jueves, 7 de mayo de 2015

Viktor Frankl

Viktor Frankl fue un psiquiatra austríaco que sobrevivió el holocausto durante la segunda guerra mundial. Perdió a toda su familia, incluyendo su esposa embarazada. En su libro El hombre en busca de un sentido
, Frankl no solo cuenta su historia, sino que busca responder la pregunta, ¿por qué unos sobreviven y otros no? No es fácil responder la pregunta, y aún si creemos que Frankl lo hace, es algo mucho más complejo de lo que parece. Al final sale adelante quien vive en base a un significado, quien entiende, asume, vive para algo más que vivir por algo.

En estos tiempos que vivimos, no sólo en Venezuela, sino en mundo cada vez más complejo y materialista leer este libro me ha ayudado a ubicar muchos de mis pensamientos. Es uno de estos libros que sirven de eslabón en la cadena de construcción de una forma de pensamiento, de una forma de vida.

A pesar de la gran distancia entre Viktor Frankle y yo, puedo sentir cómo mucho de lo que narra se parece en el interior a cosas que he sentido y a cosas que he visto en mi entorno. Creo que capturó la esencia de cómo funciona la psique del hombre contemporáneo. Vi a Venezuela y la actitud de los venezolanos retratada en muchas de las conductas que Frankl observó en los prisioneros de los campos de concentración, y su descripción de cómo la libertad y el sufrimiento se perciben, se manejan, se manifiestan. A qué lleva la depresión, la apatía, la desesperanza de llegar a sentir una impotencia tan grande que la vida ya no tiene sentido. Lo que es más, qué significa para una persona estar perdida y sin propósito.

Me recordó mucho al libro de Leonardo Padura El hombre que amaba los perros, y la forma como su protagonista se resigna, se entrega ante un destino sobre el cual no tiene ningún control. La renuncia, la prisión interna.


Considero que su relato y su enfoque son válidos para mirar la vida sea cuál sea el origen de nuestro sufrimiento, de nuestra sensación de vacío o de angustia. Creo que el sufrimiento no se debe medir, pero lo que si podemos ponderar es la fortaleza para salir adelante. ¿Por qué no rendirse si es tan fácil? ¿Qué tan complejo es encontrarle un significado a la vida? No todo el mundo responde de la misma forma, y creo que en comenzar por allí no sólo estamos trabajando con Frankl, sino que llegamos a comprender la diversidad del mundo, a ser más tolerantes y a abrir los ojos a una nueva forma de asumir la vida.

1 comentario:

René dijo...

Hola Manuela. Me gusta mucho tu blog y la forma como escribes. Hace algunos años también leí el libro de Frankl y produjo muchas reflexiones en mí.

Es extraordinario el análisis que hace en relación a buscarle un sentido a la vida en la situación más adversa a la que se puede enfrentar un ser humano, como lo fueron los oprobiosos y deshumanizantes campos de concentración. Te paso el artículo que publiqué en mi blog al respecto: http://renesolla.blogspot.com/2010/05/el-hombre-en-busca-de-sentido.html
Un asiduo lector de tu blog. Saludos