá, claro que tiene que ser responsable estamos hablando de una empresa de setenta y pico de años, que a la hora de que se la quiten, pues tiene otros medios de que vivir, cosa que nosotros no, su respuesta fue para un trabajador, que bien que le des esperanzas y le garantice un puesto pero no le puede garantizar absolutamente a nadie en este país la salud, la vida y ni los alimentos, en resumen para mi su proclama fue en un contexto muy micro, que involucro aspectos macros que el no puede controlar y encima involucro un aspecto como lo es la inmigración, tan explosivo en estos momentos, se está yendo gente capacitada, que afecta a hospitales, clinicas, universidades y empresas de todas las áreas y eso se está sintiendo, eso afecta a todos incluida la Polar, por alli viene la cosa.

Anónimo dijo...

Exelente!,me encanta lo que acabo de leer,y estoy de acuerdo con Juan Fernández cuando dice que en las palabras de la sra se nota cierta frustración y hasta resentimiento diría yo;,pero se comprende,lo triste es que unas palabras que para mi son de aliento y esperanza ,se hayan covertido en descalifacación a una persona porque tiene o no dinero,

dicarmona dijo...

Totalmente de acuerdo con ud. Hay que saber leer entre lineas

Anónimo dijo...

Lorenzo comenzó mal su discurso....."Yo no permito hablar de política en mi empresa y predico con el ejemplo" sin embargo, en los siguiente 5 minutos se despacho contra aquellos que decidieron dejarnos, un discurso netamente POLITICO......Pareciera que hablar de política, es solo criticar este desastre y sin embargo es lo que nos ha traído hasta acá....dejarle la politica a los adecos, copeyanos y chavistas, nos ha traído estos lodos

Anónimo dijo...

Creo muy oportuna, positiva y alentadoras tus palabras en un pais donde falta mucho eso aliento, Esperanza. Hoy lamentablemente hay muchas cosas que decir y digo lamentable porque parte de tener que escribir esto se debe a la falta de tolerancia y comprension que tenemos los venezolanos quienes criticamos la forma unica de pensar pero no aceptamos las opiniones que no son de nuestro parecer. Eso es claramente los que no sembro el actual gobierno y de eso los que creemos en la democracia tenemos que apartarnos y mcuho mas aun los que se encuentran ya en situación de Inmigrantes es decir ya no se encuentran padeciendo los males del pais que padecemos los que seguimos aqui. Hoy tambien lamentablemente y es parte del drama que vivimos ser empresario, tener fortuna o capital producto del esfuerzo es una condicion de desprestigio para los demas y quien esta en esa posición no tiene derecho a opinar y mas aun quienes sentimos que Lorenzo Mendoza solo esta dando un mensaje de esperanza entonces solo buscamos traducirlo. Lorenzo mendoza no necesita presentación. Es el empresario de mayor exito en nuestro pais y en medio de las adversidades actuales sigue luchando por seguir aqui claro esta tambien defendiendo sus intereses comerciales pero todo el mundo debe saber que ya con lo que tiene es suficiente lo hace por el pais asi de sencillo. Sus palabras son solo una invitación a pensar bien a quienes desean irse a analizarlo sin rencores, sin rabias. Para nadie es un secreto la actual situacion del pais y que hoy muchos profesionales evaluamos la posibilidad de imigrar ante la falta de oportunidades y sobre todo la falta de futuro, la inseguridad el alto costo de la vida entre otros pero no es menos cierto que Imigrar puede sonar muy bonito pero no es algo facil, alejarse de la familia, costumbre, de muchas cosas es entender que tienes que insertarte en otra cultura distinta a la nuestra. eso cuesta quienes ya estan afuera lo pueden decir mucho mejor que yo. Es respetable los que se deciden marchar y razones sobran cada quien tiene sus metas y los tiempos en que quieren cumplirla. Señores pero respetemos los puntos de vista. El venezolano se a quedado en la mera critica. Unos llaman a capriles cobarde pero el señor esta alli metido en los barrios de miranda llevando el mensaje de cambio. Pasa lo mismo con Henry falcon y tambien esta abriendo conciencias en las zonas populares. Leopoldo luchando con sus ideales por la libertad de nuestra patria. Maria corina dandole un mensaje al pais que no debemos tener miedo antes quienes intentan doblegarnos y desmoralizarnos. en fin debemos entender y sobre todo aprender porque estamos aqui como llegamos aqui. No se a hecho el trabajo en las zonas rutales el pueblo de a pie necesita nuestra palabra veo muchas personas que opinan aca que tienen un buen mensaje que el pueblo necesita eso hay que llevarlo mas alla. los economistas deben dejar de twittear sobre la crisis y llevar el mensaje del porque estamos en esta situación a la calle al de a pie. Creo que si se puede todos somos necesario TODOS, queramos a nuestro pais venezuela lo tiene todo el talento venezolano es necesario para la venezuela que viene de transformación, de prosperidad no perdamos la esperanza yo al menos no la pierdo contrario a lo que quieren los que dirigen el gobierno que quiere que nos marchemos que le dejemos el barco solo a ellos. Los que tengan como irse y sienten que es lo mejor para su futuro haganlo es respetable tambien yo particularmente aunque tengo como irme seguire aqui en mi pais conversando con quien pueda en la cola en el banco con la señora de servicio diciendole lo que quiere este gobierno hacer con los venezolanos, dividirnos enfrentarnos que dependamos de ellos, el estado todo poderozo y si al final no se logra nada y decido Inmigrar pues lo hare pero con la conciencia tranquila de haber intentado algo real y palpable para ayudar al cambio de nuestra patria. Dios los bendiga

Anónimo dijo...

Sé que sonara a extremista. Solo pienso en todas las personas de la segunda guerra mundial, que por alguna razón tuvieron que dejar sus países, sus hogares, su gente, sus amores, sus ilusiones y llegar a los diferentes países que los recibieron, también pienso en todas las personas que no pudieron irse de los países en guerra por alguna razón u otra y en las que por decisión propia se quedaron enfrentando todo los que les tocó vivir, nadie es culpable por que te vas o te quedes.
Toda vida cambia y se transforma sea individual o en grupo, puede ser una cuestión de aceptación, los que se van que hacen por nosotros los que nos quedamos? y los que nos quedamos que hacemos por los que se van y por nosotros mismos. Hay una frase que quizás no le han prestado mucha atención cuando lo dijo Lorenzo Mendoza

porque los venezolanos tenemos derechos y deberes

. Cumplamos nuestros deberes y exijamos nuestros derechos, si eso lo hacemos Venezuela va a ser mejor independientemente de cómo pensemos”. RD

Anónimo dijo...

Lorenzo Mendoza solo quiere dejar de perder personal calificado. Él no está en posición para hablar de un tema que lamentablemente es la única salida para muchas personas. Cuando este señor tenga que hacer colas para comprar comida o tenga que salir a la calle desprotegido sin saber si va a regresar sano y salvo, entonces que hable, de lo contrario que cierre su boca.

onofreliscano dijo...

Excelente!

FXR dijo...

La disidencia no es una agresión, destrucción, insulto, negativismo, descalificación y mas... , expresar una opinión sincera y legitima es un derecho de cada ciudadano en una sociedad democrática la cual la disidencia es una de las bases fundamental. Sin oposición, diversidad de pensamiento no hay democracia sino totalitarismo que condena la disidencia. Con respecto a las palabras del Sr. Mendoza no creo que el necesite de terceros para que expliquen lo que el quiso decir en la conferencia con sus empleados, si acaso hay un malentendido cada persona lo puede aclarar por si mismo.

FXR.

Mariagrazia Bettini dijo...

Hojala un hombre de las cualidades de LM quisiera entrar en politica
por desgracia lo dudo porquè la mayoria de la las personas que se ocupan de politica son personas ineficientes y egoistas como lo
demuestra el gobierno y la oposicion.
En cuanto a la emigracion nunca
habia pensado a dejar este hermoso pais a mi familia y a mis amigos
pero si no puedo encontrar las medicinas para sobrevivir el agua
y la electricidad para vivir como
una persona y no como un animal pienso que voy a estar obligada a
EMIGRAR

Anónimo dijo...

http://www.elchiguirebipolar.net/23-04-2015/empresarios-comienzan-a-sospechar-que-maduro-los-quiere-joder/